La Copa COVAP, iniciativa deportiva y educativa infantil promovida por COVAP, Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches, y el Hospital Universitario Reina Sofía (HURS) de Córdoba, que colabora en la novena edición de este proyecto, alertan de que alrededor del 70% de las niñas y del 40% de los niños en etapa escolar no practica ejercicio el tiempo suficiente para lograr una vida saludable, unas cifras que se agravan en la adolescencia. 

Así se deriva del estudio Genobox, elaborado conjuntamente por los hospitales Reina Sofía (Córdoba), Santiago de Compostela (Galicia) y Miguel Servet (Zaragoza), junto con un grupo de investigación de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, donde se han analizado factores de riesgo metabólico y cardiovascular en 1.600 menores en etapa escolar y su evolución hacia la adolescencia.

La desigualdad en la práctica del ejercicio entre niños y niñas es un factor "preocupante que se asocia a una pubertad más temprana en las niñas y la percepción de la capacidad que estas tienen para realizarlo", explica la profesora titular de Pediatría y coordinadora de la Unidad de Metabolismo del Hospital Reina Sofía y del grupo de investigación de Metabolismo Infantil del IMIBIC y CIBEROBN, Dra. Mercedes Gil. Asimismo, añade que la opinión externa y el papel de algunos familiares y educadores, que en muchas ocasiones "promueven más la actividad física en niños que en niñas, sustituyéndola por académicas u otras más lúdicas y sedentarias", son otros motivos. 

Por otro lado, la baja actividad deportiva lleva aparejado el sedentarismo, que con el paso de los años genera problemas de salud como sobrepeso, niveles elevados de tensión arterial o de insulina (hormona relacionada con la diabetes), así como otros factores de inflamación y oxidación, de acuerdo con las conclusiones del estudio PubMep, continuación del anteriormente citado. En este sentido, la doctora Mercedes Gil recomienda mantener un equilibrio entre ejercicio físico y actividades más sedentarias ya que "no se trata solo de que el niño practique actividad física durante una hora, si el resto del día lo pasa sentado en el sofá. Es necesario reducir este tiempo de actividades sedentarias para lograr mantener una buena salud física y cardiovascular". 

Hábitos saludables y ejercicio para combatir el sedentarismo

El sedentarismo, que implica un menor movimiento en actividades cotidianas, está presente en diversas acciones diarias, tales como "coger un ascensor, desplazarse en coche o estar tumbado mientras se lee o juega", advierte la coordinadora de la Unidad de Metabolismo del HURS, que aconseja disminuir estos hábitos y asegurar la actividad física con ejercicios como “utilizar las escaleras, siempre que se pueda, o caminar para realizar determinadas tareas, como ir al colegio o comprar, así como participar en deportes colectivos”.

Además, recomienda desarrollar hábitos saludables en la alimentación y acordes a la energía que consumen los niños mediante horarios y rutinas establecidas. "Resulta fundamental que los niños dispongan de una hora al día para hacer ejercicio y que estas rutinas las lleven a cabo en conjunto con otros niños", añade la doctora, que propone actividades en familia como ir al campo, montar en bici o salir a correr, entre otras.