¿Es optimista con la nueva normalidad tras pasar lo más duro del covid y por qué?

Soy optimista porque además es que es así mi carácter, optimista. He de decir en este sentido que lo soy en todos los ámbitos. De hecho creo que es una actitud propia de mi forma de vida. No obstante, admito que siento cierta preocupación ante el aumento del número de personas contagiadas por coronavirus que se viene registrando en estas últimas semanas. Pensábamos que la llegada de la vacuna nos libraría de la COVID-19, pero ni ha sido, ni será así. Es más, creo que, pese a que la situación es cada vez más alentadora, debemos estar vigilantes y ser muy cautos.

¿Qué cree que es prioritario para la economía cordobesa en estos momentos?

Creo que la reactivación de la economía va por muy buen camino y así lo muestran las estadísticas de empleo y actividad empresarial de las que disponemos. Si bien, considero fundamental que los sectores empresariales e industriales que mayor repercusión y peso tienen en la vida económica de la provincia de Córdoba tengan el respaldo que requieren las necesidades que ha provocado la crisis actual. Solo así, creo posible que nuestra economía arranque de forma definitiva y con más fuerza que nunca.

¿Qué sectores cree que deben impulsar la recuperación de la economía cordobesa en estos momentos? En el caso de ser empresario, ¿piensa que su sector se verá más rápidamente afectado por la recuperación que otros?

Nuestra economía tiene su fundamento principal en sectores con enorme trascendencia a nivel nacional, como son el turismo y el agroalimentario. Tanto un sector como el otro representan distintas facetas de nuestra actividad empresarial que sin duda alguna juegan un papel imprescindible para la tan ansiada recuperación de la economía. No obstante, creo que cualquier sociedad debe tener la capacidad de adaptación suficiente para aprovechar las oportunidades que surgen en los momentos más duros y críticos; es más, estoy convencido que nuestra Córdoba dispone de valores y fuerzas más que suficientes para iniciar una etapa de desarrollo y crecimiento muy importante y con solidez, y donde estoy seguro tendrá mucho que decir la implantación de grandes proyectos en nuestra ciudad, con proyección nacional. Me refiero, por ejemplo, al proyecto que hemos conocido este año, que no es otro que la Base Logística del Ejército de Tierra.

La reactivación económica de nuestra ciudad tendrá un reflejo directo en los despachos de los profesionales de la Abogacía, cuyo trabajo está estrechamente ligado a las relaciones empresariales y comerciales.

De hecho, creo que es fundamental el papel del abogado para que nuestras empresas sigan avanzando con paso firme, contando con el asesoramiento jurídico adecuado.

¿Qué aspectos le preocupan más de cara a los próximos meses?

Admito que me preocupa sobre todo el hecho de que no se consolide el control del número de contagios, para poder ver el final de esta pesadilla en la que llevamos sumidos más de un año, concretamente desde marzo de 2020, que cuando se decretó el estado de alarma. En este aspecto, me causa especial preocupación. Por otro lado, considero fundamental que salgamos adelante de esta situación siendo mejores como sociedad en general. Cualquier situación crítica puede contribuir a agudizar las diferencias sociales y creo que entre todos, hemos de centrar el foco de atención en evolucionar hacia una sociedad más justa e igualitaria, donde no se vean mermados derechos fundamentales sino todo lo contrario.