Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Políticos sin sueldo

La gran mayoría de los concejales en activo en la provincia de Córdoba no cobran ningún salario por el ejercicio de la actividad política en sus ayuntamientos | Altruismo, servicio público y el deseo de mejorar la vida de sus pueblos son sus motores principales

Jesús López, Carlos Peláez, Ángel Moreno y Raquel Casado.

El sueldo de los políticos es argumento de debate controvertido y, en ocasiones, demagógico, a pesar de que muchas personas que ejercen un cargo institucional en España lo hace sin cobrar un sueldo. En Córdoba, un porcentaje superior al 70% de los concejales desarrolla su actividad municipal sin obtener un sueldo, incluso estando en el gobierno o siendo alcalde. En esos casos, los ediles solo perciben la dieta por asistencia a plenos y comisiones --por una cantidad que fija cada Corporación al inicio del mandato-- y algunos no cobran ni eso.

De los 260 concejales que tiene el Partido Popular en Córdoba, solo 33 tienen dedicación exclusiva (12,6%) y 30 dedicación parcial (11,5%). De los concejales con dedicación parcial o exclusiva el 93% pertenecen a gobiernos municipales y el resto son concejales en la oposición en grandes poblaciones o diputados provinciales. Los 197 concejales restantes, es decir, el 76%, no reciben remuneración económica por su actividad. El presidente provincial del PP, Adolfo Molina, cree que "en estos tiempos donde se impone una amplia desafección por la política estos concejales representan la política con mayúscula y son el máximo exponente de servicio público: ofrecer tu tiempo, tu dedicación y tu esfuerzo por mejorar la vida de tus vecinos, y en la gran mayoría de los casos sin recibir nada a cambio, sin remuneración económica".

El PSOE, por su parte, tiene 405 concejales en Córdoba y la gran mayoría de ellos tampoco cobran un sueldo. Con liberación completa solo hay una treintena. "O tienes una convicción muy fuerte o no se entiende, al político de pueblo le mueven muchas convicciones, pero el dinero no es una de ellas", reflexiona Auria Expósito, secretaria de Organización del PSOE cordobés.

En IU, tres cuartas de lo mismo. La gran mayoría de sus 135 concejales tampoco cobran. El coordinador provincial de esta formación, Sebastián Pérez, valora el esfuerzo que hacen, perjudicial a veces para sus propios intereses económicos. "El teléfono abierto 24 horas y vecinos que van a su puerta a cualquier hora de la noche; la gestión pública debería estar remunerada. Cuando se hace la campaña contra los cargos públicos es una campaña contra la propia democracia, si no se paga al final solo harán política los ricos, como ocurría antes", concluye.

Alcaldes que no cobran

El alcalde de Villaralto, Ángel Moreno (IU), no cobra por ser alcalde de este municipio de Los Pedroches con unos 1.100 habitantes. "Ni cobro yo, ni los concejales", puntualiza. En su caso, lo de no cobrar fue una decisión propia. "Decidí no tener asignación para tener esa libertad de decir que no dependo de un cargo, por principios y porque entiendo la política como un servicio público", comenta este cordobés de 48 años que lleva desde el año 99 como concejal en su pueblo. "Para mí el atractivo no es tener cargos, lo que me gusta es trabajar por mi pueblo; no tengo muchas más aspiraciones políticas". Cuando Ángel Moreno accedió a la alcaldía decidió que los 35.000 euros de sueldo del alcalde se destinarían al fomento del empleo. La corporación solo cobra por asistir a los plenos en base a una dieta de 50 euros (hay pleno cada dos meses).

Ángel Moreno (IU): "Decidí no tener asignación para tener esa libertad de decir que no dependo de un cargo, por principios"

decoration

El problema para el alcalde de Villaralto no es el dinero pero a veces sí lo es el tiempo. "Se es alcalde 24 horas, hay que quitarle horas al sueño y a la familia", reconoce. Tras las 8 horas de su jornada laboral en Covap --trabaja en el departamento de operaciones--, sean en turno de día o de noche, tiene que ejercer de alcalde. "Un ayuntamiento tiene mucho trabajo", confiesa. Pese a todo, a Ángel Moreno esta actividad le compensa: "Lo hago con mucho cariño y voluntad y satisfecho de haber mejorado las condiciones de vida de mis vecinos pese a la pandemia. Este mandato hemos hecho una piscina municipal nueva, un pabellón municipal y hemos celebrado la Feria del Pastoreo", dice orgulloso y se defiende de quienes meten en el mismo saco a todos los políticos. "No es justo, en política se hacen cosas muy buenas y en los municipios pequeños más", asegura.

Qué dice la ley

No hay ninguna norma que diga lo que debe cobrar un alcalde en España, pero sí una ley que impone un salario máximo: la ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración local. Aprobada por el PP en 2013, fija la retribución en función de la población: a menos gente, menos salario. De modo que los alcaldes de ciudades de más de 500.000 habitantes pueden cobrar como mucho lo mismo que un secretario de Estado, es decir, 106.000 euros. Por contra, los alcaldes de localidades de menos de 1.000 habitantes no tienen derecho a tener dedicación exclusiva, lo que significa que o no cobran nada o, si tienen dedicación parcial, cobran un sueldo inferior a 43.500 euros.

