El juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba ha condenado a una multa de 900 euros y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tres meses al conductor de un vehículo que atropelló mortalmente a un hombre que empujaba la silla de ruedas de su hijo con discapacidad en julio del 2018, en la avenida de República Argentina. Se dan las circunstancias de que la víctima atravesaba el paso de peatones ubicado a la altura de la calle Antonio Maura cuando el semáforo estaba en rojo para los viandantes y de que el acusado excedía el límite de velocidad.

La titular del Penal 1 ha condenado al conductor del coche por un delito de homicidio por imprudencia menos grave. Además, ha tenido en cuenta que los familiares del fallecido han renunciado a la acción civil al haber llegado a un acuerdo transaccional con la aseguradora del vehículo, por lo que entiende que "no resulta necesario más pronunciamiento sobre la materia". Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía han informado de que la sentencia ya es firme, dado que el condenado no la ha recurrido en apelación.

No está acreditado el consumo de cocaína

La sentencia recoge como hecho probado que el conductor se detuvo para respetar la fase roja del semáforo ubicado en la intersección de República Argentina con la avenida de Mediana Azahara "y una vez que la fase semafórica que le vinculaba pasó a verde, reanudó aceleradamente la marcha, circulando a una velocidad notablemente superior a la permitida, razón por la cual no pudo reaccionar y evitar el atropello".

También señala que el Ministerio Fiscal y la acusación particular sostienen que el procesado "conducía bajo la influencia de cocaína", pero "según consta en su historia clínica", este "se automedicaba frecuentemente con un medicamento de dispensación libre en farmacias para controlar los accesos de tos llamado Toseína, cuyo principio activo es la codeína, la cual puede positivizar falsamente un test de cocaína por tener una estructura molecular semejante".

En esta línea, la jueza considera que "siendo así las cosas, acreditado el consumo de Toseína y que este medicamento puede dar lugar a falso resultado positivo en cocaína, y dada la ausencia de cualquier tipo de síntoma de estar bajo la influencia de estupefacientes, no puede considerarse acreditado la conducta impudente de conducción bajo la influencia de estupefacientes".

La familia pedía cuatro años de prisión

El Ministerio Fiscal ha calificado los hechos como constitutivos de un delito de homicidio por imprudencia menos grave, reclamando que se impusiera al procesado una multa de 6.480 euros y que se le privara del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por 18 meses. Además, pidió que la aseguradora indemnizase a la familia del fallecido con 200.000 euros, cantidad "de la que respondería como responsable civil solidario el acusado".

De su parte, la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, calificó los hechos como un delito de homicidio por imprudencia grave en concurso medial con un delito contra seguridad del tráfico e interesó que se impusieran al acusado cuatro años de cárcel y la prohibición de conducir vehículos a motor y ciclomotores por el mismo tiempo. Del mismo modo, reclamó una indemnización de 400.000 euros para su madre, sus cuatro hermanos y su hijo.