La Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes (Comacor) ha hecho pública una queja por los "continuos y reiterados ataques de Comercio Córdoba a este colectivo", el último, a raíz del reciente Consejo Asesor de Comercio del Ayuntamiento de Córdoba, tras el que anunció que "Comercio Córdoba fiscalizará las solicitudes que se realicen para la instalación de mercados ambulantes en zonas comerciales mediante un informe previo". Hay que recordar que Comercio Córdoba hizo público un comunicado asegurando que el Consejo Asesor de Comercio del Ayuntamiento de Córdoba había respaldado su propuesta para que las solicitudes para la instalación de mercados ambulantes en zonas comerciales cuenten con un informe previo de idoneidad y que Vía Pública trasladaría a la organización las solicitudes para informar del impacto que puedan tener sobre el comercio de cercanía en la zona.

Comacor se queja de que se produce de nuevo "otro episodio surrealista en el que Comercio Córdoba utiliza la tergiversación, la información manipulada y la falta a la verdad para referirse a cuestiones relacionadas con el sector de la venta ambulante y el comercio callejero, colectivo con quien muestra una enfermiza fijación que le lleva a ataques desmesurados y furibundos que sin duda requieren tratamiento médico especializado".

La asociación se ha mantenido durante semanas al margen de "la polémica artificial, estéril y sobreactuada de Comercio Córdoba", apuntan, acerca de la presencia del Mercado de Primavera en el Bulevar del Gran Capitán. Consideran que no deben "perder el tiempo en polemizar" y que su prioridad es "trabajar para pagar nuestro autónomo y sobrevivir".

Sin embargo, aseguran no estar dispuestos a "seguir siendo usados, despreciados y pisoteados por quienes demuestran poca ética, educación y respeto por los trabajadores autónomos ambulantes" en nombre de un sector que aseguran respetar profundamente. Para el presidente, Antonio Torcuato, "las declaraciones de Comercio Córdoba suponen un innecesario, gratuito y esperpéntico ataque ante el que no nos vamos a quedar de brazos cruzados".

Comacor asegura haber recabado de miembros del Consejo Asesor su opinión sobre estos hechos y señalan que "ni los representantes de los grupos políticos consultados, ni el propio presidente del Consejo admiten que haya existido el visto bueno de este órgano a dicha propuesta" sino que se trató de "un comentario mediante el que, atendiendo al clima de cordialidad de este Consejo, se confirmó a Comercio Córdoba que se le informaría de las acciones comerciales que se emprendan en su zona de acción sin que la entidad tenga otorgado ningún tipo de veto o capacidad reguladora". Por eso, reiteran, "Comercio Córdoba no tendrá potestad como regulador, control o veto ni su opinión será vinculante". Delegar esta función "sería romper principios como el de libre competencia, igualdad o libertad y entrar en la discriminación".