Kiosco

Diario Córdoba

PATRIMONIO

La Torre de la Calahorra presenta un deterioro similar al de la Puerta del Puente antes de su restauración

El jefe de la Oficina de Arqueología de la GMU, Juan Murillo, cursará una visita en los próximos días al monumento para valorar la situación | El edificio está cedido a la Fundación Paradigma que en principio es responsable de su conservación

Imagen que muestra el deterioro de la Torre de la Calahorra. A.J. GONZÁLEZ

La Torre de la Calahorra acusa desde hace un tiempo un deterioro similar al que aquejó hasta principios de años a la Puerta del Puente, que tuvo que ser rehabilitada. De este modo, esta fortaleza de origen islámico, que fue creada como entrada a la ciudad y protección del Puente Romano, presenta varios desperfectos en el basamento almohadillado, en los que puede verse, ya que queda a la vista, la malla plástica de los morteros. La imagen que muestran las fotografías son muy similares a las que podían verse hace unos meses en la Puerta del Puente hasta que el Ayuntamiento de Córdoba concluyó una profunda e innovadora rehabilitación.

Imagen que muestra el deterioro de la Torre de la Calahorra. A.J. GONZÁLEZ

En la Puerta del Puente, la Gerencia Municipal de Urbanismo aplicó técnicas innovadoras para frenar la humedad por capilaridad que estaba afectando al monumento, al igual que los cambios térmicos que perjudican de manera desigual a la cara sur de la puerta (más sometida a las altas temperaturas) y a la cara norte (más reservada y de edificación posterior, cuando se decidió convertir la puente en un arco y se duplicó la cara sur, ya en el siglo XX). En dicha actuación se empleó la última tecnología para la conservación del patrimonio y fue una especie de laboratorio para la Gerencia Municipal de Urbanismo que ha decidido poner en marcha un equipo estable para velar por el buen estado del legado arquitectónico de la capital.

Al igual que la Puerta del Puente, la Torre de la Calahorra fue restaurada dentro del programa de actuación del eje monumental que llevó a cabo la Junta de Andalucía y que dirigió el arquitecto Juan Cuenca en 2007. En aquella restauración se llevó a cabo una reconstrucción volumétrica de los sillares de biocalcarenita, que, según el proyecto, presentaban pérdidas materiales, mediante morteros de cal armados con varillas de acero inoxidable y malla plástica. Los estudios realizados posteriormente indicaron que el comportamiento de esos morteros no había sido el apropiado, y, si bien han estado protegiendo los sillares originales, su adhesión a los mismos no fue suficiente, por lo que se encuentran en su mayor parte desprendidos, habiendo dejado a la vista las mallas y las estructuras metálicas que constituían su armazón.

La Torre de la Calahorra fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1931, junto al Puente Romano y forma parte del centro histórico de Córdoba, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994. En la actualidad alberga la sede del Museo Vivo de al-Ándalus, inaugurado en 1987 y gestionado por la Fundación Roger Garaudy, que en la actualidad se denomina Fundación Paradigma Córdoba, a la que el Ayuntamiento tiene cedido el edificio.

En principio, aunque la conservación de la Calahorra depende --según apuntan fuentes municipales-- de sus actuales inquilinos en virtud del protocolo firmado por el Ayuntamiento, el jefe de la Oficina de Arqueología de la GMU, Juan Murillo, va a realizar una visita en los próximos días para valorar la situación del monumento y decidir qué pasos seguir.

"No tenemos claro que seamos competentes para actuar ahí"

La Fundación Paradigma Córdoba (sucesora de la impulsada por el pensador francés Roger Garaudy) tiene su sede en la Torre de la Calahorra, donde se ubica el Museo Vivo de al-Andalus. El presidente de la fundación, el abogado Javier Martín, explicó ayer que esta no ha sido requerida por la Junta de Andalucía (quien restauró el monumento en el 2007) ni por el Ayuntamiento de Córdoba para reparar el deterioro observado, pero en caso de que se produzca esta petición «actuaremos en consecuencia». Dada la catalogación del monumento, Javier Martín admitió que «no tenemos claro que seamos competentes para actuar ahí». 

Compartir el artículo

stats