Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Córdoba, paraíso del deporte extremo

Los deportes de riesgo son una alternativa desafiante pero segura para el verano | Prácticas como la escalada, el piragüismo, el 'rafting', el paramotor o la caída libre permiten una experiencia inolvidable al aire libre y en la naturaleza

23

Córdoba, paraíso del deporte extremo CÓRDOBA

La provincia de Córdoba ofrece en verano numerosas prácticas deportivas alternativas al aire libre que permiten disfrutar de la naturaleza a aquellos que quieran experimentar una aventura diferente. Algunos de estos deportes considerados extremos, o mal llamados de riesgo, pues su práctica es totalmente segura, tienen en Córdoba su particular paraíso.

Piragüismo y 'rafting' en Córdoba

Uno de los deportes más refrescantes que se pueden practicar en verano en Córdoba es el piragüismo. El presidente del Club de Piragüismo Córdoba, José Luis Arranz, comenta que para él «una de las mayores virtudes de este deporte es el contacto con la naturaleza, pues se practica en espacios naturales», y en verano «tiene la ventaja de que se practica en medios acuáticos, que son más frescos y te permiten bañarte». Es, además, una práctica apta para todos los públicos pues, como explica Arranz, «es adaptable al nivel de quien lo practica, según el tipo de embarcación, el lugar o si se lleva a cabo en aguas bravas, conocido como rafting, o aguas mansas, que es el que nosotros practicamos». Además, también existe la posibilidad de practicar lo que se conoce como kayak de mar, que «depende del estado del mar, ya que en agua marejadilla es peligroso y en marejada no es recomendable salvo que quienes lo lleven a cabo sean profesionales y tengan un equipo preparado en caso de vuelco».

El río Genil entre Benamejí y Palenciana es uno de los mejores lugares para practicar el 'rafting'. CÓRDOBA

En la provincia de Córdoba existen «unos 10 o 12 pantanos en los que se puede navegar y muchas empresas que ofrecen travesías y alquilan el material», señala Arranz. Este verano, sin embargo, la sequía está dificultando la práctica del piragüismo. «Los pantanos están al 20% y hay algunos sitios en los que cuesta más embarcar porque los embarcaderos se han desplazado unos 30 o 40 metros», explica Arranz, a lo que añade que, «por ejemplo, en el pantano de Puente Nuevo se ha desplazado unos 400 metros».

Para practicar rafting, uno de los mejores lugares es el río Genil, concretamente, como comenta el gerente de Benamejí Rafting, Ignacio Arrate, el tramo desde la suelta del pantano de Iznájar hasta Palenciana. Pese a ser una práctica más dinámica que el piragüismo en aguas mansas, desde la suelta del pantano de Iznájar hasta Benamejí, que, expone Arrate, es «un tramo más tranquilito y muy facilito», es practicable por niños desde 7 a 13 años, mientras que desde Benamejí hasta Palenciana, clasificado de grado 3, es solo apto para mayores de 13 años, aunque eso sí, «más divertido». «Es un deporte para todo tipo de públicos», declara Arranz, que recomienda esta práctica porque «te ayuda a desconectar de todo gracias al paisaje y al propio río, que te mete mucho en la actividad».

«Es un deporte muy divertido, que puedes compartir con tus amigos o familia», comenta Arrate, y «además, las actividades acuáticas son ideales para hacerlas en verano, donde mejor se está en verano, a 40 o 45 grados en Benamejí, es en el río». Sobre esto, asegura que en el río Genil la práctica del rafting solo es posible entre mayo y septiembre, pues este río «como esta todo represado, es en verano cuando sueltan agua para regadío y se puede hacer rafting, mientras que en invierno no hay agua suficiente para hacer piragüismo».

La escalada debe practicarse en esta época a primera hora. CÓRDOBA

Córdoba y la escalada

Otro de los deportes de moda es la escalada, una de las novedades, en su modalidad deportiva, de los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El montañero Ricardo Guerrero desborda pasión por los deportes de montaña, y comenta que la escalada, al practicarse en espacios abiertos y en la naturaleza, «es un deporte muy bonito y gratificante». Además, explica que la escalada tiene muchas variantes, pero dos principales: la clásica y la deportiva, «que los rocódromos han permitido que se convierta en un deporte de ciudad y olímpico».

Guerrero recomienda esta práctica deportiva, porque «te da confianza en ti mismo, psicomotricidad, fuerza y elasticidad, y aúna muchos conceptos interesantes como el compañerismo, pues necesitas a un compañero que te asegure». «Lo más bonito es la práctica al aire libre», añade, «aunque en verano, como apenas hay rocódromos, los más aficionados tenemos que ir todos los domingos a las 6 y media de la mañana hasta las 12 o así», cuando debido al calor este deporte se vuelve impracticable.

