TRIBUNAL SUPREMO

Confirmada una condena por intento de asesinato en un atropello a un ciclista

La víctima y el acusado, un joven con una discapacidad del 65% y politoxicómano, habían tenido un altercado previamente | Los hechos ocurrieron en el 2019 en la avenida de Los Almogávares

Una de las puertas de acceso a la Ciudad de la Justicia de Córdoba.

Una de las puertas de acceso a la Ciudad de la Justicia de Córdoba. / CÓRDOBA

Pilar Cobos

Pilar Cobos

La sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 11 años de prisión para un joven acusado de intentar asesinar a otro hombre atropellándole con su vehículo en la avenida de Los Almogávares cuando la víctima, con quien había tenido un altercado, circulaba en bicicleta una madrugada de agosto del 2019. 

El Alto Tribunal ha desestimado el recurso de casación planteado por la defensa del procesado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Este órgano, a su vez, rechazó el recurso de apelación que interpuso el procesado contra el fallo de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba, que le condenó, como se ha referido, a 11 años de prisión y a la prohibición de acercarse a la víctima o comunicar con ella durante 21 años. El fallo también estableció que debía indemnizar al perjudicado con 200.000 euros por las lesiones y el daño moral, y en 523 euros por los daños a la bicicleta.

La sentencia de la Audiencia fue recurrida, como se ha explicado, y el TSJA estimó el recurso formulado por la víctima, declarando la responsabilidad civil directa de la compañía aseguradora del coche del acusado para el pago de las cantidades acordadas en favor del perjudicado.

Reincidencia

Se da la circunstancia de que el acusado había sido condenado dos veces con anterioridad por sendos delitos de tentativa de homicidio y en otra ocasión, por un robo con fuerza. En estos momentos, se encuentra en prisión provisional por esta causa. La sentencia recoge que tiene una discapacidad reconocida del 65% por padecer un déficit intelectual y es politoxicómano, al menos, desde los 17 años (ahora tiene 33 años).

Como hecho probado, la sentencia apunta que embistió a su víctima por detrás a gran velocidad, lo que le provocó lesiones graves de las que tardó en curar 338 días. El lesionado tuvo que ser intervenido quirúrgicamente dos veces y, entre otras secuelas, sufre una agravación o desestabilización de otros trastornos mentales.