El grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Córdoba ha contratado a un abogado para iniciar una causa judicial contra el Instituto Municipal de Turismo (Imtur) para dirimir si existe un posible delito en cuanto a la celebración del evento Kitchen que se llevó a cabo dentro de la Feria de Turismo (Fitur) de este año en Madrid.

Vox ya había dejado caer que podría existir un posible fraccionamiento fraudulento del contrato, dado que el evento costó alrededor de 35.000 euros, pero se separó en varios conceptos. Sin embargo, un informe del propio Imtur apuntó que dicho fraccionamiento fraudulento no existió.

Pero, según ha explicado la portavoz municipal de Vox, Paula Badanelli, su partido ha pedido un desglose de las facturas emitidas para celebrar el Kitchen dado que los conceptos eran bastante genéricos. Ha sido aquí, ha detallado Badanalli, cuando la situación se ha vuelto "surrealista".

Según la portavoz de Vox en Capitulares, se fueron directamente al Imtur a pedir estos documentos, pero allí "no había ni un solo documento, ni un mísero correo sobre lo que se había encargado".

Badanelli considera que esto es solo la punta del iceberg de cómo funciona el Instituto Municipal de Turismo, presidido por la primera teniente de alcalde, Isabel Albás (Cs). Es por ello que han pedido todos los contratos menores de este organismo desde junio del 2019.

"Esto es lo que nos encontramos después de dos años y medio pidiéndole al alcalde que ponga orden en el Imtur", ha lamentado Badanelli, que ha insistido en que todo este tiempo se han visto "cosas extrañas y poco transparentes" en la forma de proceder de este organismo.