Kiosco

Diario Córdoba

Análisis

Los retos del nuevo rector de la Universidad de Córdoba

Torralbo asegura que continuará con los proyectos que estén avanzados | Lo más urgente, la estabilización del personal

La reurbanización de Rabanales es una de las tareas pendientes. CÓRDOBA

Manuel Torralbo, rector electo de la Universidad de Córdoba (UCO), todavía está digiriendo la victoria del pasado jueves. En las elecciones al Rectorado se impuso a la otra candidatura, la de Julieta Mérida, y lo hizo en todos los estamentos de la comunidad universitaria: docentes, administración y servicios y estudiantes. Torralbo toma así el testigo de José Carlos Gómez Villamandos, que de agotar su legislatura no se despediría del cargo hasta principios del mes de julio.

Una vez se formalice el traspaso, Torralbo tendrá por delante cuatro años para llevar a cabo un amplio programa electoral que él basó en pilares como la cercanía, la confianza o la transparencia. Gómez Villamandos no deja una institución en mal estado. Es digno de reconocer el trabajo de internacionalización e investigación y transferencia que se ha hecho a lo largo de los últimos años. Sin embargo, quizá debido a una falta de financiación justa, las infraestructuras han sido la asignatura pendiente. También vienen las críticas al gobierno saliente por quienes no han visto mejoradas sus condiciones laborales ni su estabilidad en la institución. Es el caso del personal de administración y servicios (PAS), que ha votado en masa a Torralbo. Y es que el rector electo ha insistido una y otra vez en que lo que primero que hará será intentar dar estabilidad a este colectivo.

Estabilización

En una entrevista concedida a este medio y que saldrá íntegra este domingo, Torralbo sitúa como reto primero y principal esa estabilización del PAS. Es más, ya ha adelantado trabajo y se ha informado de qué medios legales pueden usarse para la estabilización de estos trabajadores y ha tomado el pulso a las organizaciones sindicales. «Ahí no voy a perder ni un minuto», asegura y en materia de personal también cree que de los primeros pasos a dar debe ser la incorporación de las plazas para la organización docente del curso 2022-2023.

Aquí no se quedan las tareas que tendrá apuntar Torralbo en su agenda. El trabajo que se ha hecho en internacionalización e investigación también deberá mantenerse. Ahora mismo, la UCO es la primera universidad andaluza en investigación y está entre las 10-12 mejores universidades españolas. De aparecer ocasionalmente en el ranking de Shanghái y con algún área suelta, ha pasado a estar todos los años con una posición adecuada a su tamaño y actividad y siempre con un número de áreas importantes, entre nueve o diez.

Proyectos iniciados

Torralbo también llega a la UCOcon varios proyectos o bien en la línea de salida o bien bastante avanzados. Sobre esos planes que están adelantados, Torralbo tiene claro que va a impulsarlos sí o sí, reconoce que tocar proyectos para hacerlos de nuevo no es viable y aboga por que «lo que esté en la rampa de salida hay que empujarlo con todas las fuerzas».

Uno de esos proyectos que está ahí a la espera es la reurbanización del campus universitario de Rabanales. Hay un proyecto amplísimo que sitúa en unos 14 millones la inversión que haría falta para reformar el campus, solo cinco para la primera fase. Sobre este asunto, el rector electo asegura que «hay proyecto de ejecución y quizá esté a punto la licencia. Si estuviera la licencia y hay recursos económicos, eso sería lo primer a abordar».

Ampliación de Filosofía

Si hay que hablar de carencias de equipamientos e infraestructuras una de las primeras facultades que vienen a la mente es la de Filosofía y Letras. Este centro se ha quedado pequeño y Villamandos se despedirá buscando una solución para su ampliación. Las dos opciones de las que se han hablado son la zona de acuartelamiento de la Trinidad y la biblioteca provincial de Amador de los Ríos. Sobre esta ampliación, Torralbo tiene clara su preferencia: el espacio de Defensa, esto permitiría mejorar las instalaciones de Filosofía y recuperar para la ciudad un espacio histórico. Aun así, cree que aquí el primer paso es hacer un plan de necesidades con los integrantes de la facultad y, partir de ahí, sentarse con Defensa. «Nosotros no podemos decirle a Filosofía que esto está ya inminente», advierte el nuevo rector.

Usar la biblioteca de Amador de los Ríos una vez su contenido se vaya hacia el nuevo edificio de los Patos tampoco es una opción que vaya a ser viable dentro de poco. «La biblioteca no va a estar terminada para septiembre y el compromiso que hemos adquirido nosotros es que vamos a buscar esos espacios para primeros de septiembre», afirma Torralbo, que además apunta que él no conoce si existe un documento negro sobre blanco en el que haya acuerdo con la Junta para ese uso, a pesar de que Gómez Villamandos prácticamente lo dio por hecho hace unos días, sin que el Gobierno andaluz haya confirmado la máxima.

Institutos de investigación

Otros proyectos iniciados y que podrán tener recorrido a lo largo de esta legislatura que inicia Torralbo son dos institutos de investigación. Ambos están en fase muy temprana y habrá que ver si los posibles cambios en el Gobierno de la Junta (que participaría en ambos) cambia los planes para llevarlos a cabo. Uno de ellos es el Instituto de Investigación centrado en la zoonosis (las infecciones que se transmiten de los animales al hombre) y en la vigilancia de enfermedades emergentes. El protocolo de intenciones lo firmaron las consejería de Salud, Agricultura y Universidades con la UCO en noviembre del año pasado. 

El otro instituto de investigación para el que se ha firmado el protocolo de intenciones es el Centro Andaluz de Enfermedades Respiratorias de Origen Laboral (Caerol). El objetivo es tener grupos mixtos de trabajo, que investigarán en el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic) y en el campus universitario de Rabanales cómo prevenir y abordar las enfermedades respiratorias laborales, es decir, aquellas que se contraen en el trabajo, como la silicosis. Aquí, además de la Junta y la UCO también está metida la empresa Cosentino. Sobre ambos proyectos, Torralbo lo tiene claro: «Si hay recursos y, además, estos institutos pasan los procesos de evaluación necesarios, desde luego que irán hacia adelante».

Compartir el artículo

stats