Kiosco

Diario Córdoba

ENTREVISTA Fernando Lara Director de la Cátedra de Turismo Cultural y Patrimonial de la Universidad de Córdoba (UCO)

«El alza de los precios impedirá la recuperación rápida del turismo»

«El formato de Fiesta de Patios que tenemos no es muy sostenible a medio y largo plazo», indica

El director de la Cátedra de Turismo Cultural de la UCO, Fernando Lara. MANUEL MURILLO

Ahora que ha pasado lo peor del covid, ¿considera que la pandemia ha supuesto un cambio perdurable en el sector turístico?

Algunos cambios siguen viéndose, pero, seguramente, son consecuencia de las dinámicas de la situación. Hay una recuperación del turismo, vuelven a crecer los visitantes y hay ingresos y actividades relacionados con esas visitas. Pero, ahora mismo, los visitantes que han crecido son los nacionales, el turismo nacional se recupera y el internacional sigue por debajo de 2019. Una parte importante de esa situación actual se debe a esa dinámica de recuperación, pero sobre la otra parte habría que empezar a preguntarse si se debe a la nueva situación económica.

Con respecto a ese turista internacional, ¿cuándo se recuperará por completo?

Se han abierto las fronteras y se recupera turismo internacional con respecto al 2020, pero salvo el caso de Francia, que se mantiene, todos lo demás países emisores han caído. Intentar estimar cuál es el periodo en el que se recuperará es bastante complicado. Entiendo que seguirá creciendo, pero la situación actual, con el incremento de precios que se está generando, impedirá que la recuperación sea rápida y completa. El incremento de los precios está haciendo que suban las tarifas hoteleras, los gastos del transporte y que se reduzca, por tanto, la posibilidad de comprar de los turistas en el destino.

¿Será el Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones la mejor herramienta para impulsar el turismo de congresos, siempre de más calidad?

Es una herramienta imprescindible. Habrá dos infraestructuras muy importantes, una de ellas está funcionando muy bien, el Palacio de Congresos. Durante la pandemia se habló de que íbamos a padecer un cambio importante en los formatos de los grandes eventos, sin embargo, la presencialidad se está recuperando, la gente quiere viajar, quiere verse, el contacto personal no tiene nada que ver con el contacto on-line. El Palacio de Congresos está funcionando muy bien y el CEFC es un elemento imprescindible, pero debería ir acompañado de otras dinámicas, como alojamientos o infraestructuras para poder aprovecharlo en todo su potencial. Desde luego el turismo MICE suele aportar mucha renta a los destinos, en el caso de Córdoba puede ser una apuesta importante si queremos eso que llamábamos turismo de cierta calidad, un turismo que genere más impactos positivos que menos deseables. Además, el CEFC servirá de revulsivo para plantear algunas cuestiones como el alojamiento o la posibilidad de ofrecer servicios y actividades a los visitantes que vengan porque el centro tiene mucha capacidad.

Hace referencia a la búsqueda de un turismo de calidad, ¿se puede decir que existe algún tipo de turismo que no tiene esa calidad o que no conviene a Córdoba?

Es un tema muy delicado porque al decir que un turista no conviene se está hablando de personas, se puede hablar de turistas que aportan más o menos. Y no tanto el turista, sino la imagen que transmite el destino. Un ejemplo de turismo del que se dice mucho que no conviene es el de borrachera, con el caso de Magaluf. También un turismo que da una imagen poco conveniente es el turismo de despedida de soltero que estamos viendo en nuestras calles, pero son personas que tienen derecho a celebrar su despedida de soltero donde quieran. Si pensamos en términos de rentabilizar una ciudad, un patrimonio o unas infraestructuras quizá sea un tipo de turismo que aporta una imagen que no es la más deseable. Pero no me gustaría ser yo quien dijera que hay un turismo que no interesa. Se puede hablar en positivo y decir que el turismo que interesa es el que genera dinámicas de bienestar en el territorio, hace que la población receptora reciba los frutos del turismo, que aporta dinámicas de crecimiento del patrimonio, las rentas o el empleo y tiene defectos, pero subsanables. Interesa un turismo que genera más de lo que pueda restar porque impacto siempre hay.

«El turismo no funciona ahora como un dinamizador del entorno»

decoration

Todas esas características que acaba de nombrar, ¿las cumple el turismo que viene a Córdoba? ¿Saca la ciudad verdadero rendimiento al turismo que llega?

Creo que no se saca el rendimiento que podría tenerse. Córdoba recibe una cifra muy interesante de turistas, antes de la pandemia ya había superado con creces el millón de visitantes con la dificultad que tiene medirlo. Pero Córdoba es una ciudad que, en términos de renta, empleo o parámetros que miden la calidad de vida, está muy por debajo de su entorno. La culpa no es del turismo, es de la estructura socioeconómica que tenemos. El turismo es un motor de actividad, pero no funciona hasta ahora como un dinamizador del entorno. La actividad turística aquí aporta empleo, renta, pero está en un contexto estructural en el que no se rentabiliza adecuadamente. Hay una parte importante de la actividad turística que aporta muy poco, por ejemplo, los visitantes de día que vienen en autobús, se bajan y no pernoctan, que están en todo su derecho a hacerlo. Después hay un turismo que aporta mucho, que está vinculado al patrimonio, la cultura, que se aloja en establecimientos hoteleros o viviendas de uso turísticos, que le interesa la gastronomía y consume en los restaurantes, eso sirve para generar renta y revalorizar una parte importante de nuestro patrimonio.

Con respecto al turismo sostenible y la Agenda 2030, ¿qué debe hacer Córdoba para adaptarse a esos parámetros que exige este modelo?

Para que el turismo sea sostenible tiene que generar dinámicas positivas en todos los ámbitos de la sostenibilidad: el económico, el social y el natural. Esas cuestiones se trasladan en la Agenda 2030 a indicadores que se puedan cumplir y que afectan hasta la oferta de alojamiento, a los recursos patrimoniales o a la satisfacción de los turistas. Lo que hace falta es planificar adecuadamente, hacer un análisis adecuado de cuáles son los impactos que se podrían generar de mantenerse la actual tendencia de las actividades turísticas. Luego, planificar e introducir (algo se está haciendo) los criterios de sostenibilidad en todas las acciones que se realicen e intentar hacer una adecuada inclusión de esos criterios sin priorizar. Por ejemplo, que la rentabilidad económica no se haga a costa de un mal uso del patrimonio.

Hablando de sostenibilidad y de no afectar al patrimonio, ¿son los Patios una fiesta sostenible o todo lo contrario?

Hay dos cosas relativas a los patios, los patios por sí mismos y la Fiesta de los Patios, que es lo que está declarado patrimonio. El formato de Fiesta de los Patios que estamos teniendo no es muy sostenible a medio y largo plazo. Por más que intento encontrar una posibilidad no veo qué posibilidad hay de mantener el formato tradicional de festival con una gran afluencia de visitantes. Además, cada vez percibo más en el entorno, son impresiones, un mayor alejamiento por parte de la población cordobesa sobre la fiesta. Por otro lado está el hecho de que la fiesta ha servido de escaparate de la ciudad, ha generado dinámicas positivas y los Patios se han convertido en un atractivo todo el año, algo que ayudará a mantenerlos. Esto tiene un coste de mantenimiento, se está en un entorno urbano con menos servicios cada vez, con poca accesibilidad para el coche... Al final esa funcionalidad turística puede ayudar a su supervivencia.

Compartir el artículo

stats