Kiosco

Diario Córdoba

FIESTA DEL PCA EN CÓRDOBA

Irene Montero: «El Ministerio de Igualdad es el laboratorio del frente amplio que queremos construir»

La ministra de Igualdad aboga por aplicar las recetas feministas a la crisis del capitalismo y propone que sea una hoja de ruta para construir una plataforma política de izquierdas

20

Irene Montero asiste a la XXII Fiesta del PCA Manuel Murillo

La Fiesta del Partido Comunista de Andalucía regresa a Córdoba tras el parón de la pandemia con recetas feministas para salir de la crisis. La ministra de Igualdad, Irene Montero, propuso colocar el feminismo en el centro de la toma de decisiones del Estado y convertirlo en «el mapa político, la guía» para afrontar los problemas estructurales que presenta el sistema capitalista «en esta fase neoliberal». En un debate sobre los retos del feminismo en el que también intervinieron la directora del Instituto de las Mujeres, Toni Morillas; la dirigente del Área Feminista del PCA, Elena Cortés; y la representante de la Asamblea Feminista de Córdoba Yerbabuena Elvira Pérez, Montero brindó la experiencia del Ministerio de Igualdad para la construcción de «ese frente político amplio que queremos construir».

Precisamente la creación de una gran plataforma de izquierdas, que supere la marca de Unidas Podemos, y que pueda concurrir a las próximas citas electorales (incluida la andaluza aunque en esta comunidad Yolanda Díaz no liderará el proceso) es uno de los temas centrales de la 22º edición de la Fiesta del PCA de Córdoba, que se celebra todo el fin de semana en El Arenal.  La ministra defendió la necesidad de fortalecer las organizaciones (PCE, IU, Podemos...), «para ser capaces de poner a la primera mujer presidenta del país y asumir la conducción de las transformaciones más profundas de España», dijo sin aludir directamente a Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, que se perfila como la cabeza visible de esa frente amplio. 

El alcalde de Córdoba, José María Bellido. MANUEL MURILLO

Apoyo a las limpiadoras

Al inicio del debate, Elena Cortés verbalizó el apoyo de los presentes a las mujeres del sector de la limpieza en Córdoba, después de que el jueves volviera a fracasar el diálogo entre sindicatos y patronal para que estas trabajadoras puedan cobrar el salario mínimo.

Ya en su intervención, la ministra de Igualdad empezó reconociendo que el PCE fue su escuela y valorando que es la primera vez que las izquierdas a la izquierda del PSOE han tenido tanta capacidad de desplegar su agenda política en un gobierno. «Es una oportunidad histórica, aunque somos conscientes de que no todo se cambia desde las instituciones, pero si no estamos ahí no se pueden cambiar». 

Qué hacer en la Fiesta del PCA este fin de semana

El sábado, a las 13 horas, tendrá lugar la presentación del libro ‘Nada es por casualidad’ de Julio Anguita; y a las 17 horas, la del libro de artículos de Sebastián García ‘Pensamiento y praxis de la izquierda’. A esa misma hora, se celebra también un acto sobre la reforma laboral, en el que participan Ernesto Alba, Nuria López (CCOO) y Carmen Castilla (UGT), entre otros.

Además, el sábado, a las 22 horas, será el turno de Puro Silvio y su homenaje a Silvio Rodríguez, para dar paso a continuación a la banda valenciana Mafalda, que cerrará por todo lo alto el ciclo de conciertos. El evento contará con stands de artesanía y de libros, así como propuestas de ocio para todas las edades y barras.

El domingo, a las 12 horas, tendrá lugar uno de los actos centrales de la fiesta de este año titulado ‘Un frente amplio para Andalucía’, en el que intervienen Alberto Garzón, Toni Valero o Martina Velarde, entre otros.

Irene Montero puso en el centro del debate político la agenda feminista en un momento de profunda crisis del capitalismo que está mostrando, a su juicio, todas sus contradicciones, sobre todo, la que se establece entre el capital y la vida y que se ha visto con mayor radicalidad en la pandemia y en el hecho «inasumible» de que las mujeres sigan asumiendo las tareas de cuidado de manera invisibilizada. «Vivir de espaldas a esa realidad es ya imposible para nuestros sistemas políticos», dijo para señalar que los problemas estructurales no se arreglarán con «políticas mágicas», si no con cambios desde la raíz. «Debemos transformar nuestra forma de entender el sistema económico», afirmó Montero. 

