Córdoba se prepara para hacer universalmente accesibles sus 19 centros cívicos municipales con la puesta en marcha de las medidas emanadas de un estudio encargado por el Ayuntamiento de la capital y que determina qué se debe hacer para avanzar en esta materia. La primera teniente de alcalde, Isabel Albás, y el delegado de Accesibilidad, Bernardo Jordano, han presentado esta mañana algunas de las conclusiones de este plan de accesibilidad de los 19 centros cívicos municipales, que incluye en sus más de 500 páginas algunas de las principales medidas a adoptar.

La primera teniente de alcalde y delegada de Participación ha explicado que el Ayuntamiento de Córdoba encargó este estudio para conocer las carencias de estos espacios locales en materia de accesibilidad universal y ha avanzado de que ahora se va a hacer una planificación para llevarlas a cabo. "El estudio es fundamental para que luego hagamos las actuaciones de la mejor manera posible", ha indicado Isabel Albás. Es, por ejemplo, lo que se ha hecho en el Real Jardín Botánico, donde primero se identificaron cuáles son las mejoras que se debían hacer para ponerse a trabajar a continuación.

Bernardo Jordano, por su parte, ha explicado que en esas 500 páginas se hace un diagnóstico exhaustivo de todos los tipos de discapacidad, que valora desde el entorno de los centros cívicos y se fija en detalles como los alcorques (que tendrían que cubrirse para evitar accidentes), hasta medidas de aforo y reservas para personas con capacidad reducida en los salones de actos de los centros cívicos. "Algunas medidas son menores pero necesarias", ha afirmado el edil de Accesibilidad que, como es habitual, ha llamado a pensar en un concepto amplio de accesibilidad "y no solo en sillas de ruedas; hay que abrir la mente", ha puntualizado.

Bucles magnéticos para sordos

El Ayuntamiento de Córdoba empezará aplicando algunas de las medidas sugeridas por el estudio, como es la instalación de bucles magnéticos en los mostradores de atención al público. Se trata de un mecanismo que amplía el sonido y facilita la comunicación de los usuarios con el personal de los centros cívicos. Los bucles electromagnéticos ya se han instalado en el Museo Julio Romero de Torres y en el Zoológico.

Otra de las medidas que se quiere implementar es el suelo podotáctil para las personas con visibilidad reducida; además se revisarán las plazas de movilidad reducida en los salones de actos; la señalética, y "aspectos que pasan desapercibidos y gracias a este informe nos permite ponernos a trabajar", ha asegurado Bernardo Jordano. "A partir de ahí fuego a discreción, implementaremos medidas de mejora 18.000 euros este año y a partir de ahí, cualquier delegación que tenga acceso a estas instalaciones pueden ir pidiéndolas". "Estamos seguros que con pocos meses que empecemos a andar se verán los frutos", ha concluido el edil de Accesibildad.