Alcalá Velasco, Basilio

Nació en Lucena. Era sargento del regimiento de infantería Sevilla número 33. Murió combatiendo en Uxián y fue enterrado a las 13.30 horas del 19 de noviembre de 1911 en la parcela 19, fosa 2, del cementerio de Melilla.

Austria Carmona, Rafael

Nació en Córdoba. Era soldado de 2ª de infantería del regimiento Borbón número 17. Murió en combate el 29 de septiembre de 1921. Fue enterrado en el Patio de Héroes, fosa 4, del cementerio de Melilla.

Basallo Becerra, Francisco

Nació en Córdoba en 1892. Ingresó en 1912 en el regimiento de Soria número 9. En 1916 fue destinado al regimiento Melilla número 59, de guarnición en esta plaza.

Formaba parte de la columna mandada por el coronel Silverio Araujo que el 22 de julio de 1921 partió de Kandussi en dirección a Dar Quebdani. Cayó prisionero en esta posición.

En el campamento de prisioneros españoles, los heridos y enfermos fueron atendidos al principio por Antonio Vázquez Bernabéu, teniente médico de la Policía Indígena de Melilla, que había sido hecho prisionero el 16 de junio de 1921 y consiguió huir el 21 de septiembre.

Tras la huida de Vázquez fue el teniente médico Fernando Serrano Flores quien se encargó del cuidado de los prisioneros enfermos y heridos, pero también de los rifeños heridos y de sus parientes enfermos. Buscó la colaboración de varios ayudantes, entre los que estaba el sargento Basallo.

Serrano fue trasladado a Axdir junto con los demás jefes y oficiales prisioneros, encabezados por el general Felipe Navarro. Murió de tifus en julio de 1922.

Designado jefe del campamento de prisioneros de Annual (tras una reunión celebrada por todos los sargentos), Basallo prosiguió la labor de curar a los enfermos y heridos, que pasaban, en aquella época, de un centenar. Organizó el servicio sanitario con la autorización de los guardianes, quienes tenían orden de Abd-el-Krim de mantener con vida a los prisioneros.

Aprovechando que el sargento Guirau de la Brigada Disciplinaria había recibido una carta del coronel Civantos, entonces comandante militar de Alhucemas, en la que le ofrecía enviar cuanto necesitaran los cautivos, le escribió rogándole remitiera los medicamentos más necesarios, recibiéndose estos pocos días después. Basallo fue hasta la playa de Sidi Dris para recoger los víveres que la tripulación del cañonero Laya había dejado allí. Basallo hizo construir barracas de paja y alambre para albergar a los enfermos y heridos más graves.

Estuvo encargado de los enterramientos que se producían en el campamento de prisioneros y de recoger los cadáveres abandonados en el campo de batalla, cuyos restos aún podían ser identificados. Coordinó el entierro de más de 600 cadáveres.

Tuvo correspondencia con familias españolas que querían saber dónde estaban los restos de los militares caídos durante el desastre de Annual. Según dijo tras su liberación, hubo días en que recibió más de cien cartas de madres interesándose por los prisioneros.

Logró evitar que los presos fuesen fusilados una noche junto a las faldas de Igueriben, al enviar a tiempo un mensaje a Abd-el-Krim.

Los prisioneros fueron trasladados de Annual a Ait-Kamara, un lugar cercano a Axdir, donde residía Abd-el-Krim.

Cuando la comida escaseó en marzo y abril de 1922, Basallo ordenó racionarla con un rancho diario. Luego compró los barriles de vino que habían llegado a la playa cercana, tras el hundimiento del Juan de Juanes. Pero el 12 de mayo se acabó el vino y el pan, apareciendo el hambre. Fue liberado junto con los demás prisioneros el 27 de enero de 1923 y trasladado a Melilla.

