Kiosco

Diario Córdoba

SE TRATA DE UN ALTAR DE 1801

El Ayuntamiento de Córdoba restaurará por fin el retablo religioso de la calle Lineros

La actuación comenzará después de Semana Santa y se iniciará con el soterramiento del cableado | Técnicos de Urbanismo aseguran que el altar está en un estado critico de conservación

El Ayuntamiento acometerá por fin la restauración del retablo de la calle Lineros.

El Ayuntamiento de Córdoba acometerá por fin la restauración del retablo religioso, fechado en 1801, que se ubica en la calle Lineros y que lleva años en un estado de conservación muy delicado. La intervención comenzará después de Semana Santa e incluirá dos fases: por un lado, el soterramiento del cableado que está visible en el altar y en el edificio --una casa particular-- sobre el que se apoya, y por otro lado, con la rehabilitación del retablo en sí que se quiere realizar en verano. La primera fase está ya adjudicada a la empresa CMR Obras y Servicios y ha sido presupuestada con 30.000 euros.

En esta actuación, muy demandada por el PP cuando estaba en la oposición, intervendrán dos delegaciones: Casco Histórico y la Gerencia Municipal de Urbanismo, que actúa con una encomienda de gestión como ha hecho también en la Puerta del Puente. La delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez, ha subrayado "la eficacia" con la que están actuando sendas delegaciones en el plan de actuación en lugares emblemáticos y la importancia histórica del único retablo de estas características que se conserva en la ciudad. Por su parte, el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Salvador Fuentes, ha explicado que la actuación no es fácil, sobre todo por la cuestión que concierne al soterramiento del cableado, algo en lo que el equipo de gobierno quiere avanzar en el resto del casco histórico (acaban de terminar la obra en la plaza de Capuchinos).

Retablo de la calle Lineros, en una imagen de archivo. SÁNCHEZ MORENO

Un retablo en la uvi

Por cuestiones de movilidad (habrá que cortar la calle), la primera fase que se prolongará durante dos meses dará comienzo el 18 de abril, justo después de la Semana Santa. En concreto, se tendrán que soterrar 25 metros de cable, en el que solo en compañías telefónicas hay implicadas 7 firmas. En segundo término, la rehabilitación en sí del retablo está ahora en fase de redacción, pero espera licitarse en las próximas semanas por unos 15.000 euros. "Se cierra así una herida que tiene la ciudad en pleno casco histórico", ha enfatizado Fuentes.

El proyecto para el soterramiento de cables es obra de Rafael Horcajada, jefe de la oficina de ejecución de obras de la GMU, mientras que el proyecto para la rehabilitación es de Juan Murillo. Éste último ha explicado que el retablo está monitorizado desde hace años para controlar la evolución de su deterioro y ha constatado el estado crítico en el que se encuentran con unos daños que se aceleran con el paso de los días. Por ese motivo, ha indicado que lo que va a acometerse es una obra de emergencia. "La situación del retablo era muy mala y ya está en la uvi", ha dicho.

Réplicas de los lienzos y de la Virgen de Linares robada

Asimismo, ha explicado que la reparación incluirá la sustitución de algunos materiales constructivos como el hierro de las hornacinas, por materiales actuales más neutros. Además, se quitará "lo irrecuperable" y se reintegrará todo con morteros del siglo XXI. Será, por tanto, un proyecto "muy laborioso" que ocupará todo el verano. Por otro lado, aún está en estudio la decisión de sustituir por réplicas los lienzos del retablo dedicado a San Rafael y la Candelaria, y está previsto que la Hermandad de Linares done al Ayuntamiento una réplica de la talla que fue sustraída hace años del monumento. Entre las novedades estará la prohibición del uso de velas, por el daño que causa la cera. Se está pensando sustituirlas por un sistema de encendido eléctrico.

Compartir el artículo

stats