El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Córdoba ha denunciado que las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio "no cobran a tiempo sus nóminas desde hace meses y que el gobierno municipal no atiende sus quejas y demandas". "Este gobierno municipal continúa sin hacerle un seguimiento a los contratos que suscribe; debería vigilar siempre cómo se gasta el dinero de los contribuyentes, pero en este caso consideramos que la envergadura del convenio (casi 37 millones de euros), el mayor contrato del Ayuntamiento, obliga a los responsables municipales a hacer un control milimétrico", ha declarado la concejala Alicia Moya

Según Moya, "están obligados no solo por el importe económico de la concesión, sino por lo que supone para un sector de la población que es vulnerable: hablamos tanto de usuarios como de trabajadoras". El PSOE ha recordado que el perfil de trabajadora del servicio de ayuda a domicilio es el de una mujer que en la mayoría de los casos no tiene un contrato a jornada completa y, por lo tanto, está por debajo de los 900 euros al mes, dependiendo de las horas contratadas.

Retrasos en pagos y compras necesarias

"Son muchas las economías familiares que dependen de este sueldo y que han visto, en los últimos meses, cómo el banco les cobraba intereses por dejar la cuenta al descubierto, cómo tenían que posponer pagos domiciliados o retrasar las compras necesarias para el día a día", ha resaltado Moya

Las representantes sindicales le han trasladado a este grupo municipal sus quejas sobre las condiciones laborales que tienen que soportar a veces en su tarea diaria. Aseguran que acuden a infraviviendas que están en un estado lamentable o se encuentran con mascotas que a veces les atacan. Se ha dado incluso el caso de una agresión por parte de un usuario y a la trabajadora afectada se le ha obligado a acudir al mismo domicilio tras su reincorporación.

"Hay que tener presente -según los socialistas- que es un servicio esencial para las personas dependientes y para sus cuidadores familiares, que no han dejado de cumplir su tarea ni en los peores momentos del confinamiento y que suponen un soporte vital para más de 2.000 personas dependientes".

"Se hacen cargo de los cuidados a los más vulnerables en el propio domicilio, con jornadas de trabajo en las que tienen que realizar desplazamientos de una casa a otra por su cuenta en el mismo día, por un sueldo no muy alto y que en muchas ocasiones no es de jornada completa. Y lo que hace este gobierno municipal es desentenderse de las trabajadoras cuando llaman a su puerta, ya que ni siquiera las recibe. Es evidente que las precarias condiciones laborales de estas mujeres, en su mayoría, hacen que la calidad del servicio se vea mermada", ha reprochado Moya.

"No pagan"

Según el PSOE, la anterior Delegada de Servicios Sociales destacó en el anuncio de adjudicación de este servicio que en el pliego se premiaba en la valoración a empresas por garantizar y mejorar los derechos de las trabajadoras

Por eso los socialistas han insistido en que el Ayuntamiento "debería exigir a la empresa adjudicataria realizar el pago de las nóminas antes de final de mes, tal y como se estipula en el contrato firmado".

"Es una de las obligaciones de la empresa, pero es muy difícil hacerlo cuando el primero que no cumple es el Ayuntamiento. La última orden de pago firmada para cubrir este servicio es de octubre, y es para pagar el mes de junio. No sabemos si se habrá hecho efectiva ya", ha criticado la edil socialista.

Moya también ha recordado que el Ayuntamiento "arrastra cuatro meses de retraso, como mínimo, en el pago de un importe que se emplea en abonar los sueldos de las trabajadoras. Y esta ineficaz gestión hace que al final, como lleva pasando desde hace meses, estas 1.200 personas no cobren a tiempo".

El alcalde

Desde el PSOE han asegurado que el alcalde, José María Bellido, debería "poner un poco más de interés en que un servicio de esta importancia no tenga estos problemas de pago". "Mínimo, debería ser el mismo interés que pone en que los coordinadores y cargos elegidos cobren a tiempo sus 2.500 o 3.000 euros mensuales, a pesar de que a la vista está que no aportan nada a la hora de intentar mejorar la gestión de este ayuntamiento. El señor Bellido tendrá que explicar de qué sirve aumentar el dinero que tiene este consistorio en el banco si éste no beneficia a la ciudad", ha incidido Moya.