Estar en la oposición tampoco deja mucho tiempo libre a Carlos Peláez, portavoz del PP en El Carpio, que tampoco cobra por su trabajo en el Ayuntamiento y vive gracias a su empresa, Sinergía de Comunicación. Antes de aterrizar en política, estudió Periodismo y trabajó en todo un poco antes de hacerse autónomo. En 2019, Carlos, entonces solo simpatizante del PP, recibió la llamada de quien iba encabezar la lista de las municipales para que lo acompañase: "Me animé y dije que sí", recuerda. "Tenía mi vida montada en Sevilla, venirme de nuevo al pueblo me daba miedo y respeto, pero siempre me ha tirado El Carpio, que avance porque tiene futuro. En mi familia siempre contaban que el pueblo era grande, referente en el Alto Guadalquivir y me daba pena no haber vivido eso".

Carlos Pélaez (PP): «Invierto tiempo y dinero, la única satisfacción es que ver que un vecino te apoya o que le sirvas a alguien de ayuda»

decoration

Desde 2019 el portavoz popular vive en la carretera, entre Sevilla y El Carpio, y de hecho está pensando mudarse totalmente a Córdoba. Lo que cobra, 150 euros en dietas por asistencia al pleno y 70 por comisión (solo cobran por una independientemente de las que tengan) no le da ni para la gasolina. "Cuando tienes un proyecto en el que de verdad crees siempre tienes cosas buenas y malas. Invierto bastante tiempo y dinero, lo que gano no me da para nada, la única satisfacción es que un vecino te apoye o le sirvas a alguien", concluye.

Carlos no es el único que se tira gran parte del día en la carretera. Raquel Casado, concejala de Infraestructuras y Medio Ambiente de Montilla, ha estado de interina en tres institutos en el último curso. "El último, en Colmenar, a una hora y media", relata. Esta profesora de Biología y Geología llegó a la vida municipal en 2015, cuando el actual alcalde Rafael Llamas le propuso ir en las listas. "Era un poco reticente, no quería meterme en política", recuerda. Al final accedió y estuvo dos años como independiente antes de afiliarse al PSOE.

Raquel Casado (PSOE): «La gente piensa que ganamos unos sueldazos o doble sueldo y eso no tiene nada que ver con la realidad»

decoration

Raquel estuvo liberada un tiempo, pero ahora solo cobra por asistir a los plenos. "¿Que cómo compatibilizo todo? Pues durmiendo poco; la política requiere mucho trabajo", admite. "Sacas tiempo de debajo de las piedras, del recreo, horas de guardia, en cualquier hueco que encuentras, y hago muchas reuniones y llamadas por teléfono desde el coche".

"Piensan que ganamos sueldazos"

Sobre los prejuicios y las críticas a los políticos, ahora desde dentro, Raquel cree que hay mucho "desconocimiento" y que todo el mundo opina pero que pocos se implican para cambiar las cosas. "La gente piensa que ganamos unos sueldazos o que ganamos doble sueldo algo que no tiene nada que ver con la realidad", explica. Con todo, ella no se ve así misma como política. "No soy política, me considero una vecina que un día se lió la manta a la cabeza".

También se gana la vida como autónomo Jesús López, portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Lucena, al frente de su asesoría fiscal y contable. Llegó a la política municipal en 2019, cuando tuvo que sustituir a Purificación Joyera tras su marcha a la Junta de Andalucía. Jesús asegura que le echa a la política muchísimo tiempo --"No está pagado ni de coña, son 24 horas al día y 7 días a la semana", dice-- y que es complicada la labor de fiscalización en una ciudad de 42.500 habitantes y solo dos concejales en su grupo. "Si queremos hacer un buen trabajo hay que estar al día de todo, pedir documentación, tener reuniones, visitar a gente, estudiar informes, pedir asesoramiento cualificado, ofrecer propuestas... Además hay muchos actos públicos en los que también tenemos que estar, sobre todo los fines de semana. Aquí hay mucho trabajo, si no tienes cierta flexibilidad horaria no puedes hacerlo", sostiene.

Jesús López (Cs): «Nadie se puede dedicar solo a esto, cobrando las dietas, porque no tendría ni desempleo»

decoration

Las dietas por asistencia a plenos en el Ayuntamiento de Lucena son de 385 euros, lo mismo que las comisiones. "Nadie se puede dedicar solo a esto, cobrando solo las dietas, porque no tendría ni desempleo", comenta Jesús a quien dice que le salva la escasa distancia que hay entre su despacho y el Consistorio para duplicarse. "Estoy casado y no he tenido hijos por la falta de tiempo", reconoce Jesús, de 34 años, que como al resto de entrevistados les mueve la convicción y la vocación de servicio público.

Compartir el artículo

stats