Desembarcó en Málaga el 20 de febrero de 1923, donde fue recibido por autoridades civiles y militares. Se había convertido en un hombre famoso gracias a las abundantes crónicas periodísticas que hablaron de él durante su cautiverio. Fueron numerosas las felicitaciones que le llegaron de toda España y muchos los homenajes que le hicieron en diferentes ciudades, como en su Córdoba natal, cuyo ayuntamiento le nombró hijo predilecto. El Gobierno le concedió la Cruz de la Beneficencia de primera clase, fue nombrado practicante militar honorífico y el diario ABC le rindió un espléndido homenaje en su sede, en presencia de los marqueses de Luca de Tena. A finales de 1923 fue recibido por el presidente del Gobierno y tomó posesión del empleo que se le ofreció como subjefe de celadores del Banco de España.

En junio de 1923 fue publicado el libro Memorias del sargento Basallo, escrito por Álvaro de la Merced, cuyo prólogo firmaba Basallo, que según este contenía bastantes incorrecciones, por lo que al año siguiente publicó otro escrito por él, apoyándose en su diario, que tituló Memorias del cautiverio.

Protagonista del Desastre de Annual. CÓRDOBA

Basándose en numerosos testimonios de compañeros de cautiverio, Basallo se convirtió en un héroe para los conservadores, pero para la izquierda republicana, basándose también en algunos testimonios de cautivos, fue un villano. En una entrevista aparecida en El Luchador el 12 de marzo de 1923, el soldado y excautivo Juan Herrera dijo al ser preguntado por Basallo: «Algo, en efecto, se abulta. Si mucho se puede decir loándole, también existen hechos censurables que quizá se hagan públicos en alguna ocasión. La apoteosis de Basallo es una de tantas exageraciones a que tan dados somos en nuestro país». También el poeta conservador César de Medina, cuyo hijo Antonio había muerto en la posición Intermedia A, escribió durísimos versos contra Basallo en su poema Un grito del alma.

El 4 de octubre de 1923 se casó con Amalia Reina Rame en Urda (Toledo). Regresó a Córdoba, donde trabajó en un asilo. Poco a poco su fama fue difuminándose.

Al finalizar la Guerra Civil se fue a vivir a Zaragoza, donde trabajó en una empresa cinematográfica. En 1964 le fue concedida la orden de África y en 1973 la prensa le recordó con motivo del cincuentenario de su liberación. Murió en Zaragoza el 19 de mayo de 1985.

Benavente Cuadrado, Enrique

Nació en Fuente Obejuna. Era soldado de 2ª del regimiento de infantería Sevilla número 33. Murió en combate a las 5.00 horas del 14 de septiembre de 1921. Fue enterrado en el Patio de Héroes, fosa 3, del cementerio melillense.

Castro González, Rafael

Nació en Pozoblanco. Era cabo de infantería del regimiento de la Reina número 2. Murió en combate a las 22.00 horas del 6 de octubre de 1921. Está enterrado en la galería A, nicho 2 (propiedad), fila 2, del cementerio de Melilla.

Castro Toledano, Félix

Nació en Fernán Núñez. Era soldado de 2ª de infantería del regimiento de la Reina número 2. Herido por arma de fuego en la posición de Hardú, murió el 10 de noviembre de 1921. Está enterrado en la parcela 19, fosa 1, del cementerio de Melilla.

Cubero Poyato, Hermenegildo

Nació en Doña Mencía. Era cabo de ingenieros del tercer regimiento de Zapadores. Murió el 2 de octubre de 1921 en el hospital militar de Melilla por herida de arma de fuego. Fue enterrado en el cementerio melillense, parcela 24, fosa 4.

Díaz Santiago, Emilio

Nació en Posadas. Era legionario de 2ª de la 14 Compañía del Tercio de Extranjeros. Herido por arma de fuego en Taxuda, murió a las 18.00 horas del 8 de noviembre de 1921 en el hospital militar melillense. Fue enterrado en la parcela 24, fosa 4, del cementerio de Melilla.

