Muchos definen la buena vida como vida de perros y es que en numerosos hogares el perro es el mimado, el que mejor vive y un miembro más de la familia. El perro es ese inseparable animal, el mejor amigo del hombre, y el amigo más fiel, como también se le denomina. Esta fidelidad se multiplica cuando tu perro es además tu compañero de trabajo. Es el denominado perro policía que trabaja en las unidades caninas de cuerpos de seguridad  para detectar drogas, y en el caso de los bomberos para rescatar personas en lugares donde el ser humano no llega.

Thai, Wubu, Ibi, India y Noa son algunos héroes de cuatro patas que trabajan incansablemente junto con sus guías para estar preparados cuando se les pueda requerir. Todos los guías encargados de su adiestramiento y cuidado coinciden en que lo más importante es la constancia «nunca se deja de entrenar», apunta Luis García, policía local de Montilla. Sin dejar atrás el vínculo con el animal, que debe ser total. Estos perros siempre acompañan al guía y, en la mayoría de los casos viven con él.

La Unidad Canina de bomberos de la provincia. A.J. GONZÁLEZ

El Servicio Cinológico de la Guardia Civil es de los más antiguos de este cuerpo de seguridad. «Su misión es el apoyo a las Unidades Operativas, aportando aspectos técnicos y propios de este Servicio como la búsqueda de personas desaparecidas, la intervención en catástrofes, la localización de drogas, explosivos y dinero, rescates en montaña y cualquier otra actividad que por sus características necesiten su colaboración», señala la Guardia Civil. En la unidad de Córdoba, hay actualmente dos perros operativos. El trabajo diario más común es la detección de sustancias estupefacientes en pequeñas cantidades, en ocasiones en la entrada de centros penitenciarios. 

En el caso de la Policía, existen varias unidades caninas en la provincia, dedicadas a la detección de drogas. Algunas de ellas son las de Montilla, Lucena, Baena, La Carlota y Hornachuelos. En Montilla hay tres perros operativos en la actualidad. 

Al rescate

En el caso de los bomberos, tanto el Consorcio Provincial de Bomberos como el cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento disponen de unidad canina. En ambos casos, hay bomberos guía formados para adiestrarlos en rescate de personas vivas. En la capital se encuentran en un momento de transición, seleccionando ejemplares posibles, según informa Francisco Javier Fernández, formador y miembro del cuerpo de Bomberos de Córdoba. Tanto en Córdoba como en la provincia han realizado misiones internacionales de rescate con los perros.

En la provincia hay un total de 11 perros operativos de distintas razas. El modelo de trabajo es similar. Entrenan cada día, los animales acuden al parque con sus guías y viven también con ellos. El Consorcio, además, colabora con distintas protectoras de animales para adoptar canes que sean válidos para el trabajo y así también dar una oportunidad a «perros que son mestizos pero que son igual de válidos que razas como los de raza», matiza Antonio García, coordinador unidad canina del consorcio. Todas las unidades han resaltado que el entrenamiento no supone un castigo y que trabajan con refuerzo positivo y premios para que aprendan.