La Consejería de Turismo ve con optimismo la demanda que ha empezado a activarse en torno al llamado bono turístico, una medida puesta en marcha por la Junta de Andalucía para incentivar el turismo dentro de la comunidad autónoma y que permite que los andaluces viajen con descuento por la región. Este optimismo se deriva de las últimas cifras arrojadas por el bono, ya que desde que se recuperó la movilidad, el pasado mes de junio, se ha multiplicado por 60 el volumen mensual de solicitudes recibidas del bono turístico. En concreto, la Consejería ha pasado de registrar la solicitud de 70 bonos semanales a 800 semanales. En solo un mes (entre el 15 de junio y el 15 de julio), la Consejería que preside Juan Marín ha recibido más de 4.700 solicitudes. En total, el programa ha contabilizado hasta esa fecha 7.407 solicitudes recibidas, de las que casi 800 se han pedido en la provincia de Córdoba. Suponen un 10,8% del global de bonos solicitados en toda la comunidad andaluza.

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, entiende que se trata de «un ritmo muy bueno» y espera que el impacto se deje notar en el otoño para contrarrestar la estacionalidad. «Son datos para la esperanza y buenos para Córdoba», dijo a este medio Marín, recordando que la provincia comienza precisamente en los meses de octubre y noviembre su temporada turística, después de un verano normalmente complicado para los visitantes por las temperaturas. De hecho, las previsiones que baraja la Junta de Andalucía son buenas. «Entendemos que, de seguir el ritmo de vacunación, en la segunda quincena de agosto esta quinta ola empiece a descender de forma significativa. Creemos que otoño será bastante bueno para el sector turístico, eso le vendrá muy bien a Córdoba», dijo Juan Marín en una entrevista publicada el domingo por CÓRDOBA. El vicepresidente de la Junta expresó su confianza en que el rendimiento del bono se haga notar el próximo otoño y aseguró que «está hecho para acabar con la estacionalidad», así como para «poner en valor lugares en temporada baja que nos interesa promocionar». «Sin lugar a dudas, va a dar un magnífico resultado al sector», aseguró.

Según Europa Press, la Consejería de Turismo había ejecutado hasta mayo de este año solo el 0,9% del presupuesto de cinco millones que ha previsto para el bono turístico al haber gastado 45.092,79 euros de la cantidad total reservada para este incentivo de gasto en estancias en hoteles de la comunidad, mientras que el total de solicitudes financiadas habían sido 365, según los datos suministrados a través del Portal de la Transparencia.

El bono turístico está recogido en un decreto-ley 25/2020, de 29 de septiembre, y se puso en marcha para reactivar la economía del sector hotelero tras los cierres provocados por la pandemia. Se trata de una bonificación de la Junta de Andalucía y puede solicitarse hasta el 9 de diciembre del 2021.

A principios de verano se incluyeron algunas novedades para hacerlo más atractivo como que los mayores de 65 años y los menores de 25 podrán disfrutar de ayudas de hasta 500 euros por viajar en Andalucía. Además, ya se puede solicitar directamente con los alojamientos en el caso de las estancias de dos noches continuadas y en la bonificación también se incluye el servicio de desayuno. El único requisito para disfrutar del bono es estar empadronado en Andalucía o ser titular de la tarjeta de andaluz en el exterior.

Se podrán bonificar hasta tres viajes por persona y las reservas deberán realizarse fuera del municipio de residencia de la persona solicitante y en la red de establecimientos de Andalucía Segura para estancias de dos noches como mínimo. Una vez que haya finalizado el alojamiento, se podrá solicitar el bono en un plazo máximo de un mes.