El Ayuntamiento de Córdoba podrá disponer de los 25 millones de euros comprometidos para la base logística del Ejército de Tierra, en La Rinconada, a partir del próximo jueves, fecha en la que se procederá en Capitulares a la firma con Unicaja del correspondiente préstamo que dará soporte contable a la aportación municipal del proyecto, según ha confirmado a este periódico el teniente de alcalde y presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Salvador Fuentes.

El responsable municipal recuerda que el paso es vital para ir fijando la financiación del proyecto, que tendrá otros 3 millones de euros del Ayuntamiento de la aportación urbanística de esta operación, además de los 100 millones de euros de la firma de otro convenio bilateral que aún debe rubricar la Junta de Andalucía con Defensa. El resto, hasta llegar a los aproximadamente 350 millones de euros de la financiación total, lo invertirá directamente Defensa para centralizar en Córdoba las actuales dependencias y servicios de los 12 complejos logísticos distribuidos por toda España y cuya dispersión merma la eficacia de su trabajo.

Fuentes, además, ha adelantado, haciendo todas las salvedades, unas estimaciones muy aproximadas de plazos para el inicio de las obras de urbanización y de edificación, que podrían comenzar a finales de verano del 2022. Sin embargo, estas estimaciones no se tratan de un mero cronograma sumando plazos de trámites y obras, sino justo lo contrario, desde el final a nuestras fechas, siendo «un cálculo de qué hay que hacer si lo que se quiere es que los trabajos estén terminados en el primer semestre del 2024».

Con todas estas salvedades, entre las primeras acciones se encuentra constituir la junta de compensación que regirá todo el proyecto de La Rinconada con los dos propietarios particulares del terreno, el Ayuntamiento y AVRA, por parte de la Administración autonómica, además de desarrollar paralelamente en los próximos meses el plan parcial, el proyecto de urbanización y el de reparcelación, con todos sus trámites, no solo técnicos, sino también burocráticos (aprobación inicial, provisional y definitiva, sus correspondientes periodos de alegaciones, cesión formal de los terrenos de 85 hectáreas por 75 años al Ejército, etcétera) hasta la firma del acta de replanteo, mientras que, paralelamente, se redactan los proyectos de edificación por Defensa.

Los trabajos en sí de urbanización y reparcelación, a comenzar a finales de verano del 2022, se solaparían y terminarían en el primer trimestre del 2024, a la vez que Defensa acomete las obras de edificación, que comenzarían en las mismas fechas y concluirían apenas un trimestre después, a finales del primer semestre del 2024. «Siempre tomando como referente lo que se ha propuesto conseguir y qué es lo que hay que hacer para lograrlo», insiste en matizar el teniente de alcalde de Urbanismo.

La noticia llega días después de conocerse en el tercer Taller de Arquitectura Tecnológica de la base logística nuevas claves de tecnología e ingeniería del ambicioso proyecto y de que a lo largo de los próximos cinco años se realizará una oferta pública de empleo para un cupo de mil personas, aproximadamente.