Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

¿Dónde dejo mi mascota en verano?

Las residencias caninas se convierten en lugares idóneos para acoger a estos animales mientras sus dueños pasan las vacaciones

Lucía Liñán, junto a dos perros en la residencia canina Séneca. AJGONZALEZ

La llegada de las vacaciones de verano implica que muchos cordobeses con mascota dejen sus casas durante unos días para descansar alejados del bullicio de la ciudad. Su animal de compañía suele ser un perro y se da el caso de que muchos hoteles o pisos de alquiler no aceptan esta clase de animales. Ante este problema, una de las opciones por excelencia durante los últimos años han sido las residencias caninas. Durante los años 2020 y 2021, los viajes han estado condicionados por la pandemia, siendo en la mayoría de los casos muy limitados. Este verano, que recuerda a aquellos de antaño por su normalidad, se ha vuelto a activar el turismo y, por tanto, se han visto beneficiadas las residencias caninas, que registran datos de reservas parecidos a los del 2019. 

En Córdoba hay varias alternativas, entre las que se encuentran Cansport, en la carretera del Aeropuerto; el centro canino Dingo, en Cuevas Bajas; la guardería canina Yucacán, en la carretera de Trassierra; y la residencia canina Séneca, en la antigua carretera de Madrid. Esta última está dirigida por Lucía Liñán, quien espera una temporada parecida a la de hace años. «El verano pasado tuvimos muchos menos perros de los que solíamos tener, no me quejo por como estaban las cosas, pero no es lo habitual», relata la propietaria tras unas temporadas estivales con menos concurrencia de lo habitual. Durante los meses de julio y agosto, coincidiendo con el periodo de vacaciones de los más pequeños de la casa, aumenta la entrada de perros a la residencia. Liñán confirma que para estos meses «ya hay bastantes reservas. Este año podremos volver a trabajar bien, en condiciones». 

La vuelta del turismo beneficia a las residencias caninas, que registran datos prepandemia

decoration

La residencia Séneca tiene abiertas sus puertas durante todo el año, contando con habitaciones individuales para cada perro. Estas disponen de un gran espacio, pudiendo estar allí juntos dos perros si conviven juntos normalmente. Además, si la mascota enfermase durante la estancia en el centro, se encargarán de llevarla al veterinario, sin suponer un coste extra para los propietarios. 

El centro canino Dingo lo gestiona Sergio Carranza, adiestrador de perros. Como Liñán, Carranza también espera mejoría. «De los últimos años este debe de ser el más fuerte, ya tengo muchas reservas para julio y agosto», reconoce. Sergio suele ser el único trabajador del centro, pero ante la temporada alta, cada año amplía la plantilla, contratando un ayudante. Carranza señala que «intenta evitar jaulas» pero también depende de la edad y las actitudes de cada perro, ya que algunos «son agresivos para otros perros, por lo que debo separarlos», indica. Igualmente, cada perro cuenta por lo menos con cien metros. A los cachorros suele agruparlos en un recinto grande para que jueguen. En cambio, los perros más mayores o pequeños intentan que estén el mayor tiempo posible dentro de casa, saliendo con supervisión en todo momento. 

La residencia canina Cansport cuenta con más de 7.200 metros de zonas de jardines para los perros, asegurando que tienen un mínimo de dos paseos por ellos a lo largo del día. Además, ofrece un servicio de recogida y entrega a domicilio de las mascotas en la ciudad de Córdoba.

Compartir el artículo

stats