En relación con esto, Guerrero denuncia que en Córdoba apenas hay instalaciones y «solo existe uno en el polígono Pedroches y otro muy pequeño en Vistalegre, que es precario hasta para una clase de Primaria», a lo que añade que, teniendo en cuenta el número de tarjetas federativas que hay y «lo que se ha hecho en Córdoba a nivel de montaña y alpinismo, los deportes de montaña ya no son minoritarios y es increíble que no haya instalaciones en condiciones». Además, explica que, en el norte, hay instalaciones en prácticamente todos los pueblos y que «en Francia hasta en las estaciones de descanso puedes encontrarte un rocódromo para estirar las piernas».

El único rocódromo privado de Córdoba es Monkey Rock. Uno de los técnicos deportivos en escalada que trabajan allí, Pedro Rosa, comenta que imparten clases desde los 5 años hasta adultos, además de contar con 250 metros cuadrados de superficie escalable en la se encuentran «más de 90 retos que se cambian todas las semanas, con 20 o 30 retos nuevos cada semana». En verano, cuando el calor impide la práctica al aire libre a determinadas horas, este rocódromo es una alternativa para los que quieran practicar escalada, pues como explica Rosa, «estas instalaciones están perfectamente climatizadas, y debido a las condiciones climatológicas de Córdoba.

«La escalada no es un deporte de riesgo, se puede considerar un deporte de aventura cuando se realiza en la naturaleza, pero no de riesgo, es totalmente segura y no hay factores externos de peligro como en otros deportes», añade Rosa.

Aterrizaje de un paramotor frente al recinto ferial. CÓRDOBA

Córdoba, paraíso del paramotor

El director técnico y propietario de Córdoba Vuela, Rafael Tena, destaca la diferencia entre el parapente y lo que ellos practican y ofrecen, el paramotor, ya que «la práctica de este deporte aéreo es muy segura, porque sin motor se necesita que haya viento, al contrario que nosotros, que el viento es nuestro enemigo». «El paramotor es un parapente con un motor auxiliar que podemos llevarlo en la espalda o sobre una estructura con la que se despega mecánicamente», explica Tena, que asegura que Córdoba es un «paraíso del paramotor», pues en la provincia «tenemos lo que se llama pantano barométrico, apenas hay viento, y esta práctica requiere poco viento».

En Córdoba Vuela hacen todas las semanas unos 15 vuelos de media, y, aunque la demanda es continua, Tena explica que «se hacen más vuelos en otros momentos del año porque se puede volar durante todo el día», al contrario que en verano, cuando solo se puede volar a primera hora de la mañana o a las últimas de la tarde, «para evitar las horas de calor y las insolaciones, golpes de calor y las corrientes de aire caliente o térmicas que son muy molestas e incluso peligrosas». En España la mejor época para volar es el mes de abril, como asegura Tena, pues «tenemos los almendros en flor y la campiña verde». «A nivel mundial, Córdoba es uno de los mejores lugares para volar», señala, «nosotros tenemos mucha demanda de gente de la ciudad, los pueblos e incluso extranjeros».

Asimismo, el director técnico de Córdoba Vuela destaca que la práctica de este deporte aéreo «es muy segura y muy placentera, sin mucho gasto y sin molestias, y muy práctica y versátil». «Yo llevo 22 años haciéndolo y ha pasado de ser una afición a convertirse una pasión y, con el paso del tiempo, llegar casi a una obsesión», añade.

Paracaidismo o caída libre en Córdoba

También en el medio aéreo se puede practicar la caída libre, que en Córdoba ofrece Sky Dive. Su gerente, Francisco Gaitán, comenta que esta «no es nuestra temporada fuerte por el calor, ya que es una actividad muy condicionada por la situación meteorológica, aunque seguimos funcionando». El calor hace que en verano Sky Dive reduzca su actividad a los fines de semana, a partir de las 9 de la mañana, que, como explica Gaitán, «es cuando nos lo permite el aeropuerto de Córdoba», y hasta las 12, realizando 3 o 4 vuelos de media a la semana, mientras que en otras épocas son 15 o 20 de media.

«Es una actividad muy especial, totalmente segura, que está normalizada, tiene sus normas, y en la que la seguridad está por encima de todo», asegura Gaitán, «dentro de los deportes extremos es muy seguro, lo que hace que casi cualquiera pueda practicarlo». La modalidad que esta empresa ofrece es la de salto tándem, que no necesita experiencia. «Cualquier persona que reúna las condiciones físicas mínimas, que no son muchas, puede hacerlo», concluye Gaitán.

Compartir el artículo

stats