A lo largo de su historia, la Delegación de Juventud del Ayuntamiento de Córdoba siempre ha sido un ente importante en la ciudad califal. Su implicación con las generaciones cordobesas de jóvenes ha sido, y es, más que patente en muchos aspectos y disciplinas. Llámese ocio, cultura, emprendimiento o asesoramiento. Una de las labores llevadas a cabo por la nueva dirigente de la Delegación, Cintia Bustos, ha sido la de entrevistarse con entidades y organismos que “podían conocer la realidad y las necesidades de la población joven”. Así, poco a poco, se ha acercado a asociaciones, Consejos de Distrito, Vocalías Juveniles, empresas y entidades privadas de distintos sectores que iniciaban proyectos innovadores en la ciudad. De esta forma, llegaron sus entrevistas con el Conservatorio de danza Luis del Río.

Tras esas reuniones, la Delegación hizo efectiva la primera de las propuestas planteadas. En unos días, las salas de ensayo para danza que hay en la Casa de la Juventud contaban con barras para la práctica de ballet. (Estos espacios y todos los recursos de la Casa de la Juventud se pueden consultar y reservar aquí).

Una bailarina entrena en una de las salas de la Casa de la Juventud, que ya cuentan con barras de ballet

 ACCIONES POR EL BAILE

Después de este primer acercamiento por la danza y el baile en Córdoba, llegaron interesantes proyectos, como la liga Boombapers Sessions: Autumn League organizada por Boombapdance Studio, que aglutina a su alrededor a cientos de jóvenes bailarines urbanos. Un total de 4 sesiones se han apoyado desde la Delegación para que pudieran celebrarse en el Quiosco Joven (Avenida de la Victoria, s/n) entre el 5 de septiembre hasta el 11 de diciembre de 2021. Esta es su segunda edición, ya en agosto se celebró una liga de verano.

Otro de los proyectos que han calado en el mundo del baile cordobés ha sido la iniciativa bautizada como Danza Capital. En esta ocasión, el foco se puso en el flamenco, una de las artes escénicas con la que Córdoba más se puede identificar, ayer y hoy; porque “cada día hay más talento en nuestra tierra”. Esa frase se pudo oír en el homenaje que rindieron bailaores y academias, junto a la Delegación de Juventud, a la veterana artista cordobesa Concha Calero.

Cintia Bustos obsequia con un ramo de flores a Concha Calero MANUEL MURILLO. CÓRDOBA

Dicho acto sirvió como antesala de lo que acontecería en la tarde de aquel sábado 6 de noviembre. Danza Capital consiguió reunir a algunas de las grandes figuras del baile flamenco cordobés. Olga Pericet, Carmen La Talegona, Pol Vaquero, Hugo López, Marcos Morales, Inmaculada Aranda y Mercedes de Córdoba, que tienen en su haber importantes y prestigiosos premios y reconocimientos, protagonizaron un momento histórico. Estos siete maestros del flamenco desarrollaron, de manera simultánea, en siete academias de la ciudad unas clases magistrales para un centenar de jóvenes cordobeses.

La logística del evento estuvo a cargo de la flamencóloga Mari Paz Raigón. “No fue un trabajo fácil, pero tengo que decir que, a día de hoy, estoy deseando que haya una segunda edición y que sigan contando conmigo”, explica Raigón. De un lado, era contar con el apoyo de las academias que “debían ceder su espacio, su tiempo, modificar clases… todo de una forma altruista. Tengo que decir que todas las academias se pusieron a disposición y aunque solo siete acogieron las clases, el resto de academias se sumaron a esta fiesta del flamenco”. Y del otro lado, “contacté con los artistas que habían sido invitados por la Delegación de Juventud, percibí su entusiasmo por venir a su ciudad a aportar su granito de arena a la juventud que ama el flamenco”.

Además de las propias clases, Mari Paz Raigón destaca que “fue muy emotivo el acto en el Quiosco Joven, fue la reunión del flamenco de la ciudad, de los que salieron de nuestra ciudad para triunfar, de los que fueron sus profesores, compañeros que ahora tienen sus academias… pese a lo que puedan decir que entre academias existen rencillas, este acto puso de manifiesto que todos estamos en el mismo barco para que el flamenco cordobés siga brillando, aquí y en todo el mundo”. Y es que sobre que los artistas deban salir para prosperar, “es inevitable, Córdoba y sus instituciones hacen mucho por la cultura, por los jóvenes… pero faltan sitios para desarrollarse profesionalmente. Turísticamente sería también un gran impulso poder tener en la ciudad tablaos, corralas para que nuestros artistas de todos los palos del flamenco pudieran actuar”.

Imagen de una de las últimas actuaciones de Carmen La Talegona JAVIER ENRIQUE FERNÁNDEZ

FLAMENCO CON SELLO CORDOBÉS

Una de las artistas que acudió a la llamada de la Delegación de Juventud fue Carmen La Talegona, afincada desde los 17 años en Madrid y con una carrera que le ha permitido recorrer medio mundo y llevar a Córdoba por bandera. Desde Madrid y allá por donde se ha calzado sus tacones y enfundado mil mantones, Carmen dice que “yo sí que puedo decir que reconozco cuando un artista es de Córdoba. Ya sea en Madrid o en cualquier otro sitio, veo a alguien bailar y casi nunca me equivoco cuando digo que es cordobés o cordobesa”. Eso nos dice que el flamenco “claro que también tiene un sello cordobés, eso se palpa y se ve”. Además, La Talegona se congratula con que “cada vez me cruzo con más cordobeses que buscan abrirse camino en este mundo. No es fácil, pero con esfuerzo y disciplina se puede conseguir”. Ella es un ejemplo de todo ello.

Carmen La Talegona se prepara antes de actuar sobre las tablas JAVIER ENRIQUE FERNÁNDEZ

Desde su ciudad de acogida, Carmen añora Córdoba. Cualquier excusa es buena para pasar unos días a la vera del Guadalquivir, como lo fue Danza Capital. “Fue un evento mágico, nos reencontramos muchos amigos, estuvimos charlando, poniéndonos al día. Yo volví a ver a quien fue mi profesora, Salud Millán, nos hizo mucha ilusión; la relación con Concha Calero también es muy especial porque mi tío (el Talegón) ha estado toda la vida con ella. Y después las clases. No tengo palabras para expresar lo que me transmitían los ojos de los que estuvieron conmigo. Ganas de aprender, preguntando mucho, intentando aprovechar al máximo cada minuto. Esto dice mucho sobre el arraigo del flamenco y cómo en la juventud sigue calando”.

Te puede interesar:

Carmen quiere volver a Córdoba ligada a la pedagogía y, al igual que Mari Paz Raigón, echa de menos la existencia de tablaos, residencias para artistas, más teatros… “Córdoba necesita explotar el negocio del flamenco, sería un recurso económico, pero además sería una gran apuesta por nuestra cultura, por el flamenco”:

A buen seguro que la Delegación de Juventud recoge de alguna forma las peticiones que sobre estas líneas se han lanzado sobre el mundo del flamenco. Igual no será tan rápido como instalar unas barras de ballet, pero tiempo al tiempo.