Kiosco

Diario Córdoba

centro de conservación

El número de aves muertas por gripe aviar en el Zoo de Córdoba asciende a seis

El espacio permanece cerrado tras morir tres ñandús, dos cisnes y un quebrantahuesos

Quebrantahuesos en el Zoo de Córdoba. CÓRDOBA

Las puertas del Centro de Conservación Zoo Córdoba siguen cerrada tras detectarse varios casos de gripe aviar en algunos de sus animales. Según ha explicado la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento, Isabel Albás, el número de ejemplares muertos asciende ya a seis, tras confirmarse que el fallecimiento de un quebrantahuesos se ha debido a su contagio del virus aviar de la influenza A.

Según ha concretado Albás, desde el Ayuntamiento se está trabajando de la mano de la Consejería de Salud y Familias de forma constante. También se está en contacto con el personal del zoo que estuvo trabajando con las aves contagiadas.

El pasado viernes el Ayuntamiento informó de que se había tomado la decisión de cerrar durante 15 días el Centro de Conservación Zoo Córdoba como medida para prevenir la transmisión y propagación del Virus de la Influenza Aviar (H5N1) por parte de los ejemplares visitantes que eventualmente podrían actuar como potenciales vehículos de transmisión del virus, así como eliminar la posibilidad que algún usuario pueda contagiarse e infectarse con el virus de gripe aviar.

La duración de este cierre preventivo podrá ser ampliable si es necesario por indicación de las autoridades sanitarias. El teniente de alcalde delegado de Medio Ambiente, Antonio Álvarez, firmó el viernes el decreto de cierre una vez conocido el informe emitido por el veterinario zoológico a raíz de que se conocieran los resultados del laboratorio de referencia, dependiente de la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria, que se encuentra en Algete y pertenece al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Según explicó a este periódico Antonio Arenas, presidente del Colegio de Veterinarios de Córdoba, no es habitual que en estas fechas se produzcan este tipo de situaciones, porque "no son tiempos" y recordó que hace un mes se produjeron brotes del virus en explotaciones de pavos y gallinas situadas en provincias como Huelva o Sevilla.

Según precisó el experto, la gripe aviar es más propia de otras estaciones del año como la primavera o el otoño, cuando se producen los vuelos migratorios de las aves. Estos procesos, cuenta el veterinario, son un importante factor de propagación de esta enfermedad.

Los cálculos que ha hecho el Ayuntamiento apuntan a pérdidas de en torno a 13.000 euros por mantener cerrado el zoológico durante dos semanas, en las que dejarán de registrarse unas 5.000 visitas. En este tiempo, el zoológico se está sometiendo a una limpieza muy exhaustiva y además se está aplicando virucida en las instalaciones. Asimismo se están tomando todas las medidas para tener protegidos a cuatro pollos de águila imperial que han nacido este año.

En cuanto al origen del foco de gripe aviar, Antonio Álvarez señaló hace pocos días que todo apunta a que la enfermedad ha sido introducida en el parque por aves procedentes del exterior, tales como palomas o patos, que en algunos casos acuden a comer o a dormir a las instalaciones, donde suelen dejar sus excrementos, muchas veces en el agua, que luego beben los ejemplares propios del recinto que acaban contagiados.

Compartir el artículo

stats