Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Los pequeños saharauis ya disfrutan de sus vacaciones en Córdoba

117 niños son acogidos por familias de la provincia y reciben reconocimientos médicos

Córdoba recibe a los niños Saharauis de Tinduf

Córdoba recibe a los niños Saharauis de Tinduf Manuel Murillo

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Córdoba recibe a los niños Saharauis de Tinduf Francisco Poyatos

La Asociación Cordobesa de Amistad con los Niños y Niñas Saharauis (Acansa) ha vuelto a recibir hoy, tras dos años de paralización del programa debido a la pandemia, a pequeños saharauis procedentes de los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia), en el marco del programa Vacaciones en Paz. La solidaridad de las familias e instituciones de la provincia permitirá este año que 117 niños saharauis disfruten de unas vacaciones en domicilios de familias de Córdoba y provincia. Tras su llegada al aeropuerto de Málaga la noche de este jueves, han sido recibidos en el Albergue Juvenil de Cerro Muriano.

El proyecto permite a estos niños refugiados recibir una alimentación equilibrada durante los meses de verano. Además les permitirá pasar reconocimiento médico y mantenerse alejados, durante estos dos meses de verano, de la dureza climática del desierto. Esta mañana, a su llegada al albergue, han recibido revisión oftalmológica, por parte de Fundación Arruzafa, y revisión bucodental, por parte de Clínicas Dentalpro. El programa es, además, una oportunidad de intercambio cultural que permitiría a los niños conocer y relacionarse con distintas realidades y estilos de vida, así como reforzar el entendimiento entre pueblos.

42

Los pequeños saharauis ya disfrutan de sus vacaciones en Córdoba Manuel Murillo

Muna es recibida por su familia

Isabel y Javier salen del recinto de la mano de Muna, una encantadora chica de 8 años que se muestra todavía prudente, reservada. Han llegado desde de Doña Mencía. Son una pareja joven que acude al Albergue Juvenil de Cerro Mariano en compañía de abuelos y sobrinos, todos al completo. Conocen el proyecto porque los padres de Isabel llevan muchos años participando en el programa. Así, continúan una tradición solidaria de apoyo a los más vulnerables. 

Muna posa junto a la familia que la acogerá este verano Manuel Murillo

Esta es la primera vez que ellos mismos, Isabel y Javi, participan. Lo hacen porque consideran que, por cuestiones de estabilidad, es el momento oportuno. Aún no saben con exactitud la duración de la estancia de Muna, pero se muestran tranquilos pues “Acansa está muy atenta a todo, muy encima de las familias”, señala Isabel. El deseo de esta familia de acogida es el de mantener el contacto con Muna después de su estancia, del mismo modo que los padres de Isabel mantienen el contacto con aquellos niños, hoy hombres y mujeres, que acogieron en el pasado.

Su opinión respecto a la situación del pueblo saharaui es negativa y cada vez más pesimista a la luz de los acontecimientos recientes. Les parece sintomático que este año la llegada de los niños refugiados se haya retrasado respecto a las recepciones que otros países, como Francia e Italia, han hecho de otros grupos de desplazados. “Antes siempre llegaban primero a España. Estos niños y sus familias se encuentran en guerra, y eso no sale por televisión”.

Labor de Acansa en Córdoba

Ana Isabel Ramos Rodríguez, presidenta de Acansa, lleva 15 años en la organización. Ana apunta que, por cuestiones burocráticas, los niños saharauis llegan este año con retraso. En años pasados estos niños han llegado a finales de junio y se han quedado con sus familias hasta finales de agosto. Este, sin embargo, llegan en la última quincena de julio y no es posible determinar por ahora si se quedarán hasta finales de septiembre o tendrán que acortar su estancia.

Los niños beben agua mientras esperan a sus familias de acogida Manuel Murillo

En cuanto al proceso a través del cual las familias solicitan acogerse al programa, los criterios vienen marcados por la Junta de Andalucía. A saber, que no existan delitos sexuales previos, no estar en trámite de adopción y no ser mayor de 65 años. Las solicitudes llegan a Acansa, que en estos meses previos han realizado una intensa campaña publicitaria. Las familias que participan se enganchan, repiten, además tienen la oportunidad de mantener el contacto, algo que viene facilitado por las tecnologías de hoy y la instalación de una antena en el campo de refugiados de Tindouf. Esta oenegé forma parte de la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (Fandas). Dicha federación acoge en estos meses, en toda Andalucía, a más de 500 niños.

Este programa se ha realizado cada año sin excepción desde que se iniciará en 1994. La excepción ha sido la pandemia, que ha implicado la cancelación del programa durante los años 2020 y 2021. Los medios para el viaje de los niños refugiados desde el campamento de Tindouf (Argelia) a España han sido coordinados gracias a la colaboración de Frente Polisario y la Delegación Saharaui en España. La financiación del programa se debe a subvenciones de la Diputación de Córdoba, Fundación Cajasur, el Ayuntamiento de Córdoba y otros municipios de la provincia.

Las visitas institucionales se darán, principalmente, a estas instituciones ya que, como apunta Ana Isabel Ramos, “son las que hacen posible el proyecto”. Esta iniciativa, además, demuestra, en palabras de la presidenta de Acansa que “la sociedad española y andaluza está con el pueblo saharaui, lo quiere libre y no sometido”.

Reconocimiento médico 

La Fundación Arruzafa lleva desde 2007 participando en este proyecto. También este año realizan un examen oftalmológico de los niños que llegan desde Tindouf. La prioridad, explica Nieves Fernández, técnico de la fundación, es hacer una primera clasificación que permita identificar patologías. Estas se revisarán en la clínica de manera más exhaustiva. Desde Fundación Arruzafa mantienen la determinación de seguir colaborando con este proyecto.

Por su parte, Dental Pro lleva ocho años colaborando con la iniciativa. También realizan una primera clasificación que les permita identificar las necesidades de cada niño. Johanna Orejuelas, directora clínica, asegura que, tras identificar las intervenciones más urgentes, estas se abordarán cuanto antes en la clínica.

El equipo de Dental Pro dice estar muy concienciado con la causa. La propia Johanna lleva 12 años participando como familia de acogida en el programa y asegura que “la colaboración de mantendrá siempre, sin ninguna duda”. Su compromiso con estos niños es el de “no parar de luchar por ellos”.

Compartir el artículo

stats