Más de 330 personas de Córdoba y Puente Genil participarán en los próximos meses en ‘Espacios de inclusión digital’, un nuevo proyecto impulsado por Cruz Roja en Andalucía para reducir la brecha digital de colectivos vulnerables.

Según informa Cruz Roja, la iniciativa, para la que la institución humanitaria cuenta con el apoyo de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, persigue la inclusión digital en distintos ámbitos o “espacios” de la vida diaria: desde la salud -para citas médicas, por ejemplo- a la formación -facilitar el acceso a cursos online, entre otras muchas cosas-, pasando por gestiones cotidianas -como los trámites bancarios-, el emprendimiento o actividades culturales, e incluye un objetivo específico para favorecer la lucha contra la violencia de género a través de las TIC.

“Hoy en día no disponer de competencias y habilidades digitales es sinónimo de desigualdad”, recuerda Silvia Peña, técnica responsable en Córdoba de un proyecto que se está llevando a cabo en dos localidades de cada una de las provincias andaluzas.

En el marco de esta intervención, se ha facilitado a cada una de las asambleas de Cruz Roja donde se ejecuta el proyecto diverso material tecnológico, como dispositivos tipo tableta, impresoras 3D, gafas de realidad virtual, ordenadores portátiles o router wifi. 

Esta labor realizada desde ‘Espacios de inclusión digital’ se complementa con el trabajo que ya viene realizando la entidad desde hace un par de años a través del proyecto ‘Click_A’, una iniciativa con la que también se busca reducir la brecha digital entre personas y familias en situación de vulnerabilidad.

Y es que la pandemia ha puesto de manifiesto la gran brecha digital que aun existe en determinadas capas de la población, con los consiguientes obstáculos y desventajas que esta les supone para distintos ámbitos de la vida cotidiana. 

Por ello, Cruz Roja ha decidido redoblar sus esfuerzos en este sentido. “Al igual que ocurre con Click_A, con el desarrollo de este proyecto mejoraremos la autonomía de las personas, incrementando sus oportunidades laborales, formativas y sociales”, apunta Peña, quien resalta una vez más la importancia del “grupo de personas voluntarias comprometidas con el trabajo diario” para que esta intervención se pueda llevar a cabo. 

La institución humanitaria cuenta con una amplia red de voluntariado especializado en cuestiones tecnológicas y digitales, que actúa en sinergia con otros programas de Cruz Roja: como el Plan de Empleo, el Programa de Atención a Personas Mayores, el Programa de Atención a Personas en Extrema Exclusión, el Programa de Atención a Mujeres en Dificultad Social, o los Proyectos de atención a la Infancia y Juventud.