Entre los días 20 y 22 de diciembre

Más de 500 camioneros cordobeses secundarán la huelga del transporte en Navidad

Solo la asociación Atransmerco cuenta con más de medio millar de socios y unos 900 vehículos

Varios camiones circulan por una carretera en Córdoba.

Varios camiones circulan por una carretera en Córdoba. / FRANCISCO GONZÁLEZ

Noelia Santos

Noelia Santos

Más de medio millar de camioneros cordobeses secundarán la huelga del transporte anunciada por el Comité Nacional del Transporte y programada para tres días, 20, 21 y 22 de diciembre, es decir, las jornadas previas a la Navidad. Según ha explicado a este periódico el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios del Transporte de Mercancías por Carretera de Córdoba (Atransmerco), Tomás Aranda, solo en Atransmerco hay entre 550 y 600 asociados que manejan alrededor de 900 camiones, por lo que la cifra podría ser aún mayor (teniendo en cuenta que existe otra asociación que también engloba a varios transportistas).

Aranda ha advertido que una huelga de transporte en España "sería una catástrofe", y la situación se agrava si se hace durante las fechas anunciadas, una época de mucho movimiento. Los camioneros, ha añadido, "no queremos huelga", pero entienden que es más que necesaria para que el Gobierno escuche de verdad las demandas del sector.

El propio Comité Nacional del Transporte ya anunció que la puerta al diálogo está abierta, más allá de que denunciara que "los canales razonables de negociación" se habían agotado. Mientras, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha reconocido que una huelga en estas fechas "no es deseable", pero ha apuntado que confía en que «hay tiempo para encontrar una solución».

"Los camioneros no queremos huelga, sería una catástrofe"

Tomás Aranda

— Presidente de Atransmerco

Las razones de los camioneros

Con respecto a las razones esgrimidas por los transportistas para secundar el paro, no son pocas. Aranda ha detallado que el sector tiene un paquete de reivindicaciones que intenta negociar desde el año pasado y que no ha tenido éxito.

Los transportistas exigen, por un lado, que se establezca la prohibición de que ellos mismos sean los que tienen que cargar y descargar los camiones. Rechazan además la Euroviñeta (un peaje extra que grava el transporte por carretera de vehículos pesados) y piden áreas de descanso seguras para los profesionales, entre otros asuntos. Además inciden en cómo está afectando a sus negocios la subida de los carburantes.

"Siempre hemos estado a la altura y en la pandemia llevamos los suministros a supermercados y hospitales"

Tomás Aranda

— Presidente de Atransmerco

Como ha recordado Aranda, "siempre hemos estado a la altura, sobre todo en la pandemia, llevando los suministros a los supermercados y a los hospitales" por lo que entiende que ya "se ha llegado a un extremo que no se puede aguantar" y que espera que se solucione lo antes posible.