Izquierda Unida y Podemos presentarán en el pleno del jueves una moción para proteger el derecho de las mujeres a interrumpir voluntariamente su embarazo, ya que consideran que se está produciendo "un atentado institucional de violencia de género” porque son las propias administraciones las que amparan la labor de entidades que hostigan a quienes quieren abortar, según asegura Cristina Pedrajas, portavoz de Podemos. 

Sendos grupos han criticado que tanto el Ayuntamiento de Córdoba como la Consejería de Salud concedan ayuda para “teóricamente” dar apoyo a mujeres embarazadas y a madres sin recursos con hijos, un gesto “loable” en apariencia que esconde, dice Podemos, discursos “duros y engañosos” de “católicos fundamentalistas” contra el aborto. En este punto han señalado a entidades como Red Madre, “que ni contempla los supuestos legales de embarazo” y lleva “años acosando a las mujeres en las puertas de las clínicas de interrupción del embarazo”; o a Adevida, a la que el Ayuntamiento apoya para que “acose a las mujeres”. Pedrajas condena el modo de actuar de estas entidades que “meten miedo a las mujeres y se dicen muchas mentiras con pseudociencia”.  

La concejala de IU, Alba Doblas, por su parte, ha explicado que en la moción —que también llevarán a la Diputación— “no pide el derecho al aborto porque ya se tiene” sino que “cese la violencia que acompaña al ejercicio de este derecho”. La edil ha querido poner un ejemplo de estas actuaciones preguntado que qué pasaría si grupos antitrasplantes o sectas se apostaran a la puerta de los hospitales para increpar a quienes fueran a hacerse un trasplante. “Otro gallo cantaría”, ha dicho. “El aborto no es delito, pero las coacciones sí lo son y no son un derecho de expresión”, ha asegurado. La moción trata, por una parte, insta a la Junta de Andalucía a no seguir financiando proyectos que “van ligados a la coacción contra las mujeres” y que se fiscalicen las subvenciones para saber dónde han ido a parar “si a apoyar una maternidad seguridad o la inseguridad de las mujeres”. Por otro lado, insta a la Junta a atender la seguridad de quienes usan esos servicios sanitarios y al resto de las instituciones, incluido el Ayuntamiento, a que ponga en marcha servicios de asesoramiento a mujeres para garantizar “la libre elección” y “con profesionales y no fanáticos religiosos”.