Kiosco

Diario Córdoba

sanidad

Las farmacias de Córdoba se ofrecen como prueba piloto para la dispensación del cannabis medicinal

El Congreso da vía libre a la regulación de medicamentos que contengan CBD y THC

Oficina de farmacia en Córdoba capital. A. J. GONZÁLEZ

Las farmacias de Córdoba han abierto la posibilidad de ofrecerse como experiencia piloto para la puesta a punto de la dispensación de medicamentos con componentes del cannabis. Así lo ha resaltado a este periódico el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba, Rafael Casaño, todo ello después de que el Congreso haya emplazado al Gobierno a encontrar un encaje normativo al cannabis medicinal. Concretamente, la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso aprobó el pasado lunes el dictamen en el que el Gobierno deberá basarse ahora para regularizar el cannabis medicinal como complemento terapéutico para calmar el dolor de algunas patologías.

Casaño ha resaltado que desde el sector están «encantados» a que se abra la puerta a la dispensación de estos fármacos en las oficinas de farmacia, así como a la realización de fórmulas magistrales con extractos o preparados estandarizados de cannabis.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba recuerda que todavía quedan varios meses para que esto pueda ser una realidad y para determinar el rango técnico de la nueva medida. Aun así, ha manifestado que desde las farmacias cordobesas están «dispuestos a cualquier tipo de prueba controlada» para la puesta a punto de la iniciativa.

Las claves

Desde el Colegio de Farmacéuticos cordobés explican que para la elaboración de medicamentos derivados del cannabis se usarían dos de sus principios activos. Por un lado está el THC, el que tiene más actividad, llega más rápido al cerebro y también el que crea más adicción. Por otro lado está el CBD o cannabidiol, no es adictivo y están demostradas sus capacidades anticonvulsivas.

A día de hoy, solo en hospitales, en España se pueden dispensar ya dos medicamentos que cuentan con componentes del cannabis. Esos fármacos son el Sativex, que se utiliza en esclerosis múltiple para mejorar los síntomas relacionados con la rigidez muscular cuando otros medicamentos no han ayudado a mejorar esa rigidez o espasticidad y el Epidyolex, que se usa como tratamiento complementario de crisis asociadas con el síndrome de Lennox-Gastaut o el síndrome de Dravet (SD) en combinación con clobazam. El primero lleva THC y CBD y el segundo solo CBD.

El Colegio de Farmacéuticos de Córdoba recuerda que tendrá que ser la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) la que indique las condiciones en las que se aprueba esta inclusión del cannabis medicina en la lista de fármacos legales. También entra en juego la forma de cultivar las plantas, porque en función de cómo se haga se obtendrán más o menos principios activos. La clave está, explican, en esperar a ver qué composición y para qué se autoriza la dispensación de medicamentos que contengan derivados del cannabis.

Pacientes

Tal y como estableció la subcomisión creada para este asunto en el Congreso tras escuchar a 23 expertos nacionales e internacionales sobre el cannabis medicinal, los medicamentos autorizados irán a pacientes que sufren dolor crónico -también el neuropático-, dolor oncológico, endometriosis, la espasticidad de la esclerosis múltiple, algunas formas de epilepsia y las náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia, con la posibilidad de ampliarse a otras indicaciones terapéuticas cuando los estudios aporten indicios consistentes.

Personas con dolor incapacitante celebran la regulación del uso de cannabis medicinal en España

Personas con dolor incapacitante celebran la regulación del uso de cannabis medicinal en España Agencia ATLAS | Foto: EFE

A partir de ahora, la Aemps tiene seis meses para realizar los trabajos necesarios para que las citadas recomendaciones tengan encaje en la normativa y sean viables, permitiendo la disponibilidad en el mercado farmacéutico de extractos o preparados estandarizados del cannabis.

La regulación por norma del cannabis como uso medicinal llega a España un poco tarde. Hay numerosos países en todo el mundo que llevan años con una regulación en este sentido, sin ir más lejos, Portugal, Francia, Italia o Reino Unido. 

Una regulación que puede acabar con los malos usos

El vicepresidente de la sección de Dolor de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (Sedar), Antonio Montes, explica a Diario CÓRDOBA que la regulación del uso medicinal de los componentes del cannabis puede generar una caída en el consumo de otros productos que, a día de hoy son legales, pero que no tienen el control que se exige sobre un fármaco. Hay productos que contienen CBD que pueden adquirirse sin ningún problema en España, como aceites o cosméticos. Tanto desde la Sedar como desde el Colegio de Farmacéuticos de Córdoba recuerdan que el único uso permitido en este caso sería el tópico, nunca se pueden ingerir, aunque esa ausencia de control está siempre volando sobre este asunto.

El doctor Montes celebra el paso dado en España para regular el uso medicinal porque más allá de sus bondades terapéuticas, también cree que podrá impulsar la investigación en este sentido. Detalla que existe muchísima investigación en torno al cannabis, pero la regulación la potenciará aún más, y eso, junto a un consumo regulado, supondrá el desplazamiento del consumo de productos que no están tan sometidos a controles.

El vicepresidente de la sección de Dolor de la Sedar también se refiere a esos dos medicamentos con THC y CBD de uso hospitalario que ya funcionan, pero como un uso denominado «compasivo», es decir, que se utiliza al no existir otros que controlen los síntomas. Además, también ve un acierto la posibilidad de dispensación en farmacias, siempre que se parta de una recomendación (receta) de un facultativo.

Compartir el artículo

stats