Kiosco

Diario Córdoba

disminución de asistencia

Las temperaturas afectan al ocio

Cine de verano con plazas libres. CÓRDOBA

Con los termómetros al rojo vivo, la programación cultural prevista para el julio cordobés se resiente y no por falta de alternativas para el entretenimiento. 

Ni siquiera los cines de verano al aire libre son ya una opción para las noches que vienen superando los treinta grados en la capital. Así lo confirma el responsable de los cines de verano cordobeses, Martín Cañuelo, quien asegura una «tónica general de disminución de público en años de olas de calor», aunque «esta vez lo estamos notando más», declara. «Dentro de estos espacios hay cinco grados menos, por la vegetación y porque se riega el suelo de tierra, aunque el público está optando por no salir de sus casas», comenta. No obstante, Cañuelo no culpa por completo al calor de lo que considera «un problema complejo», al que se suma la deshabituación del público a los eventos tras el descenso de la pandemia.

Otra cita al aire libre que también baja su asistencia es la de Planneo al Fresco, «por lo menos un 30% menos respecto al año pasado», aseguran desde la Delegación de Juventud. La delegada Cintia Bustos asegura que los conciertos con artistas jóvenes atraen a mucho público local y confía en «un aumento progresivo de asistencia conforme el público se vaya acostumbrando a la nueva programación». Caso distinto es el de Raíces en el Jardín, que lleva al botánico conciertos y teatro los miércoles por la noche. «Aquí tenemos un público muy fiel que no ha disminuido», admite Cintia Bustos, y no descarta que sea por la buena temperatura del lugar.

Mientras que los teatros del IMAE interrumpen su programación hasta septiembre, salas como el Ambigú de la Axerquía continúan con los conciertos. «En nuestro caso no afecta tanto la temperatura, porque la terraza del Ambigú está en alto y rodeada de arboleda, pero sí los periodos de vacaciones», asegura Gonzalo Aguilar, camarero del recinto. Según Rafael Esquivel, dueño de la sala, «los peores momentos son la última quincena de julio y la primera de agosto», aunque «nunca se sabe» ya que, «hay días que contamos con gran público», aclara.

Los museos pueden ser una buena alternativa para los visitantes que deseen resguardarse del calor aunque, en el caso del Bellas Artes, esto no se ve reflejado en la asistencia. «hay mucha menos afluencia e incluso en la anterior ola de calor hubo más porque pilló desprevenido al público», cuenta José María Doménech, director del Bellas Artes. «Claro que las actividades infantiles que organizamos están completas», añade. Esto contrasta con los datos que ofrece Enrique Ortega, responsable de los Museos Municipales, quien asegura «un aumento del 70% en lo que va de mes de julio» en los museos Taurino y Julio Romero de Torres, así como en los Baños Califales. 

Compartir el artículo

stats