Kiosco

Diario Córdoba

1 de mayo

El sindicalismo hoy

Los mayoritarios dan por superada la crisis de prestigio y perciben más afiliación | El sector del cobre ha sido el gran histórico de la lucha laboral en Córdoba

Manifestación del 1º de Mayo en Córdoba este domingo. Manuel Murillo

Como cada 1 de Mayo, los sindicatos saldrán a la calle en manifestación para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores. El origen de la efeméride está un Estados Unidos de finales del siglo XIX y en la reclamación de la jornada laboral de ocho horas. Desde entonces, muchas cosas se han conseguido, otras no se han conquistado y en algunas se han dado pasos atrás. Lo reconocen los grandes sindicatos y también los considerados pequeños, pero todos insisten en lo necesario de la agrupación laboral para seguir avanzando en derechos laborales.

En Córdoba, el sindicalismo siempre ha tenido peso, pero las raíces son más profundas en ciertos sectores, como la industria pesada y, más especialmente, en el del cobre. Lo explica el secretario general de UGT Córdoba, Vicente Palomares, que en un análisis por sectores del sindicalismo en la provincia se refiere al del cobre como un sector que «tiene más claro donde se puede llegar con la lucha». Esto viene de años atrás, pero lo mismo ocurre a día de hoy, por ejemplo, con el sector de la limpieza sobre el que Palomares cree que «ha ido perdiendo el miedo a rebelarse ante las injusticias». El secretario de UGT Córdoba habla también de la construcción como un grupo «muy beligerante». Se refiere, además, a sectores con fuerte presencia de trabajadores públicos, como la sanidad y la educación, donde históricamente el sindicalismo ha estado implantado, reconociendo, como es lógico, que estos trabajadores «no tienen tanto miedo a las represalias».

En el lado contrario, aunque siempre hay excepciones, se sitúa el campo, un ámbito, recuerda Palomares, «muy atomizado, salvo en campañas específicas» y en el que conectar con los trabajadores «es más complejo». En ciertos ámbitos del sector, añade, sí se ha cultivado el sindicalismo, «en el tajo, no».

Concentración del 1 de Mayo del año 1979, con la presencia de Julio Anguita. CÓRDOBA

Más allá del análisis sectorizado, Palomares defiende que, en el caso de UGT, la afiliación ha crecido en todos los sectores y cree que «no hay desapego», aunque reconoce que los mensajes de ciertos ámbitos contra los sindicatos «nunca van a desaparecer». Más allá de esa crisis de prestigio, entiende que las organizaciones sindicales «hemos estado ahí», con acciones como, por ejemplo, la reciente derogación de la antigua reforma laboral y también en tareas sociales «de ciudad y provincia» y «con propuestas que han dado resultado».

Vicente Palomares: "Los sindicatos hemos estado ahí, en lo laboral y lo social, con propuestas que han dado resultado"

decoration

«Nos mantenemos fuertes»

En la misma línea se pronuncia la secretaria general de CCOO Córdoba, Marina Borrego, que manifiesta que «los sindicatos nos mantenemos fuertes, seguimos siendo las organizaciones con más afiliación de toda España y seguimos jugando un papel fundamental en la sociedad». Borrego entiende que «el sindicalismo de clase sigue siendo tan necesario como cuando nació» y también recurre a lo alcanzado para evidenciar que, sin estas organizaciones, muchas demandas se habrían quedado en el tintero. La reforma laboral o los planes de igualdad son algunos de los ejemplos que pone la secretaria de CCOO Córdoba para asegurar que los «ataques a la clase trabajadora» que vinieron de las «políticas neoliberales» obligaron «a redoblar esfuerzos».

Los sindicatos salen a la calle hoy para celebrar el Día de los Trabajadores

decoration

Borrego habla también de esa crisis de prestigio que afectó, sobre todo, a los sindicatos mayoritarios. «Durante la crisis iniciada en el 2008, cuyos efectos hemos vivido prácticamente hasta ahora, hubo una campaña de desprestigio brutal contra los sindicatos y es cierto que la derecha quiso herir de muerte al movimiento sindical de clase porque le impedíamos llevar a cabo sus políticas neoliberales, pero también es cierto que en vez de hundirnos, lo que hizo fue darnos fuerzas», declara Borrego. La secretaria general de CCOO Córdoba habla del caso del sindicato que lidera y afirma que en cinco años la afiliación ha crecido un 15,4%, lo que para ella demuestra esa fortaleza a la que hacía referencia anteriormente.

Marina Borrego: "Los sindicatos seguimos siendo las organizaciones con más afiliación de toda España"

decoration

Sí reconoce que durante la crisis que se inició en el 2008 «sufrimos una importante pérdida de afiliación» que no se relaciona, entiende, «con un descontento o una desafección de las personas trabajadoras con el sindicato» sino con «el fuerte incremento del desempleo y el cierre de empresas».

Es evidente que tanto UGT como CCOO están presentes en la mayoría de sectores productivos de la provincia, en muchos de ellos, liderando la representación sindical. En el caso de CCOO, explica Borrego, se ha visto un fuerte incremento en el sector sociosanitario y son primera fuerza en ámbitos muy destacados como el comercio o el frío industrial.

Sindicalismo independiente

Y aunque, ciertamente, UGT y CCOO sean mayoritarios (y esto es innegable), la visión de los más pequeños no deja de ser esencial para conocer el sindicalismo de hoy en día. En el caso de CSIF, es mayoritario en la Administración Pública en sectores como la educación o la justicia y también aseguran un crecimiento de afiliados que en el último año se ha traducido en una subida del 10%.

María Dolores Navajas: "La sociedad demanda un modelo de sindicalismo independiente de los partidos políticos"

decoration

La presidenta de CSIF en Córdoba, María Dolores Navajas, entiende que «la sociedad demanda actualmente un modelo de sindicalismo que sea independiente de los partidos políticos». También alude a la ley de libertad sindical. Es conocido que los minoritarios llevan años reclamando una modificación. «La concertación social sigue sin actualizarse al tiempo presente. La única ley orgánica en España que no se ha tocado nunca es la de la libertad sindical, que data de 1985. Desde CSIF, creemos que esta normativa no responde a la pluralidad sindical existente en estos momentos y consagra una serie de ventajas para los sindicatos de clase con las que no podemos estar de acuerdo», opina Navajas.

Las raíces del sindicalismo son más profundas en algunos sectores

decoration

Más allá de esto, desde CSIF abogan por la negociación «como la mejor forma para poder alcanzar acuerdos con las administraciones públicas o con las empresas privadas» y también alude a «la profesionalidad y la transparencia» al considerar que son aspectos que los sindicatos «deben tener en cuenta, del mismo modo que las administraciones públicas deben respetar este principio». En este punto, añade que CSIF «muestra su compromiso en este sentido, puesto que realizamos y publicamos una auditoría externa de nuestras cuentas desde 2012, además de que nuestras fuentes de financiación proceden únicamente de las cuotas de nuestros afiliados».

Navajas finaliza con los retos que tiene por delante el sindicalismo y que pasan, apunta, por «seguir trabajando y reivindicando en la lucha contra la temporalidad en las administraciones públicas y la precariedad de nuestro mercado laboral, así como en la búsqueda de una sociedad con más igualdad en la que cuestiones como la eliminación de la violencia contra las mujeres y la equiparación salarial entre la población masculina y femenina sean una prioridad».

Compartir el artículo

stats