El Consejo de Ministros, en su reunión de este martes, tiene previsto autorizar al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) a licitar, a través de Adif Alta Velocidad (Adif AV), el contrato de obras de mejora integral de la infraestructura del tramo entre Guadalmez (Ciudad Real) y Córdoba, de la Línea de Alta Velocidad (LAV) Madrid-Sevilla, por un valor estimado de 54.446.112,43 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de unos 15 meses.

Esta actuación se enmarca en los trabajos de renovación y optimización que se llevan a cabo en la LAV Madrid-Sevilla, la primera que se puso en servicio en España, hace ya casi 30 años. Esta licitación sucede a la correspondiente al tramo Yeles (Toledo)-Guadalmez, recientemente licitada por 65,11 millones de euros (IVA no incluido), y a la del tramo entre Córdoba y Sevilla, licitada el pasado mes de septiembre por 26,56 millones de euros (IVA no incluido). De esta forma, estos tres tramos han supuesto una inversión total superior a 146 millones de euros. El contrato para el trazado entre Guadalmez y Córdoba comprende actuaciones para optimizar este tramo de la línea, de 80,7 kilómetros de longitud, que discurre íntegramente por la provincia cordobesa. Se trata de un tramo que presenta una compleja orografía, ya que atraviesa toda Sierra Morena hasta llegar a la estación de Córdoba. Además, incluye un total de 44 estructuras (marcos, viaductos, puentes, cajón empujado, bóveda, muros) y once túneles.

La actuación incluye trabajos de acondicionamiento, drenaje y optimización de explanaciones

En concreto, esta actuación incluye trabajos de acondicionamiento y mejora del sistema de drenaje, y de optimización en sus explanaciones (desmontes y terraplenes), y en sus estructuras y túneles. También incluye la realización de una serie de mejoras en su accesibilidad, incluidos los cerramientos urbanos y rurales. Además, el proyecto contempla la reposición de algunos caminos de servicio, incluyendo redefinición de las rasantes, y la implantación en dichos caminos de badenes inundables en los puntos donde exista posibilidad de eventual acumulación de aguas.

La LAV Madrid-Sevilla es la primera línea de alta velocidad que se puso en servicio en España, en abril de 1992, por lo que lleva casi treinta años en funcionamiento.

Esta línea sigue prestando servicio con el mismo nivel de calidad con el que fue concebida gracias al estricto y riguroso plan de mantenimiento aplicado durante todos estos años. No obstante, en virtud del ciclo de vida de los elementos, se ha considerado necesario realizar diversas tareas de mejora de la superestructura, que garantizarán que la línea continúe ofreciendo en el futuro los altos estándares de fiabilidad y confort que viene prestando. En el marco de estos trabajos, ya se ha licitado también la actuación referente a las instalaciones de telecomunicaciones y energía, y el contrato de asistencia técnica para el seguimiento y control de todos los trabajos en la línea.