La Subdelegación del Gobierno en Córdoba ha informado de que al menos 36 personas procedentes de Ucrania han solicitado protección internacional entre el lunes y el martes por la mañana en las comisarías de la provincia. Según la información facilitada, hasta este lunes no han empezado a recibir peticiones de ciudadanos ucranianos llegados por distintas vías hasta Córdoba. Aunque la Subdelegación no ofrece más datos, se sabe que las personas que están viniendo son mujeres y niños principalmente, ya que los hombres hasta la edad de 60 años no pueden salir del país porque están llamados a unirse al Ejército ucraniano para luchar contra Rusia y los que superan esa edad prefieren quedarse en Ucrania a pesar del riesgo que corren.

Para canalizar las peticiones de protección temporal, la Subdelegación del Gobierno en Córdoba ha habilitado este martes un teléfono para que los solicitantes de protección temporal puedan solicitar cita previa que funcionará de 8 a 22 horas: 957 594 725.

La orden publicada el pasado miércoles por el Ministerio del Interior indica que los solicitantes de protección en España deben acudir a las comisarías de la Policía Nacional, donde habrá intérpretes, para que les tomen los datos. Allí se les expedirá un resguardo de la solicitud, que tramitará la Oficina de Asilo y Refugio en un plazo máximo de 24 horas, y les asignarán un NIE. La resolución incluirá la autorización de residencia y, en el caso de los solicitantes mayores de edad, de trabajo.

El Gobierno de España dio así cumplimiento al acuerdo alcanzado el 4 de marzo por el Consejo de Ministros del Interior de la Unión Europea, con el que, por primera vez en la historia, se acordó la aplicación de la Directiva de Protección Temporal. Fruto de este acuerdo, el pasado martes, el Consejo de Ministros anunció que podrán acceder a la protección temporal a través del mecanismo habilitado por el Ministerio del Interior no solo los nacionales de Ucrania, sino también los residentes legales en ese país y los ucranios que se encontraban en España en situación irregular con anterioridad a la invasión rusa. La protección temporal podrá ser denegada, entre otros motivos, en caso de que se compruebe que el solicitante, a través del cotejo de los datos con los registros de antecedentes penales y con las bases de datos de cooperación policial internacional, pueda suponer un riesgo para la seguridad nacional.