Cerca de una veintena de procesados por tráfico de sustancias dopantes, en el marco de la operación Jimbo en Córdoba, ha aceptado la acusación realizada por el Ministerio Fiscal, que les ha hallado responsables de la venta, distribución, suministro y facilitación de dopantes a deportistas profesionales y aficionados, dirigidas a conseguir mejoras en su rendimiento deportivo.

El fiscal sostiene que esta actividad era realizada sin ningún control médico en diferentes ciudades andaluzas como Córdoba, Lucena, Sevilla, Cádiz y Huelva. En un primer momento, acusaba a una veintena de personas y solicitaba para cada uno de los encartados un año y tres meses de prisión, así como el abono de multas de 4.320 euros, por delitos contra la salud pública en su modalidad de tráfico de dopantes, así como de asociación ilícita.

Sin embargo, según ha podido conocer este periódico este lunes, esta calificación provisional ha sufrido modificaciones después de que se haya alcanzado un acuerdo inicial con los letrados de los acusados, que está pendiente de ser ratificado mañana martes en la vista oral. El juico será celebrado por el juzgado de lo Penal número 4 de Córdoba.

Hay que recordar que el caso también ha contado con ramificaciones en otras ciudades españolas. En el caso de la provincia de Córdoba, entre otras actuaciones, en el 2014 se conoció la detención de cuatro personas en Lucena, una de ellas, al parecer, regentaba una tienda y un gimnasio, y otra era preparadora deportiva.

También fueron detenidos deportistas de élite como el campeón de Europa de 3.000 metros obstáculos y medalla de oro en cross Antonio David Jiménez Pentinel. De este modo, además de en Lucena, se produjeron detenciones en Cantabria, Valencia, Marbella y Huelva. Entre los arrestados estaban, asimismo, Iván Hierro, campeón de España de media maratón, y los ciclistas de mountain bike José Antonio Reales y Jacobo Feijó. La Policía se llegó a incautar en sus actuaciones, a nivel nacional, de sustancias anabolizantes, bolsas de sangre preparadas para transfusiones, ampollas y jeringuillas precargadas de hormona de crecimiento, parches de testosterona, EPO china y otros efectos.