En este sentido, para la ministra es el feminismo la respuesta a esos problemas, «un movimiento político que propone una forma diferente de organizar la sociedad, la economía y la vida que interpela a los hombres y les ofrece una vida mejor también para ellos, pero obviamente con la renuncia a algunos de los privilegios del patriarcado», resumió.

La ministra que estuvo por la mañana en Fuente Palmera señaló también que este feminismo tiene una firme vocación de poder, «tenemos propuestas políticas, no solo estamos para exigir que otros hagan los cambios». Para poner en práctica esta hoja de ruta feminista, Montero entiende que es fundamental fortalecer los servicios públicos que garanticen «el derecho a la felicidad», políticas que pongan la vida en el centro y que ofrezcan certezas, «contra el modelo capitalismo que quiere que no sepamos si tendremos trabajo o si nuestros hijos podrán estudiar. Tenemos que ser capaces de ofrecer un sistema capaz de ofrecer esos servicios públicos y generar seguridad». 

Tope al alquiler y contra la trata

Por último, la ministra destacó algunos de los logros conseguidos por Unidas Podemos en el Gobierno, entre otros, el real decreto de medidas para paliar las consecuencias de la guerra, en particular el haber intervenido el mercado del alquiler, y «haber puesto las políticas contra la violencia machista en el centro en un contexto de crisis», en particular por la protección a las víctimas de trata.

«La crisis nos está permitiendo poner al feminismo en el centro y dar respuesta a problemas estructurales y debemos desde las instituciones legitimar la lucha social y proteger la movilización feminista», dijo. Por último advirtió que cada vez se desplegarán con más virulencia los movimientos contra las mujeres activistas, empleando si es necesario la destrucción de la propia persona y de la imagen púbica con campañas de desprestigio contra las mujeres con responsabilidades. «Hay que estar muy alertas si no somos capaces de defendernos las unas a las otras el proyecto político se verá debilitado». 

Sobre el Sahara

Preguntada por la prensa, la ministra de Igualdad no quiso valorar la futura visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Marruecos y reiteró que «no comparte» el «giro que ha dado el PSOE» respecto a la postura de España sobre el Sáhara. Montero reitero que la postura de Unidas Podemos sobre este asunto es que España debe mantenerse «en el marco de Naciones Unidas» y su Consejo de Seguridad es «claro y cristalino» en su postura sobre la «resolución» del conflicto».

«No nos movemos de esa resolución», que pasa por un referendo de autodeterminación en el Sáhara y, por tanto, su formación no comparten el «giro que ha dado el PSOE» en este asunto al apoyar la postura de Marruecos de crear una autonomía en la zona bajo su soberanía.

Toni Morillas pide una gran alianza contra el negacionismo

Por su parte, la directora del Instituto de las Mujeres, Toni Morillas, desgranó las claves que aporta el movimiento feminista para construir un nuevo proyecto de país y una hoja de ruta que nos sitúe en las mejores condiciones políticas para llevarlo a cabo. En este sentido, abogó por dirigir el grueso de los esfuerzos a mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora y, en primer lugar, para defender el derecho a la vida, por el que el Estado debe asumir todas las competencias para defender a las mujeres de todas las violencias (de género, sexuales, de la trata...).

Asimismo, defiende que la redistribución de los trabajos deben centrar la agenda política del feminismo. "Las comunistas que estamos en el Gobierno debemos garantizar que esta crisis no la volvamos a pagar las mismas", afirmó para añadir que lo principales aliados de las mujeres son los servicios públicos. Por ello, para Morillas es necesario apostar por un escudo social feminista, que plantee líneas que dibujen en el horizonte un país feminista. Así habrá, según la directora del instituto, que garantizar los suministros, el acceso a una renta, blindar los servicios públicos y garantizar la ley de dependencia, entre otros.

Por último, señaló que "tenemos el reto y el mandato de poner en marcha esa gran alianza política y social contra el negacionismo".

Compartir el artículo

stats