Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Calor...y ganas de procesiones en Córdoba

Cuatro cofradías salieron a la calle durante la jornada | San Antonio acogió la misa de despedida de la Virgen de la Merced

Un momento de la procesión del Milagroso Niño Jesús de Praga. ÓSCAR BARRIONUEVO / FRANCISCO GONZÁLEZ

Tras la intensa tarde cofrade que se vivió el sábado, con la procesión de la Virgen de los Ángeles de Gloria y el vía lucis de la Virgen de la Paz y Esperanza, el quinto domingo de Pascua dejó en Córdoba distintos actos en torno a las cofradías cordobesas. La jornada cofrade comenzó el domingo, bien temprano, en la parroquia del beato Álvaro de Córdoba, desde donde salió el rosario público presidido por María Santísima de la Esperanza del Valle, titular mariana de la hermandad de la Sagrada Cena; la dolorosa recorrió las principales calles de esta feligresía.

A medida que avanzaba la mañana del domingo, a las once estaba preparado todo en la iglesia de San Cayetano para la procesión del Milagroso Niño Jesús de Praga, cotitular de la archicofradía del Carmen coronada. La procesión del Niño recorrió las calles del barrio de Santa Marina, acompañada musicalmente por la banda de cornetas y tambores Caído-Fuensanta.

La Virgen de Fátima, en la procesión por el barrio del mismo nombre. ÓSCAR BARRIONUEVO / FRANCISCO GONZÁLEZ

Ya por la tarde, a las cinco, la parroquia de San Antonio de Padua abrió sus puertas para acoger la veneración extraordinaria a la Virgen de la Merced, titular mariana de la hermandad del mismo nombre. 

La sagrada imagen será retirada del culto este lunes para ser sometida a un leve proceso de restauración, a cargo de la restauradora Ana Infante de la Torre. Por tal motivo, la imagen de la Virgen de la Merced estuvo expuesta en veneración durante la tarde. A las seis tuvo lugar el rezo del rosario y, a las 20.30 horas, la eucaristía de despedida

Procesión, alrededor del santuario, de la Virgen de Linares. ÓSCAR BARRIONUEVO / FRANCISCO GONZÁLEZ

Durante la tarde se vivieron intensos momentos alrededor de la dolorosa de San Antonio de Padua, que se espera que vuelva al culto para el mes de septiembre, mes por excelencia de la Virgen de la Merced. También, en esta tarde de Pascua, la Purísima Concepción de Linares recorrió los aledaños de su santuario. Por la mañana se celebró el tercer día del triduo y la ofrenda floral. Ya por la tarde, la Virgen fue procesionada en una sencilla parihuela, poniendo fin a todos los actos que han tenido lugar durante este mes de mayo en torno a la Virgen Conquistadora.

Por último, en la barriada de Fátima, la Virgen del mismo nombre volvió a recorrer en procesión las calles de su barrio. Como siempre, fue acompañada musicalmente por la banda de cornetas y tambores de la Coronación de Espinas, una banda que cerró con sus sones la intensa jornada cofrade. En esta ocasión para la Virgen de la Merced, dedicándole distintas marchas poco antes de concluir la veneración de la dolorosa de San Antonio de Padua. 

Compartir el artículo

stats