El segundo puente festivo del otoño, por la festividad del Día de Todos los Santos, se presenta como una nueva oportunidad para descubrir o revisitar Córdoba, ciudad reconocida con cuatro títulos de Patrimonio de la Humanidad, y uno de los destinos de interior preferidos por los viajeros para sus escapadas de fin de semana y que llega al puente con una ocupación hotelera a punto de colgar el cartel de completo.

A los atractivos archiconocidos de la ciudad, en esta ocasión, aprovechando las actividades en torno al Día de los Difuntos, para este puente del 1 de noviembre se puede incluir en la agenda una visita al cementerio de la Salud, camposanto se construido 1811 y que ofrece la posibilidad de pasear por los retazos de la historia de una forma muy diferente. Un espacio desconocido para la gran mayoría de los visitantes y que sorprende a todo aquel que se adentra entre sus muros.

Para poder aprovechar al máximo la estancia de la capital, proponemos tres rutas para tres días en Córdoba, que puede adaptarse a visita de un día, dos días o tres en función del número de días que dure la visita.

Día 1, tour por la Judería

Comienza el plan de las cosas que podemos ver y hacer en Córdoba en tres días. El primer día por la mañana nos vamos de tour por la Judería, con la visita a los monumentos más importantes que la rodean: la Mezquita-Catedral, el Alcázar de los Reyes Cristianos y la Sinagoga. Después de una buena comida en cualquiera de los establecimientos de la zona y una reparadora siesta, un buen destino sería Caballerizas Reales, donde se puede admirar un maravilloso espectáculo ecuestre, para acabar con un paseo por el típico barrio del Alcázar Viejo.

Bosque de columnas de la Mezquita-Catedral de Córdoba CÓRDOBA

Mezquita-Catedral

Si hay algo que no se puede dejar de ver en Córdoba aunque solo la visite por tres días es la Mezquita-Catedral. La joya del Casco Histórico de Córdoba fue la segunda mezquita más grande del mundo, solo por detrás de la de La Meca. Comenzó a construirse en el 786 d.C. y vivió numerosas ampliaciones hasta alcanzar los 23.400 metros cuadrados actuales. Tras la Reconquista, en 1238 fue consagrada como catedral y en 1523 se construyó una basílica renacentista en su interior. Es el edificio más característico del arte andalusí junto con la Alhambra de Granada. Es Bien de interés cultural​ y Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Como curiosidad, señalar que el muro de la qibla no está orientado hacia La Meca, algo habitual en las mezquitas de al-Ándalus.

Ubicación: calle Cardenal Herrero, 1

Entrada: Diferentes tarifas a consultar en la web

Alcázar de los Reyes Cristianos

Esta fortaleza y palacio ha sido el alojamiento de las personas más poderosas de la ciudad a lo largo de la historia y otro de los tesoros patrimoniales que no debemos dejar de ver en una visita de tres días a Córdoba. Fue residencia del gobernador romano y posteriormente Alcázar andalusí. Alfonso XI de Castilla ordenó su construcción en el año 1328 y los Reyes Católicos residieron en él durante varias temporadas en un lapso temporal de ocho años. Desde allí dirigieron la campaña contra el Reino nazarí de Granada. En la llamada Torre del Homenaje del recinto Cristóbal Colón solicitó a los monarcas financiar su expedición a América.

En 1931 fue declarado Bien de Interés Cultural. Desde 1955 es propiedad del Ayuntamiento de Córdoba y desde 1994 es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También es de los monumentos que no se pueden dejar de ver en Córdoba aunque sea en una visita de tres días.

Ubicación: plaza Campo Santo de los Mártires, s/n,

Horario: (del 16 de septiembre al 15 de junio). Lunes cerrado. Martes- viernes de 8.30 a 20.45. Sábados de 8.30 a 16.30 horas. Domingos y festivos de 8.30 a 14.30.

(Del 16 de junio al 15 de septiembre). Lunes cerrado. Martes a sábado de 8.30 a 15.00. Domingos y festivos de 8.30 a 14.00. Cerrado días 1 y 6 de enero y 25 de diciembre.

Entrada: adultos 5€. Niños de 0 a 13 años y mayores de 65 gratis. Estudiantes (con acreditación) 2,50€. Visitas guiadas 15€.

Sinagoga

La Sinagoga de Córdoba fue construida en el año 1315 por el alarife Isaq Moheb. Tras la expulsión de los judíos de España el edificio ha tenido diferentes usos, desde ser la ermita de los patronos del gremio de zapateros (1588), hasta una escuela de párvulos (siglo XIX).

Decorada en yeso con motivos mudéjares, se ha perdido hasta unos dos metros de altura, dejando al descubierto el ladrillo de su fábrica.

En 1885, después de que Rafael Romero Barros, padre del pintor Julio Romero de Torres, descubriera restos de escritura hebrea, se declaró como Bien de Interés Cultural. Forma parte del Casco Histórico que en 1994 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es el segundo monumento más visitado de Córdoba tras la Mezquita-Catedral, por tanto es otra de las visitas que no podemos dejar de hacer en Córdoba.

