Kiosco

Diario Córdoba

Educación

El Programa Palmeras posibilita la formación universitaria de 12 alumnos en su cuarta edición

La Universidad de Córdoba pone fin al cuarto año de este plan para el fomento de los estudios superiores en uno de los barrios más pobres de España

Autoridades, alumnos y representantes vecinales y empresariales en la clausura de la cuarta edición del Programa Palmeras. Chencho Martínez

El Programa Palmeras de la Universidad de Córdoba y la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de Las Palmeras ha continuado ayudando este curso, en su cuarta edición, a la integración de 12 jóvenes del barrio cordobés en la Universidad, a través de su programa de becas y mentoring por parte de otros alumnos voluntarios. Un curso que se ha clausurado este lunes en el Rectorado y que acaba con "un balance muy positivo porque ya tenemos mucha experiencia acumulada", ha asegurado Rosario Mérida, vicerrectora de Políticas Inclusivas y Vida Universitaria.

En esta convocatoria han sido cinco los estudiantes que se han unido a los otros siete que estaban siendo becados en ocasiones anteriores. Algunos, como ha precisado Mérida, del ámbito preuniversitario y otros que forman ya parte de la vida universitaria pero que requieren de esa ayuda para seguir estudiando. A esta noticias, se une, como ha celebrado la vicerrectora, que "todos los chicos y chicas han sacado calificaciones positivas, han promocionado". El objetivo de este plan es que, fomentando la educación, todo lo adquirido por los jóvenes repercuta en el barrio de forma positiva.

La clausura de la cuarta edición del Programa Palmeras ha tenido lugar en la Sala Mudéjar del Rectorado, con la presencia del rector, José Carlos Gómez Villamandos; de Rosario Mérida; del presidente del Consejo Social de la UCO, Francisco Muñoz; y del presidente de la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de Las Palmeras, Luis Maya. Allí, además, se han reunido alumnos, familiares y representantes empresariales de las entidades que colaboran en el proyecto.

Valores, familias y futuro

Con la educación como "clave del futuro", Luis Maya ha querido poner en valor la importancia de esta iniciativa en el barrio al que representa, asegurando que "las ganas de seguir estudiando van a más" entre los jóvenes. Uno de los alumnos, Antonio Ortiz, en nombre de los demás, ha agradecido la apuesta por el barrio. "Nosotros los jóvenes nos vemos fortalecidos", ha reconocido. Y, más tarde, ha lanzado un mensaje positivo: "Venimos pisando fuerte, no nos pensamos rendir jamás". Sin olvidar el valor de las familias, que para ellos "son las personas más importantes". "Tenemos que hacer todo por ellos", ha concluido el joven. 

El presidente de la asociación vecinal considera que "sin este tipo de ayudas, Las Palmeras seguiría manteniendo una línea de marginación". Pero este proyecto surgió hace cuatro años para revertir esa situación. Y así lo ha recordado Maya, quien ha visto cómo el número de becados ha pasado de tres a doce en este tiempo. Este programa surgió en el 2018 con un acuerdo entre la UCO y la asociación. Desde entonces, la entidad universitaria ha destinado 100.000 euros a la causa. Un año más tarde, la Fundación La Caixa se sumó a la iniciativa y, desde el 2019, ha aportado 50.000 euros. También supone un pilar fundamental del proyecto la Fundación Cajasol, que ha dedicado 100.000 euros a este.

Jóvenes de Las Palmeras becados por la Universidad de Córdoba, en el acto de clausura del curso. Chencho Martínez

El representante de los vecinos se ha dirigido personalmente al rector para dedicarle unas afectuosas palabras y darle la bienvenida al barrio como un vecino más, por su apuesta y apoyo constante. "Tu postura es de un cambio, de una transformación en nuestro barrio, porque es un barrio más", ha expresado Maya, quien, al terminar, le ha entregado una placa de obsequio a modo de agradecimiento. Por su parte, Francisca Repullo, en nombre de las familias del barrio, ha reiterado las palabras de gratitud por "darle visibilidad a unos niños que quieren estudiar y que no han tenido oportunidad". Esta madre, emocionada, ha mostrado su orgullo por "ver a nuestros hijos crecer no solo como personas, sino labrándose un futuro". Y, echando una mirada al futuro, cree que, por este camino, llegará un día en el que "Las Palmeras se vea de otra forma, que se vea lo que verdaderamente hay. Mucho esfuerzo, muchas lágrimas y muchas formas de hacerlo".

Para José Carlos Gómez Villamandos, que se ha mostrado enormemente vinculado emocionalmente al proyecto, hay varios valores que identifican a estos estudiantes: "Esfuerzo", "ansias de mejora" o "empuje". Por eso, ha reconocido su orgullo y honor de haber tendido una mano desde la institución. El rector, además, ha valorado el apoyo de las familias en este proceso y de la asociación de vecinos, que "sabe dar cobijo y buscar soluciones donde otros ven problemas". Además, ha confesado que, ante el éxito del programa, otros barrios "han pedido replicar este modelo". El rector ha terminado su discurso con un claro homenaje a esos estudiantes: "Hoy la Universidad de Córdoba es mejor universidad gracias a vosotros".

A ese homenaje, en la clausura del curso, se ha unido también Francisco Muñoz, presidente del Consejo Social de la UCO, quien ha puesto a Las Palmeras como "ejemplo" de "personas valientes, luchadoras, transformadoras" y ha garantizado su apoyo "a la firme apuesta por la solidaridad". Tampoco se ha olvidado de poner en valor el trabajo de Luis Maya y de todo el equipo que hay detrás, en la asociación, que "está luchando por su barrio", así como de las madres y padres que sirven de modelo, de los voluntarios y de las empresas solidarias.

Voluntariado y colaboradores

Como han reconocido todas las partes, el programa no sería lo mismo sin el apoyo de los voluntarios y las empresas colaboradoras. Mérida ha explicado que "la relación y el vínculo afectivo que se establece entre los estudiantes de la Universidad de Córdoba y los estudiantes procedentes de Las Palmeras hace que tengan confianza" y sirva para vencer a la "frustración". También, ha continuado diciendo, actúan como una referencia y mediadores. Marta Ortega, una de las voluntarias, ha agradecido "a todas las personas que no solo han ideado" la iniciativa, sino que la han hecho que sea realidad. La estudiante espera que "perdure en el tiempo" y que los compañeros de Las Palmeras "superen sus propias expectativas y sigan haciendo lo que les gusta". 

Por parte de las entidades solidarias, Yolanda López, delegada de Fundación La Caixa en Andalucía, ha mostrado su satisfacción por pertenecer a un proyecto de transformación social "cada vez más palpable". "Estas alianzas son las que realmente consiguen esa transformación social", ha expresado. Yolanda Solero, responsable de Acción Social en Andalucía oriental, ha animado a los chicos y chicas, y ha reiterado que son el ejemplo "de que si se quiere se puede".

El acto ha servido también para despedir a Rosario Mérida. Este curso ha sido el último que la vicerrectora ha estado a cargo de Inclusión en la UCO y, para ella, no hay duda de que este programa es "una de las mayores satisfacciones que he tenido en el desarrollo de la gestión en estos ocho años que he estado implicada en Inclusión". 

Compartir el artículo

stats