TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Córdoba se sitúa por encima de la media de España en la cobertura de banda ancha

La capital reúne 2.779 de estas unidades inmobiliarias sin conexión

Ránking de provincias con peor cobertura de banda ancha en España.

Ránking de provincias con peor cobertura de banda ancha en España. / CÓRDOBA

Manuel Á. Larrea

Manuel Á. Larrea

La provincia de Córdoba se sitúa en un término medio, a nivel nacional, en cuanto a cobertura de banda ancha. A pesar de sumar 6.139 zonas blancas o grises (sin cobertura ni previsiones o con una previsión de dotación de no más de tres años, respectivamente) y alcanzar la posición número 13 en este aspecto, la carencia de esta operatividad afecta a 23.022 unidades inmobiliarias, lo que hace que se encuentre en la vigesimocuarta posición y que por encima de ella haya 23 provincias que están peor en cobertura, según los datos publicados el 21 de julio por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. La media de España asciende a 30.433 unidades.

Del total de espacios inmobiliarios afectados en Córdoba por falta de cobertura, en el 87,6% de los casos no se espera un proyecto de conexión que revierta la situación en el plazo de tres años. Una mayoría del 87,6% de estas unidades inmobiliarias son viviendas. En concreto, 19.006 hogares. En la relación definitiva de zonas blancas y grises de este año los puntos señalados en Córdoba se distribuyen heterogéneamente a lo largo de los diferentes municipios de la provincia. La capital, por su parte, reúne 2.799 unidades inmobiliarias con mala cobertura.

En Andalucía hay actualmente un total de 215.799 unidades inmobiliarias distribuidas en 42.621 zonas fuera de los servicios de nueva generación de banda ancha. La mayoría de estas pertenecen a las provincias de Granada (41.040), Málaga (39.547) y Sevilla (31.558). Córdoba, en este caso, ocupa la quinta posición por número de espacios, con los 23.022 mencionados y tras los 23.729 de Almería. Un menor número de unidades carentes de servicio tienen Jaén (21.520), Cádiz (18.021) y Huelva (17.362).

Una usuaria navega en internet, en Córdoba. | A.J. GONZÁLEZ

Una usuaria navega en internet, en Córdoba. / A.J. GONZÁLEZ

Consulta a nivel nacional

La consulta pública abierta por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales (Seteleco) entre el pasado 29 de abril y el 29 de mayo ha permitido localizar hasta 258.107 zonas blancas y grises en todo el territorio nacional, gracias a la colaboración de diferentes operadores de telecomunicaciones, administraciones públicas locales y autonómicas -como la Junta, en el caso de Andalucía- y otros agentes sociales. El objetivo de este proceso era completar la identificación de las zonas susceptibles de recibir ayudas a lo largo del 2021 para la realización de proyectos de extensión del servicio de banda ancha.

En España constan 1.582.495 de unidades inmobiliarias afectadas por los límites de la conexión en las diferentes provincias. León encabeza esa lista, ya que, con apenas 7.525 puntos fuera de cobertura, suma 86.054 inmuebles en zonas blancas o grises. Le sigue de cerca Valencia, con 82.496. En un segundo escalón se encuentran Asturias (65.947) y Alicante (65.708). Por debajo se sitúan Burgos (59.052), Lérida (55.850), Murcia (54.665), Ávila (52.509) y Salamanca (52.338). Finalmente, Lugo (51.779) cierra el ranking de las 10 provincias con peores cifras.

El Gobierno dotará con 250 millones de euros la primera convocatoria del programa de Universalización de Infraestructuras Digitales para la Cohesión (Unico), según anunció el pasado 14 de junio la vicepresidenta primera del Ejecutivo y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. El objetivo de dicho programa es que la banda ancha alcance una cobertura del 100% de la población española «con redes ultrarrápidas e impulsar de esta manera la cohesión territorial en el 2025».

Tecnologías de red en Córdoba

Según un informe sobre la cobertura de banda ancha en el año 2020, en cuanto a velocidad de conexión, el 95,67% de los hogares cordobeses tiene acceso a un mínimo de 30 megabytes (mbps) por segundo, mientras que un 90,55% llega o supera los 100. En ambos aspectos, la provincia se sitúa por encima de la media española, que está en un 95,19% y un 87,58%, respectivamente. En casi todas las tecnologías vinculadas a la red, Córdoba supera a la media de España. El ADSL de 2 mbps cubre hasta el 95,81% de las viviendas, frente al 89,13% medio. El de 10 mbps alcanza el 79,59% de hogares, mientras que en España, en general, baja hasta el 71,13%.

Otras tecnologías como el VDSL -una evolución del ADSL- tiene operatividad, según la media, para el 11,64% de hogares, pero en Córdoba sube hasta el 14,33%. El servicio de fibra óptica alcanza al 89,75% de la provincia, frente al 84,93% de España. Sin embargo, el HFC, que va un paso más allá de la fibra y permite velocidades de 100 mbps o más, con una cobertura del 38,79%, se sitúa por debajo de la media (45,9%). También los servicios inalámbricos de 30 mbps (wimax). En este caso, en Córdoba cubre al 22,95% de hogares y en España, al 29,79%. En cuanto al 3G para móviles, los números son los mismos: un 99,97%, al igual, prácticamente, que el 4G. Este llega al 99,88% de los hogares.

REACCIONES

La conexión, un incentivo para las empresas

La cobertura de banda ancha supone un incentivo para que las empresas se afinquen en un lugar. Como asegura Manuel Reina, presidente de la Comisión para la Transformación Digital de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), «no solo importa la potencia eléctrica, la nueva energía es internet». Por suerte, la provincia «no tiene una mala posición». Para Reina, Córdoba cuenta con una «buena red de fibra óptica» y una velocidad de conexión que entra en los estándares establecidos. Como aclara, puede que quizás en algún municipio de la provincia se produzca alguna incidencia de un operador a otro, pero en general valora positivamente el nivel actual.

El presidente de la Comisión para la Transformación Digital, que lleva desde el 1995 siguiendo la evolución de la red, es consciente de que antes viajábamos «en un 600 y ahora en un buen coche, con más potencia». Por aquellos tiempos recuerda que internet vivía su propio nacimiento, con «una red que pagabas en función del horario en que te conectases». «Venimos de la prehistoria», dice Reina. Por entonces, según explica, todo lo que permitía la conexión era disponer de 100 megabytes de subida y 10 megabytes de bajada, pero «ahora estamos en gigabytes».

Desde aquellos años previos al nuevo siglo, Internet y los servicios que orbitan a su alrededor han experimentado una evolución constante y un pronunciado auge que, a día de hoy, se mantiene con ambiciosos proyectos. Ahora es el turno, como cuenta Manuel Reina, del 5G. Aunque aún no ha terminado de desarrollarse, al responsable de Transformación Digital en CECO le consta que algún operador ya cuenta con el servicio en la provincia. Hace poco, según explica, salió a subasta los espectros de la red, que ya están adjudicados. De momento, toca esperar a los siguientes pasos para que la tecnología 5G sea la nueva realidad en el día a día de la población. Y, como precisa Reina, este avance permitirá un mayor despliegue de la conexión a internet, así como una menor necesidad de infraestructuras.