Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Carnet de coche, deber de verano

Tras dos años llenos de incertidumbre por huelgas de examinadores y retrasos administrativos por el covid, la normalidad de los veranos previos a la pandemia vuelve y se nota en las matriculaciones de las autoescuelas

Celebración de una clase teórica en la Autoescuela Ollerias. ÓSCAR BARRIONUEVO

Los meses de verano suelen aprovecharse para descansar, cambiar de hábitos, escapar un poco de la rutina de las estaciones de frío o marcarse objetivos que se dejan a un lado por la imposibilidad de compatibilizarlos con el día a día. Obtener el permiso de conducir suele ser una de las metas de muchos jóvenes, y no tan jóvenes, durante los meses de estío, siendo los de mayor demanda para las autoescuelas. Tras unos años llenos de incertidumbre por huelgas de examinadores y retrasos administrativos por el covid-19, parece que la normalidad prepandemia ha vuelto y se nota en las matriculaciones de las autoescuelas.

Rafael Cruz, presidente de la asociación de Autoescuelas de Córdoba, confirma que están teniendo «un año similar al 2019, mucha gente está optando por sacarse el carnet. Un número superior de matriculados no vemos, pero veníamos de la pandemia y por lo menos se han estabilizado las matriculaciones». La mayoría de sus alumnos son jóvenes, estudiantes sobre todo, que vuelven a casa y aprovechan las vacaciones para centrarse en el permiso de conducir. Aunque muchos quieran acabar el verano con el carnet entre sus manos, es complicado que entre los meses de julio y agosto puedan conseguirlo. Desde la Autoescuela Ollerías afirman que «depende de la prisa que tenga el alumno. Si viene a la autoescuela da tiempo, pero justamente en agosto dependemos de Tráfico. Nosotros ponemos todo de nuestra parte para que el alumno apruebe rápido». En cambio, Diego Pérez, de Autoescuela Europa, ve «muy difícil» poder conseguirlo. «No consigue ni un 20% sacarse el carnet de conducir en verano. Normalmente es porque hay mucho temario. Hay miles de preguntas y la gente quiere aprender haciendo test, y así no se aprende tan fácil. Tráfico tiene una capacidad limitada para el práctico y no es suficiente. Algunos pasarán dos o tres meses esperando para examinarse», afirma Pérez.

Aun así, la situación en Tráfico es muy diferente a la vivida hace dos años. El covid-19 y la huelga de examinadores produjeron importantes retrasos, teniendo esperas de meses para poder realizar un examen práctico. «Por la temporada del covid y los 6 meses de huelga de examinadores hubo retrasos. Ahora no estamos mal», afirma una trabajadora de Autoescuela Ollerías.

Inicio de una clase práctica en la Autoescuela Europa.

Aunque haya de nuevo un mayor número de alumnos, las autoescuelas se están viendo afectadas por la subida del combustible, aumentando algunas sus precios. Cruz, en nombre de la asociación, les pidió «una subida de precios de una forma clara, en las clases o la matrícula» si tenían previsto hacerlo. Autoescuelas como Ollerías se han visto «obligadas a subir los precios», ya que se consideran «un sector olvidado». «El Gobierno no nos está ayudando. Ayuda al transportista o a las ambulancias, pero no a nosotros», añade. La Autoescuela Europa, de momento, no ha modificado sus precios preestablecidos antes de la importante subida del diésel, asegurando que «prácticamente no hemos subido nada, repercute, pero estamos aguantando. En vehículos pesados sí hemos subido un poco las tarifas, ya que en vehículos de tanto peso se nota mucho más la diferencia de precio. Tenemos los mismos precios desde hace 10 o 12 años». Cruz, desde la asociación de Autoescuelas, lamenta que «no estamos en la mesa del transporte, nosotros no tenemos ayudas directas, por eso no se nos ha incluido. Pedimos que se nos incluya porque tenemos todo tipo de vehículos y pagamos el combustible de forma normal sin ningún tipo de ayuda. Estamos fuera del ámbito de fomento y se nos ha dejado fuera de forma injusta».

José Lama es un estudiante cordobés que vive en Sevilla y ha aprovechado las vacaciones para intentar obtener el permiso de conducir. Lama advierte que «si empiezas con el teórico, aunque te pongas muy serio, es muy complicado poder sacártelo antes de finales de septiembre». Lama aprovechó una oferta para inscribirse a la autoescuela, método muy común hasta antes de este verano. En años anteriores, todas las autoescuelas ofrecían ofertas especiales para captar clientes. La autoescuela Europa no ha hecho ninguna oferta este verano, considerando que «cobramos un precio justo. Hay ofertas más engañosas que otras». Sin embargo, la Autoescuela Ollerías sí ha hecho oferta porque «el cliente ya está acostumbrado a la oferta. Donde está, allí va».

Lama ha tenido que pagar un bono de fidelidad de diez clases por adelantado para «asegurar que voy a aprovechar el tiempo en las clases. Hay mucha lista de espera ahora mismo». Aun con esta reserva, presentarse al examen teórico fue un proceso «muy rápido. Para mi sorpresa, en cuanto estuve listo, tan solo tuve que esperar una semana para presentarme. Algunos compañeros tuvieron que esperar un mes para poder hacer el examen. Ahora, a mediados de verano, hay mucha más gente y, quien como yo pudo aprovechar el mes de junio, ha podido presentarse más rápido».

Compartir el artículo

stats