Flores López, Francisco

Nació en Bujalance. Era soldado de 2ª de la segunda Comandancia de Intendencia de Melilla. Murió a las 6.30 horas del 21 de agosto de 1921 en el hospital militar melillense (Docker) por herida de arma de fuego recibida en Zoco el Had. Fue enterrado en el osario general del Panteón de Héroes del cementerio de Melilla.

Gámez Cobos, Cristóbal

Nació en Zuheros. Era soldado de 2ª de ingenieros del regimiento de Zapadores Minadores. Cayó herido el 10 de octubre de 1921 en la batalla de Taxuda. Murió al día siguiente. Fue enterrado en el cementerio melillense, parcela 24, fosa 4.

García Artero, Diego

Nació en Fernán Núñez. En agosto de 1921 era cabo del regimiento de Infantería La Corona número 71. Murió por arma de fuego el 21 de dicho mes en Zoco el Had. Fue enterrado en el Panteón de los Héroes del cementerio de Melilla, fosa general 1.

González Ramos, Fidel

Nació en Fuente Obejuna. Era soldado de 2ª de Infantería del regimiento Extremadura número 15. Murió en combate el 21 de agosto de 1921 en Zoco el Had. Fue enterrado en la fosa general una del Patio de Héroes del cementerio melillense.

González Serrano, Eustaquio

Nació en Dos Torres. Era soldado de 2ª del regimiento de infantería Borbón número 17. Murió en combate el 29 de septiembre de 1921. Fue enterrado en el Patio de Héroes, fosa 4, del cementerio de Melilla.

Gracia Benítez, Francisco

Nació en Montilla el 29 de abril de 1894. En julio de 1921 era teniente de la Comandancia de Artillería de Melilla, de guarnición en Afrau. Murió por arma de fuego y fue enterrado en esta posición costera el 22 de julio.

En 1924, el Ayuntamiento de Montilla le homenajeó con la colocación de una lápida en su casa natal de la calle Gran Capitán y dándole su nombre a una calle.

Gutiérrez Rubio, Máximo

Nació el 18 de noviembre de 1898 en Pueblonuevo. Era soldado de 2ª del Grupo Regulares Indígenas Melilla número 2. Murió en combate el 7 de noviembre de 1921 en la meseta de Iguerman. Está enterrado en la parcela 19, fosa una, del cementerio de Melilla.

Lucena Padilla, Francisco

Nació en Nueva Carteya. Era soldado de infantería del regimiento de la Reina número 2. Murió en combate el 26 de septiembre de 1921. Fue enterrado en el Patio de Héroes, fosa 4, del cementerio de Melilla.

Martínez Sánchez, Diego

Nació en Alcaracejos. Era soldado de 2ª de infantería del regimiento de la Reina número 2. Murió en combate el 29 de septiembre de 1921. Fue enterrado en el cementerio melillense, parcela 24, fosa 4.

Núñez de Prado y Susbielas, Miguel

Nació en Montilla el 30 de marzo de 1882. Hijo de Miguel Núñez de Prado y Rodríguez y de Concepción Susbielas y Sanz. Tras ingresar en el ejército estudió en la Academia de Caballería. Fue promovido al empleo de teniente y destinado sucesivamente a Alcalá de Henares, León y Madrid. En 1908 se casó con Aurora Bermejo. Al año siguiente fue destinado al Escuadrón Real de Alabarderos. En marzo de 1910 se incorporó al Grupo de Escuadrones de Melilla.

En 1911 participó en varias operaciones de la campaña del Kert y al finalizar el año pidió ser destinado al recién creado Cuerpo de Regulares. El 14 de mayo de 1912 fue herido en combate.

Desastre de Annual. CÓRDOBA

Siendo capitán, en 1913 se presentó voluntario para realizar prácticas de aviación en Guadalajara. Fue declarado apto en la Escuela de Pilotos, pero en junio de aquel mismo año regresó a Melilla para reincorporarse a los Regulares Indígenas número 2.

