El PSOE de Córdoba ha hecho balance de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022, unas cuentas que reducen la inversión en la provincia hasta los 141 millones de euros, cuando el año pasado llegaba a los 186 millones. Los diputados del PSOE por Córdoba Rafaela Crespín y Antonio Hurtado han sido los encargados de valorar unos presupuestos que han calificado como "las cuentas de la recuperación".

Sobre esa caída del dinero para inversiones en la provincia, Hurtado la ha justificado afirmando que hay proyectos ya en estado de ejecución que no precisan de más dinero. Concretamente, ha hablado del baipás de Almodóvar del Río (sobre el que ha añadido, además, que se luchará por que no merme la llegada de trenes a Córdoba) o del arreglo de las vías del AVE. "Hay un 24% menos de recursos porque hay inversiones ejecutadas o en fase de ejecución", ha puntualizado el socialista.

Hurtado opina también que gracias al Gobierno actual Córdoba "ha salido del furgón del cola", recordando que durante la etapa anterior del PP, en Córdoba "fuimos los últimos, los penúltimos y en el mejor de los casos, los antepenúltimos en cuanto a inversiones".

Más allá de los proyectos concretos, el diputado socialista ha asegurado que de los PGE del año que viene se beneficiarán directamente más de 300.000 cordobeses. Concretamente, ha dicho, serán más de 173.000 pensionistas que verán incrementada su paga, más de 46.000 empleados públicos de todas las administraciones o 22.000 cordobeses que tienen concedido el ingreso mínimo vital.

Por su parte, Crespín ha manifestado que estos presupuestos garantizarán "el escudo social" que ya se puso en marcha durante la pandemia y ha concretado que buscan tres objetivos básicos. El primero, ha dicho, la inversión social, que se traducirá en un aumento del ingreso mínimo vital, del salario mínimo o con la extinción de los ertes.

Por otro lado, ha hablado de quienes serán los más beneficiados con las cuentas, como son los mayores (con una subida de las pensiones revalorizadas en base al IPC), los jóvenes (con más becas o las ayudas al acceso a la vivienda) y los empleados públicos (a los que se aplicará una subida salarial del 2%).

El último objetivo, ha destacado Crespín, es "la reactivación económica" que vendrá a financiarse con los 25.000 millones de euros del plan de recuperación y resiliencia que España recibirá de Europa para afrontar la crisis derivada de la pandemia del coronavirus.