Ubicación: calle judíos 20

Horario: (del 16 de septiembre al 15 de junio). Lunes cerrado. Martes a domingo de 9.00 a 15.00 horas.

Entrada: gratuita para residentes de la Unión Europea. Para el resto tendrá un coste de 30 céntimos.

Interior de la Sinagoga SÁNCHEZ MORENO

Judería

Fue entre los siglos XII y XV el barrio donde los judíos vivían en Córdoba tras la reconquista de Fernando III. En la calle de los Judíos se encuentra una estatua de bronce dedicada Maimónides, filósofo, médico y judío cordobés. La zona destaca por sus calles empedradas, estrechas y serprenteantes, que pierden al visitante. Al pertenecer al casco histórico, en 1994 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Cabe destacar que en la judería se encuentra la popular Calleja de Las Flores, que ofrece unas vistas únicas de la Mezquita-Catedral. Si se plantea una sola cosa que hacer en Córdoba en una visita rápida, un paseo por la Judería es inevitable.

Ubicación: En la zona comprendida entre las calles Romero, Tomás Conde, Judíos, Almanzor, Deanes y Manríquez.

Horario: abierta al público permanentemente.

Entrada: gratuita. Puede contratar un guía aquí.

Caballerizas reales

Son un conjunto de caballerizas construidas en 1570 bajo el mandato de Felipe II. El monarca quería un lugar donde alojar, comprar o arrendar caballos de las dehesas del Valle del Guadalquivir. Allí se seleccionarían y comprarían los mejores sementales con el objetivo de mejorar la raza. Esto derivó en la raza del caballo andaluz.

Hasta 1866 fueron propiedad de la monarquía, pasando a ser de dominio estatal. Desde ese año hasta 1995 el Ministerio de Defensa utilizó el recinto como criadero de caballos. Actualmente es la sede de Córdoba Ecuestre. Pertenecen al Casco Histórico de Córdoba, por tanto, desde 1994 son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ubicación: calle Caballerizas Reales, 1

Horario: lunes y domingo de 10.00 a 13.30. Martes de 10.00 a 13.30 y de 16.00 a 19.00. Miércoles a sábado de 10.00 a 13.30 y de 17.30 a 20.30.

Entrada: gratuita.

Alcázar Viejo

La zona fue mandada construir por Fernando III ya que la ciudad estaba sufriendo una fuerte despoblación. El objetivo era reorganizar urbanísticamente Córdoba, y así se ve reflejado en el diseño de la zona que es más meditado y racional, no obstante, preserva influencia árabe en algunas casas. Desde finales del siglo XIV fue el barrio de los judíos conversos.

En el barrio se encuentran muchos de los patios que compiten en el famoso certamen anual y que destacan por su belleza y cuidado.

Ubicación: barrio de San Basilio

Horario: permanentemente abierto

Entrada: gratuita

Día 2, Medina Azahara

Medina Azahara puede ser la mejor opción para la segunda jornada, aunque este emblemático lugar tiene dos visiones muy distintas, según se conozca de día o de noche. Si se quiere disfrutar, además del recorrido por el conjunto arqueológico, de la visita al museo y de las vistas de la ciudad la mañana es el único momento, ya que en horario nocturno no está abierto el centro de recepción de visitantes. Dadas las altas temperaturas, la guía recomienda subir al yacimiento a primera hora y después disfrutar del museo. «Para situarnos en lo que representó Medina Azahara lo ideal sería acudir al museo primero, pero en el yacimiento hay cartelería que ofrece muy buena información», dice Vidal, que recomienda la visita guiada.

Aunque se haya conocido el día anterior el Alcázar de los Reyes Cristianos, un paseo nocturno por sus impresionantes jardines puede ser una sugerente opción para la noche, que puede acabar con un paseo por La Ribera y sus distintos bares, algunos de ellos con estupendos miradores que ofrecen privilegiadas vistas e, incluso, caminar por el Puente Romano y desde el otro lado del río admirar otra de las vistas más bellas de Córdoba: la Mezquita-Catedral iluminada.

Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos. CÓRDOBA

Medina Azahara

Fue una ciudad-palacio mandada construir por Abderramán III. Está situada a las afueras de Córdoba, a los pies de Sierra Morena. Fue edificada en el 936 d.C. puesto que el califa quería mostrar su fuerza a los enemigos y en ella se concentraba el poder político del califato. En el conjunto se encuentra el Alcázar real, tres terrazas rodeadas por una muralla y viviendas de la época. La ciudad fue levantada con mármoles de todo tipo, oro y piedras preciosas, además de contar con los mejores canteros de la época.

Es Bien de Interés Cultural desde el año 1923​, además de ser declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco el 1 de julio de 2018.

Ubicación: carretera de Palma del Río, kilómetro 5.5

Horario: Lunes cerrado. Martes a domingo de 9.00 a 15.00. Visitas nocturnas (del 2 de julio al 14 de septiembre) de martes a sábado de 18.00 a 00.00.

