Kiosco

Diario Córdoba

Limitación de las temperaturas

La hostelería cordobesa y andaluza se opone a las medidas de ahorro energético del Gobierno

Desde el sector, aseguran que supondrá un perjuicio para la actividad y piden a la Junta de Andalucía que valore su constitucionalidad

Dos trabajadores de un establecimiento de hostelería de Córdoba. A.J. GONZÁLEZ

La Asociación de Empresario de Hostelería de Córdoba (Hostecor) ha suscrito el rechazo de la hostelería andaluza a las nuevas medidas de ahorro energético del Gobierno de España. El presidente de la Federación Hostelería de Andalucía, Javier Frutos, ha expresado la oposición del sector a la llamada Ley de Ahorro Energético por el gran perjuicio que, según afirma, va a suponer para las empresas, dado que las obligará a mantener una temperatura mínima que es incompatible con la actividad de ocio y laboral dentro de los establecimientos debido a las características climáticas generales y específicas de la comunidad.

En este sentido, Frutos ha solicitado a la Junta de Andalucía que valore la constitucionalidad del Real Decreto Ley publicado el pasado martes en el BOE, así como que defienda al sector “con la no aplicación de aquellas medidas que dependan exclusivamente de sus competencias”. La hostelería andaluza recuerda que la norma no está ponderada en función de las zonas geográficas y avisa de que en muchos lugares de Andalucía, “por no decir en todos”, se podrán superar fácilmente los 30 grados en el interior de los establecimientos.

De hecho, poner la climatización a 27 grados, dicen desde el sector, no garantiza en absoluto que la temperatura sea de 27 grados, ya que un local con trabajadores, clientes y maquinaria imprescindible para la actividad hostelera estará muy por encima de ese nivel. “La hostelería es un lugar de ocio, de disfrute, y sencillamente bajará la actividad porque nadie quiere ir a pasar un mal rato a ningún sitio”, ha explicado Frutos. Y ello tendrá influencia en las cifras de facturación, de empleo y de cuentas de resultados de las empresas andaluzas.

“¿Cómo va a ser igual un aire acondicionado a 27 grados en Las Alpujarras que en Jaén capital, o en Écija que en Sanlúcar de Barrameda?”, se ha preguntado Frutos, antes de denunciar que no se ha tenido en cuenta a la hostelería para nada antes de diseñar esta normativa que viene a dificultar “un poco más” la actividad de un sector que aún arrastra un déficit de facturación con respecto a 2019 de más del 7%, según el último dato oficial disponible. “Nos gustaría ver los informes técnicos que ha usado el Gobierno de España para determinar que el aire acondicionado deba estar a un mínimo de 27 grados”, ha subrayado Frutos.

En favor del ahorro energético

La Federación Hostelería de Andalucía, no obstante, se ha mostrado favorable al ahorro energético, puesto que además ya se llevan a cabo constantemente medidas tendentes a la optimización de los negocios. “El interés en el ahorro energético es real en el sector y muchas empresas ya lo aplican porque es imprescindible para las cuentas de resultados. La inversión en maquinaria más eficiente y en mejores cerramientos o aislamientos es continua en la hostelería, pero eso no tiene nada que ver con hacerle pasar a los trabajadores y a los clientes un mal rato de calor”, ha insistido Frutos.

Así, el presidente de Hostelería de Andalucía ha apostado por recomendaciones y no imposiciones, y menos en la actual coyuntura, con las previsiones económicas que se manejan a corto y medio plazo. Asimismo, ha vuelto a tender la mano al Gobierno de España a través de la Confederación Empresarial de Hostelería de España, la CEOE y ATA para que este tipo de regulaciones sean tratadas con los profesionales con carácter previo a su instauración “y no cuando ya sea demasiado tarde”.

Perjuicio económico y de empleo

En cuanto al perjuicio económico de esta medida, será notable y progresivo, ha lamentado Frutos. Y ha explicado que “en Andalucía aún quedan al menos tres meses de calor, y vamos a sufrir una normativa que sencillamente hará más incómodo estar en un restaurante. No tiene sentido y tememos que cuando los clientes empiecen a sufrirlo, bajen las ventas”. Esta circunstancia, desde el punto de vista económico, empeorará las previsiones para el otoño y el invierno.

Por último, Frutos ha destacado que a pesar de todos los contratiempos, Andalucía ha vuelto a batir en el mes de julio el récord histórico de trabajadores en el sector de la hostelería, con un total de 325.721 afiliados, lo que representa un 3,3% más que en el mismo periodo acumulado del año 2019 (prepandemia) y un 13,6% más que en el mismo mes del año pasado. “La hostelería merece un voto de confianza y más respeto, porque emplea a más personas que nunca en Andalucía a pesar de arrastrar aún un déficit de facturación notable. Y este Real Decreto Ley es una piedra más en el camino de una actividad clave para la economía y, por tanto, para el bienestar de toda la sociedad”, ha concluido.

Compartir el artículo

stats