Kiosco

Diario Córdoba

Derribo

Adiós al viejo pan 'nouveau'

La demolición del Boutipan La Primera pone fin a cuatro décadas de la emblemática panadería del barrio de El Brillante | El icónico edificio queda reducido a escombros para abrir paso al Taco Bell que se instalará

Demolición del edificio de Boutipan La Primera. FRANCISCO GONZÁLEZ

Después de casi cuatro décadas abierto al público, el edificio de Boutipan La Primera ha quedado reducido a escombros como resultado de los trabajos de demolición que se realizan desde el viernes pasado, 22 de julio, en un paso más del proyecto que concluirá con la apertura de un nuevo restaurante de comida rápida en Córdoba. El pan tradicional cambia por los tacos. Así, Taco Bell inaugurará, para el mes de noviembre, su primer local en la provincia, en los cimientos de la que ha sido, durante 39 años, una de las clásicas panaderías de la capital.

En 1983, Juan Manuel Ocaña levantó sobre una antigua vivienda del barrio residencial un proyecto empresarial que pretendía ofrecer un producto artesano y de cercanía en la parte norte de la ciudad. Con sus diversas variedades de panes y dulces se ganaron a los vecinos. De esta forma, este rincón culinario, que centró su actividad en la panadería y la confitería, fue forjando un nombre. El tiempo terminó por convertir a la marca en un emblema. Y, entre las paredes modernistas del reformado número 26 de la avenida El Brillante, se congregaron varias generaciones de cordobeses, herederas, de padres a hijos, de la tradición gastronómica de Córdoba. 

Interior del edificio de Boutipan La Primera tras la demolición de parte del edificio.

El negocio emprendido por Juan Manuel a principios de la década de los 80, más tarde se quedó en manos de su hijo Óscar Ocaña, quien regentó Boutipan La Primera hasta sus últimos momentos de apertura al público. El pasado viernes, las primeras máquinas y operarios comenzaron a derribar parte de las tradicionales instalaciones, un procedimiento necesario para dar paso al nuevo establecimiento que se instalará este mismo año en la capital.

Era cuestión de tiempo que la mítica estampa de este local de El Brillante desapareciera de la vista de una de las grande avenidas de la ciudad. Este lunes, continuando con esas labores para echar abajo la estructura a primera hora de la mañana, el interior del edificio ha quedado al descubierto tras la caída de la cubierta. Tras el polvo de los muros derrumbados, en la segunda planta, una copia de la Gismonda del ilustrador checo Alfons Mucha, obra enmarcada en el Art Nouveau, ha dejado intuir la esencia modernista de un establecimiento que quiso ser más que eso.

Desde la distancia marcada por el precinto que ha rodeado la entrada del edificio, ha sido imposible que los viandantes no alzaran la vista para comprobar la caída. O, incluso, hayan detenido su paso. No es para menos. Se pone fin a la imagen de cada día, quizás al café y al pan de las mañanas, los dulces de las tardes. Por eso, ha resultado inevitable que más de uno dejara un comentario lamentando el adiós. Horas después, la histórica fachada del Boutipan ha pasado a la historia.

Del pan al Tex Mex

El nuevo restaurante, que asentará su futuro sobre el pasado de la panadería cordobesa, llevará la famosa comida Tex Mex al barrio de El Brillante. La franquicia norteamericana Taco Bell inicia con este paso su andadura por la provincia de Córdoba, tras obtener la licencia necesaria el pasado mes de junio. Se prevé, según explicó el gerente del proyecto, Pedro Albuger, invertir entre un millón y un millón y medio de euros para abrir las puertas de este local de comida mexicana. 

La iniciativa corresponde a Grupo Fast y podría generar 20 empleos directos. En total, la compañía de comida rápida cuenta con 6.000 establecimientos en Estados Unidos y 500 más en el resto del mundo. En su expansión por España y, concretamente, por Andalucía, la capital de Córdoba es la séptima ciudada andaluza en la que se asienta, tras Almería, Huelva, Málaga, Cádiz, Granada y Sevilla. H

Compartir el artículo

stats