Entrada: gratis para ciudadanos de la UE. Resto 1,50€. Pueden contratarse visitas guiadas desde su página web.

La Ribera y el Puente Romano

El Puente Romano une el barrio del Campo de la Verdad con el Barrio de la Catedral pasando el río Guadalquivir. Su construcción original data del principios del siglo I d.C. en la época romana. Ha sufrido numerosas reformas, entre las que destacan las acometidas en la época califal, durante la Reconquista, y a principios del siglo XX. Desde 2004 es peatonal.

El Paseo de la Ribera es un avenida peatonal que se encuentra sobre la muralla en el margen derecho del río, en él se encuentra la Puerta del Puente, restaurada recientemente. En los siglos XIX y XX fue el lugar de paseo tradicional de los cordobeses.

Ubicación: paseo de la Ribera, barrio de la Catedral

Horario: permanentemente abierto

Entrada. gratuita

Día 3, visita a la Axerquía

La tercera jornada se puede dedicar a la Axerquía, comenzando en la plaza del Potro con la visita al Centro Fosforito, el Museo de Bellas Artes y el de Julio Romero de Torres. Desde allí, el turista puede dirigirse a la plaza de La Corredera, donde también sería interesante entrar en el mercado de abastos y comprar algo de fruta para refrescarse, además de sentarse en alguna de sus terrazas. El siguiente destino es el barrio de San Andrés, y desde allí hacia el Palacio de Viana. La tarde se puede dedicar a visitar algunas de las iglesias fernandinas, para acabar con la magia de Medina Azahara iluminada.

Plaza de la Corredera CÓRDOBA

La Axerquía

Es una zona situada al este de la antigua medina de Córdoba que comprendía varios arrabales de la ciudad y que llegó a ser más grande que la propia medina. El origen de este barrio se remonta la época romana y durante la época califal fue cuando se convirtió en un arrabal. Durante esta época la zona estaba conformada por viviendas de familias acomodadas y amplios jardines. Tras la Reconquista se modificó la zona drásticamente.

Ubicación: barrio de la Axerquía

Horario: abierto

Entrada. sin coste

La Corredera

Es la única plaza mayor cuadrangular de Andalucía y se encuentra en el centro de la ciudad. Se accede a ella a través de los conocidos como Arco Alto y Arco Bajo. Fue construida en 1683 y su interior se ha destinado a diferentes usos, desde sede del Consistorio de Córdoba, hasta fábrica de sombreros, pasando por cárcel y mercado de abastos. Este es el más conocido, ya que cumplió dicha función desde 1896 hasta 1959, cuando se mandó construir uno en el subsuelo. Fue reformada por última vez en 2001 y es un lugar plagado de bares en la actualidad.

Ubicación: plaza de la Corredera s/n

Horario: abierto todo el día a todas horas.

Entrada. libre.

Plaza de la Corredera. EUROPA PRESS

Barrio de San Andrés

Situado en el distrito Centro de la ciudad. Los primeros edificamientos en esta zona datan de la época romana y en él se encuentra el Templo Romano, los Jardines de Orive, la Iglesia de San Andrés y la Iglesia de San Pablo.

Ubicación: barrio San Andrés - San Pablo

Horario: Abierto de manera permanente.

Entrada: sin coste.

Palacio de Viana

Es un palacio-museo situado en el barrio de Santa Marina. Su construcción data del siglo XV y su primer propietario fue Gómez Suárez de Figueroa, alcaide mayor de Antequera y veinticuatro de Córdoba. Desde entonces el recinto sufrió numerosas ampliaciones hasta mediados del siglo pasado. Cuenta con doce patios y un jardín que le han valido la denominación popular de Museo de los Patios. Además destacan sus colecciones de pinturas, azulejos cueros y tapices. En 1981 fue declarado Bien de Interés Cultural.

Ubicación: plaza de Don Gome, 2

Horario: (julio y agosto) lunes cerrado. De martes a domingo 10.00 a 19.00. (resto del año) lunes cerrado. De martes a sábado de 10.00 a 19.00. Domingos de 10.00 a 15.00.

Festivos consultar

Entrada: gratuita para personas con discapacidad, menores de 10 años y titulares de la tarjeta Junta sesenta y cinco dorada. Resto, visita solo patios 5€. Visita completa 8€.

Iglesias fernandinas

Se conoce como los templos mandados construir por Fernando III "El Santo" , tras reconquistar la ciudad. Están situadas en la zona Centro y tenían doble función, ya que además de servir como lugares de culto, también fueron empleadas como centros administrativos de la ciudad. Presentan un estilo gótico y tardogótico.

Ubicación: iglesias en la Villa: Iglesia de San Nicolás de la Villa. Iglesia de San Miguel. Iglesia de Santa María (Catedral). Iglesia de San Juan y todos los Santos. Iglesias en la Ajerquía: Iglesia de Santa Marina. Iglesia de San Andrés. Iglesia de San Lorenzo. Iglesia de Santiago. Iglesia de San Pedro. Iglesia de la Magdalena

Horario: En función de cada templo.

Entrada: gratis.