Kiosco

Diario Córdoba

TESTIMONIOS

El humo se hace miedo

Juan Jiménez, de Siete Fincas: «Ha habido un momento de oportunidad y lo han aprovechado»

Voluntarios | Antonio Molina y Luis Rodríguez, tras ayudar en el incendio. MANUEL MURILLO

Lo primero que sintieron fue miedo y desconcierto. Una gran columna de humo era el único indicio del peligro. A ciegas, sin saber a qué se exponían, los vecinos de la sierra de Córdoba se pusieron en alerta. «Hemos pasado miedo», asegura uno de los primeros voluntarios del Grupo de Pronto Auxilio en acudir al incendio forestal. Como vecinos, los voluntarios temían por que el fuego pudiera llegar a las fincas. Sin embargo, la rápida intervención del Infoca, de los Bomberos de Córdoba y de todas las fuerzas y cuerpos de seguridad evitó una catástrofe. «Ha habido un momento de oportunidad y lo han aprovechado», explicaba Juan Jiménez, coordinador del grupo. Pero no olvida advertir de que «se podría haber convertido en una tragedia». En esta ocasión, «la suerte ha estado de nuestro lado», afirmaba. Algunos de sus compañeros, agotados de la jornada, reposaban en la sede de la asociación de noche. 

Grupo de Pronto Auxilio Siete Fincas | Voluntarios de Siete Fincas colaboran con los bomberos y el Infoca.

El fuego no afectó a las viviendas, pero algunos propietarios de fincas, como es el caso de Rafael y Manoli, no dudaron en bajar a la ciudad. Fue Rafael quien avisó a Manoli, que se encontraba en la vivienda, de la importante humareda que se veía desde la ciudad. Para uno de los voluntarios de Siete Fincas, la preocupación era una hija que se encontraba arriba. Porque son muchas las personas que pasan el verano en la sierra.

Vecinos | Rafael y Manoli, vecinos de una finca cercana al incendio. MANUEL MURILLO

En el caso de las piscinas de Assuan, hasta 500 personas pasaban el día en remojo cuando tuvieron que ser desalojadas. Primero, de la piscina por la posible necesidad de recargar agua allí. Y, después, del recinto por el riesgo de que llegará una importante cantidad de humo. Empleados del establecimiento aseguraron que se vivieron momentos de tensión y, sobre todo, de expectativa ante un incendio que no dejó ver su lado más crudo a simple vista, pero que requirió un gran esfuerzo de los medios desplazados. El riesgo de vivir en la sierra existe siempre, contaban los vecinos, pero ante eso, piden que se aumente la limpieza y la prevención de un entorno natural como el de Córdoba. 

Compartir el artículo

stats