Kiosco

Diario Córdoba

20 EDICIÓN DE LA SEMANA DEL DONANTE

Una marea de camisetas rojas toma el Bulevar en agradecimiento a la donación de órganos

El grado de aceptación para la realización de las donaciones se sitúa en Córdoba en el 89%, según el Hospital Reina Sofía

10

Flashmob por la donación en Córdoba en la Semana del Donante. A.J.González

Durante el mediodía de este viernes el Bulevar del Gran Capitán se ha llenado de camisetas rojas que, bajo el himno Regala vida, dona órganos, han representado varias coreografías en agradecimiento a los donantes de órganos y sus familiares. Esta actividad se ha llevado a cabo durante varios años, a excepción de los meses de pandemia, con motivo de la Semana del Donante organizada por el Hospital Reina Sofía y en la que es característica la implicación de asociaciones, instituciones y otros actores sociales.

En esta ocasión, la academia Langa de baile, deporte y zumba ha capitaneado esta acción colectiva a la que se han unido los alumnos del CEIP Concepción, así como la delegada territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, María Jesús Botella; la gerente del Hospital Reina Sofía, Valle García; el coordinador de trasplantes del Reina Sofía, Juan Carlos Robles y pacientes trasplantados pertenecientes a asociaciones, como Carmen Estudillo y Francisco Camacho Garrido, presidenta y vicepresidente de la asociación de Trasplantes Hepáticos de Córdoba.

"Con esa acción queremos mostrar nuestro agradecimiento a los donantes de órganos y a sus familiares, por haber dicho sí y así haber dado una segunda oportunidad a pacientes que lo necesitan", ha comentado Valle García, quien asegura que el nivel de aceptación para la donación, cuando se dan situaciones críticas, es del 89% en la capital cordobesa. "Córdoba es una ciudad muy generosa pero, mientras haya pacientes en lista de espera, debemos seguir concienciando y creando cultura de la donación. Por eso le dedicamos una semana entera", ha insistido Valle García.

La delegada de Salud de la Junta, María Jesús Botella, junto a la gerente del Reina Sofía, Valle García; el coordinador de trasplantes Juan Carlos Robles y representantes de asociaciones de trasplantados A.J. GONZÁLEZ

La delegada María Jesús Botella ha alabado la "labor fundamental del Reina Sofía, "tanto desde el punto de vista médico como de sensibilización social", ya que "los pacientes ven cambiadas a mejor sus vidas para siempre después de un trasplante, del milagro que consiguen estos profesionales con su trabajo", ha añadido la delegada de salud.

Para llenar el centro de la ciudad con el lema de la donación, los 100 alumnos implicados se han unido a las monitoras de la academia y, al ritmo de la canción de la donación, con versos como Estoy contento por dentro, porque amo la vida y amo a los demás, han animado a los sorprendidos viandantes a bailar con ellos en esa celebración coordinada de las segundas oportunidades. Entre ellos ha estado Gabriel, un estudiante de primaria que sabía explicar al detalle en qué consiste la donación de órganos, y su compañero Joaquín, quien ha declarado con mucha seguridad que "si se tratase de un caso muy difícil y necesitasen alguno de mis órganos yo por supuesto que los daría".

Son precisamente las voces de los más pequeños las que importan en este tipo de iniciativas, ya que su capacidad para las relaciones y la fácil asimilación de conocimientos los convierten en unos embajadores ideales para la concienciación social. De ello puede dar fe Francisco Camacho Garrido, trasplantado de hígado desde hace 24 años. Le detectaron la enfermedad cuando sus hijos tenían 9 y 12 años y la fuerza de voluntad que demostraron le ayudó a su padre a seguir adelante. "Mi hijo se escondía siempre que me veía hablar por teléfono y luego me preguntaba si me iban a dar ya el órgano", recuerda Francisco. Su hijo solía compartir la situación con los compañeros del colegio y los profesores, de modo que se abrió una puerta en el centro para la concienciación respecto a estas situaciones. Algo similar a lo que vivió Carmen Estudillo con su hija, entonces adolescente, cuando esperaba su trasplante de hígado. La joven no dudó en dar charlas explicativas a sus compañeros en el instituto, para eliminar prejuicios y, así, ayudar a su madre.

El rojo toma las calles

Además de este flashmob, las calles de la ciudad se llenarán del lema de la donación, sobre el fondo rojo, en otras actividades programadas con motivo de la Semana del Donante.

Algunos de los pasos de peatones más concurridos del centro de la ciudad cuentan ya con la frase Regala vida, dona órganos. A esto se suman los abanicos repartidos por centros comerciales y en el Corte Inglés, así como las pancartas que han colocado en su fachada las instituciones públicas y las camisetas rojas que estos días llevan los empleados de supermercados como Deza. Todo para seguir difundiendo el mensaje del regalo más valioso de todos, el de una segunda vida.

Compartir el artículo

stats