La magia es así. Sus Majestades los Reyes no son magos por casualidad y por eso son capaces de recorrer las calles de Córdoba y llegar a todos los rincones para que ningún niño se quede sin verlos y sin pedirles sus deseos. Esa magia ha permitido a Melchor, Gaspar y Baltasar estar a la misma vez por la calles de la ciudad y luego recorrer las barriadas periféricas. Los Reyes, con la ayuda de los consejos de distrito y los vecinos de esas barriadas, se han paseado por Alcolea, Cerro Muriano, El Higuerón, Santa Cruz y Trassierra.

En Trassierra, es más, han contado con el apoyo del grupo prontoauxilio Siete Fincas, que lo mismo previenen incendios en pleno verano que, en invierno, se convierten en los mejores taxistas para Sus Majestades. Allí en Trassierra, los Reyes se han paseado por Los Pinos o por la glorieta de la Virgencita para hacer las delicias de los más pequeños.

Un coche del grupo de prontoauxilio tira de una de las carrozas de Trassierra.

Mientras, en el Muriano sí que se han lanzado caramelos, lo que ha convertido a los vecinos de la barriada en casi unos privilegiados de este 5 de enero. No los ha habido en Alcolea, aunque sí han salido tres carrozas que han llegado hasta la barriada del Ángel para que nadie se quedara sin su visita de los magos.

Los Reyes, en el centro Guadalinfo de Cerro Muriano.

En Villarrubia, los Reyes han llegado en sus carrozas hasta la Cañada Real Soriana o al Veredón de los Frailes, también ha habido cabalgata en El Higuerón y en Santa Cruz se han incluido pasacalles en un recorrido que ha transcurrido por calles como 11 de Septiembre, Primero de Mayo, Inca Garcilaso o Montilla.

Los Reyes en Santa Cruz.

Estos desfiles de la periferia también se han celebrado con todas las medidas anticovid posibles, aunque es cierto que ha habido cancelar eventos como chocolatadas o reparto de roscón, algo habitual en estas zonas y que este año no han sido posibles debido al coronavirus.