Kiosco

Diario Córdoba

ESTÁ UBICADA EN LA GERENCIA MUNICIPAL DE URBANISMO

Nace la Oficina del Territorio para ayudar a regularizar parcelaciones en Córdoba

Un equipo de técnicos cualificados asesorará a los núcleos de viviendas que quieran iniciar el camino de la legalización o, al menos, de la dotación de servicios aprovechando el marco autonómico de la LISTA

De dcha. a izq., Juan Andrés de Gracia, Salvador Fuentes y los técnicos de la GMU que estarán al frente de la Oficina del Territorio. CÓRDOBA

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) pone en marcha por fin la Oficina del Territorio, para atender los procesos de regularización de las parcelaciones de Córdoba y que nace para aprovechar el impulso de la nueva Ley de Impulso de Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (Lista). La oficina, un organismo amplia e históricamente demandado por el Movimiento Ciudadano, quiere aprovechar la nueva normativa autonómica en materia de parcelaciones porque consigna mecanismos más ágiles para regularizar estas viviendas, dotándolas con servicios básicos. El presidente de la GMU y teniente de alcalde de Urbanismo, Salvador Fuentes, anunció hoy viernes la puesta en marcha de esta oficina, que físicamente estará ubicada en la GMU, en la avenida de Medina Azahara, en concreto en el departamento de planeamiento urbanístico que dirige Moisés Guerrero.

La Oficina del Territorio dispondrá de un equipo técnico de profesionales de la GMU, encabezado por José Tomás Valverde, que será el jefe de la oficina, la arquitecta Irene Bustamante, un topógrafo y un administrativo.  Es importante reseñar que el Ayuntamiento de Córdoba no financia estos proyectos de regularización, pero ofrece un asesoramiento técnico altamente cualificado que tratará de orientar a los vecinos que decidan voluntariamente iniciar este proceso y que éste tenga un coste los más asequible posible. 

El espíritu de esta oficina es buscar la solución a la amplia casuística de situaciones de las parcelaciones cordobesas “entre técnicos”, con un concepto de “compensación tutelada” en el que los propietarios de las parcelaciones y la GMU vayan de la mano y de manera “cómplice” en el proceloso proceso. Es decir, no será una oficina de diagnóstico sino de soluciones, para llegar, con la ley en la mano, lo más lejos posible: la legalización completa o al menos la dotación de servicios básicos a estas viviendas. 

120 parcelaciones, 40.000 cordobeses

Se estima que en Córdoba hay 120 parcelaciones irregulares, que incluyen unas 11.000 viviendas donde viven unas 40.000 personas. Para facilitar el trabajo de la oficina, se han dividido las parcelas en tres grandes bloques según su ubicación: el eje Este-Oeste, que incluye las parcelaciones más numerosas ubicadas en el valle del Guadalquivir (se engloban las que están en zona inundable); el área de la Campiña, con la zona de Santa Cruz, y la zona Norte, la de la Sierra y Medina Azahara con una problemática patrimonial asociada.

Los procesos de regulación no solo servirán para mejorar la calidad de vida de estos núcleos urbanos, sino que supondrán una mejora paralela del medio ambiente. El presidente del CMC, Juan Andrés de Gracia, subrayó hoy esta vertiente ante un escenario de sequía, en el que los vertidos incontrolados y la contaminación de los acuíferos pueden suponer un problema de higiene, de salubridad y medioambiental grave. 

Cuál será el método de trabajo 

La Oficina del Territorio va a convocar a las parcelaciones a reuniones en el mes de julio, para ofrecerles charlas informativas sobre su utilidad y funcionamiento. Ya en septiembre se pondrá a trabajar en casos particulares. Para ordenar estos primeros encuentros se irá llamando a parcelaciones según el grado de desarrollo de sus procesos de regularización. Es decir, se empezará con las parcelas ubicadas en zonas urbanizables: primero con las parcelaciones que dispongan de plan parcial, tengan constituida la junta de compensación y aprobado el proyecto de parcelación y urbanización (tan avanzadas hay solo una o dos); un segundo grupo de parcelaciones con plan parcial, junta de compensación, proyecto de reparcelación o proyecto de urbanización; un tercer grupo, aquellos núcleos que solo tengan plan parcial y hayan constituido la junta de compensación; y el cuarto grupo, que solo tengan plan parcial. 

A continuación se reunirán con las parcelaciones en suelo no urbanizable, aquellas que tengan reconocido plan especial de mejora del medio, como las Siete Fincas o el Jardinito. Y, por último, con las parcelaciones no tipificadas, que no están recogidas en el avance del PGOU y otros núcleos surgidas con posterioridad a ese documento.  

Esperanza frente al desánimo

En la presentación de la oficina se admitió “el desánimo” que cunde entre muchos de estos núcleos urbanos que han invertido ya mucho tiempo, esfuerzo y dinero para tratar de avanzar en la regularización de viviendas y que se han topado con numerosas trabas burocráticas cuando no con engaños y timos. Aunque desde la GMU no se quieren sembrar falsas expectativas —se regularizará solo lo regularizable— se pretende con esta oficina “dar solución a todas las demanda ahora que la LISTA abre una serie de soluciones”, dijo el jefe de Planeamiento de la GMU. 

El jefe de la oficina, José Tomás Valverde, coincidió también con esa perspectiva de aprovechar el nuevo marco normativo para retomar un asunto histórico y enquistado en la ciudad de Córdoba. El presidente del CMC, por su parte, una de las voces más cualificadas en este terreno y uno de los artífices de las enmiendas que Córdoba hizo a la LISTA, recordó que lo más importante de la nueva ley es que “aunque no legaliza reconoce la realidad de estas viviendas irregulares” por primera vez en la historia. Juan Andrés de Gracia ha querido transmitir “mucha prudencia”, porque no es fácil dar pasos adelante y que lo harán solo aquellos que ampara la LISTA. “Otros que no podrán pasar por ese marco podrán, al menos, acceder a servicios”. 

La oficina ha puesto en marcha un correo, oficinadelterritorio@gmu.cordoba.es, donde se pueden pedir citas

Compartir el artículo

stats