“María nos lleva a Jesús” ha sido el lema del quinto Encuentro de la Educación Católica que ha tenido lugar este viernes 13 de mayo en el entorno de la Santa Iglesia Catedral, y en el que se han dado cita 1.275 niños de 19 centros de la ciudad convocados por la Delegación diocesana de Enseñanza.

En este día en el que se celebra la fiesta de la Virgen de Fátima, los niños se congregaron a primera hora de la mañana en el Patio San Eulogio para ser recibidos por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández. El prelado fue el encargado de dar la bienvenida a los presentes animándolos a disfrutar de este día en torno a la Virgen. Algo que se han tomado al pie de la letra los chicos como José, un alumno de Primaria del colegio Trinidad, para quien vivir esta cita junto al obispo ha sido "una suerte", porque no sólo ha podido compartir su fe con más niños de su edad, sino que “ha podido hacer nuevos amigos y pasarlo genial”.

Seguidamente, una gran marea de jóvenes ataviados todos con una gorra del encuentro, pusieron rumbo al templo principal de la Diócesis portando la pancarta que cada año encabeza esta cita y en la que se podía observar el lema Con Jesús educamos en su Iglesia, además de un rosario físico de grandes dimensiones que habían elaborado para la ocasión el colegio Alauda. De esta forma, los asistentes se dispusieron a rezar el santo rosario adaptado para los niños, escenificando cada misterio y realizando una ofrenda floral a la Virgen de Fátima que presidía el altar por grupos.

Monseñor Demetrio Fernández resaltó el sentido del encuentro, que no fue otro que “reivindicar que los niños son de los padres y que los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos, como reconoce la propia Constitución Española”. “La elección de la enseñanza católica para los hijos supone todo un horizonte de visión que luego se concreta en muchos aspectos de la vida. Es la siembra de la evangelización para el futuro”, aseguró.