Kiosco

Diario Córdoba

ADOPCIONES

Así funciona el Servicio de Adopción de Sadeco: protocolo de acogida de mascotas, proceso y costes

Elena Jiménez, técnico veterinaria de SBA de Sadeco: "No necesitamos adopciones en masa, necesitamos adopciones responsables”

Mascotas a la espera de encontrar un domiclio. A.J. GONZÁLEZ

El Servicio de Adopción de Sadeco es una forma responsable de acoger a una mascota sin hogar y darle una segunda oportunidad a un animal abandonado. Tras la época de pandemia y confinamiento, algunos cordobeses han optado por este método para adoptar a una mascota que les brinde esa compañía y cariño mutuo, con un aumento del índice de adopción del 2% en perros frente al año pasado. Esto supone un porcentaje de adopción del 68,5% de los perros alojados en el centro, unas cifras de acogida de 268 por particulares en comparación a los 230 registrados hasta junio del año pasado. Asimismo, la cesión a protectoras ha aumentado también de 240 a 288.

Elena Jiménez, técnico veterinaria de SBA (Salud y Bienestar Animal) de Sadeco, ha explicado a Diario CÓRDOBA con precisión en qué consiste el proceso de adopción, sus ventajas e implicaciones.

«Lo primero y esencial es pensarse bien si estamos capacitados para adoptar», asegura Jiménez de forma tajante. «Son varias las personas que acuden a acoger a un animal y acaban devolviéndolo». Esto es debido a, principalmente, la falta de planificación previa a tomar la decisión de recibir a una mascota como un nuevo miembro de la familia.

Tener en cuenta las necesidades de cada especie, cuál encaja mejor con el estilo de vida que llevamos y el tiempo del que disponemos son cuestiones a tener en cuenta a la hora de decidir si elegir un gato, un animal más independiente y que no necesita tantos cuidados; o un perro, que tiende más a modificar la vida del dueño y que conlleva moldear tus horarios a las necesidades de este.

Pese a este proceso de introspección previo que todos los particulares deben hacer antes de decidirse a acoger a un animal, la gran mayoría de mascotas escogidas son perros, muchos de ellos devueltos al cabo de los tres o cuatro meses desde su adopción, con una cadencia de entregas de entre dos y tres animales al día.

«Una adopción fallida implica un animal no educado y problemas de comportamiento difíciles de solventar. Tenemos que realizar un proceso de modificación de conducta», comenta Jiménez. «Al devolver al centro a un animal tras darle un hogar, siente abandono y estrés. No necesitamos adopciones en masa, necesitamos adopciones responsables».

Aunque la estancia media de los animales gira en torno al mes o mes y medio, también hay casos de perros y gatos que llevan en Sadeco dos e incluso seis años. En el caso de los gatos es menos preocupante, pues son animales que no sufren estrés por falta de contacto humano, a diferencia de los perros. No obstante, tanto el personal de la institución como los voluntarios se encargan de cubrir las necesidades de los animales, tanto físicas como afectivas, hasta que sean acogidos por una familia.

El proceso de adopción

Una vez tomada la decisión, mediante la web de Sadeco podemos ver todos los animales disponibles, además de disponer de vídeos individuales en Facebook e Instagram con las características del animal en cuestión, como su edad, su tamaño o si es tranquilo o nervioso. Además, se puede acudir al centro sin cita previa para conocerlos.

A partir de ahí, la reserva se realiza vía web y con un plazo máximo de tres días. Desde ese momento, los tratamientos sanitarios duran unos 10 minutos y el proceso de documentación un máximo de 45. El importe a abonar por mascota depende de su edad. Si su edad es menor a los 3 meses, viene desparasitado y el coste es de 5,40 euros; de los 3 a los 6 meses sube a 33 euros e incluye la primera dosis de vacuna antirrábica y el microchip; a partir de los 6 meses se exige la esterilización obligatoria y el importe es de 57,45 euros.

La esterilización se produce en una de las clínicas en convenio con Sadeco a elección del particular, a partir de la segunda semana para no coincidir con el período de adaptación de la mascota a su nuevo hogar. Estos gastos son reducidos debido a que la Administración Pública subvenciona gran parte del coste. «La tasa pagada es muy reducida y no cubre los gastos reales», explica Jiménez. 

Compartir el artículo

stats