Tras desempeñar el cargo de ayudante de su padre (ascendido a general), volvió a Melilla con el empleo de comandante para hacerse cargo del mando de Regulares número 2. En julio de 1921, con el grado de teniente coronel, mandó una columna que tenía como misión liberar la posición de Igueriben. Misión que fracasó. Cayó herido de un disparo en el brazo izquierdo y fue trasladado al hospital militar de Melilla.

Una vez se curó, se reintegró a su destino y participó en las operaciones de recuperación de las posiciones perdidas tras el desastre de Annual. Fue condecorado el 12 de enero de 1923 con la Medalla Militar individual en Dar Drius. En el siguiente mes de abril fue homenajeado en Melilla.

Se afilió a la logia masónica de la Africana con el nombre de Lafayette, pero se dio de baja a los pocos días, con la excusa de su traslado a Madrid.

En 1923 se integró en la Aeronáutica Militar, tras obtener los títulos de piloto y observador de aeroplano, realizando prácticas en África. Al año siguiente recibió otro homenaje en su Montilla natal, siendo nombrado hijo predilecto; y en enero de 1925 el Ayuntamiento puso su nombre a la calle que hasta entonces se llamaba Fuente Álamo. Durante la dictadura de Primo de Rivera intervino en conspiraciones para proclamar la República.

En 1925 fue ascendido a general de brigada y nombrado gobernador general de Guinea Ecuatorial, incorporándose en febrero de 1926 a su puesto en Santa Isabel. Regresó a la Península en 1931, afiliándose a la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA).

Entre 1932 y 1935 fue gobernador militar de Baleares, jefe de la segunda División y jefe de la segunda Inspección General del Ejército, siendo ascendido en 1933 a general de división.

Nombrado director general de Aeronáutica Militar el 12 de enero de 1936, el 18 de julio siguiente consiguió que los aeródromos y fuerzas aéreas militares permanecieran mayoritariamente fieles a la República. Voló a Zaragoza para persuadir al general Cabanellas de que no se sumara al golpe de estado, pero al aterrizar en la capital aragonesa fue detenido por militares sublevados y recluido en la Academia Militar. Después fue trasladado al fuerte de San Cristóbal de Pamplona, donde desapareció el 22 de julio, dándose por seguro que fue ejecutado.

Palomeque Toro, Manuel

Nació en Cabra. Era soldado de 2ª del regimiento de infantería Borbón número 17. Fue herido el 2 de octubre de 1921 en combate y murió a las 5.30 horas del día siguiente en el hospital militar de Melilla. Está enterrado en la parcela 19, fosa una, del cementerio melillense.

Peña Morales, Antonio

Nació en Villanueva de Córdoba. Era soldado de 2ª de infantería del regimiento Borbón número 17. Herido en la cabeza el 10 de octubre de 1921 en el combate de Taxuda, murió a las 13.30 horas del 13 siguiente en el hospital militar de Melilla. Fue enterrado en la parcela 19, fosa una, del cementerio melillense.

Rodríguez Medina, Dionisio

Nació en Belalcázar. Era soldado de 2ª del regimiento de infantería Sevilla número 33. Murió en combate el 4 de septiembre de 1921 en Zoco el Had. Fue enterrado en el Patio de Héroes del cementerio de Melilla, en la fosa dos.

Sánchez Cabrera, Galo

Nació en Villanueva de Córdoba. Era soldado de infantería del regimiento de la Reina número 2. Murió en combate el 26 de septiembre de 1921. Fue enterrado en el Patio de Héroes, fosa cuatro, del cementerio de Melilla.

Velázquez y Gil de Arana, Juan

Nació el 17 de agosto de 1875 en Córdoba. Hijo de Cándido Velázquez Muñoyerro y de Rosario Gil de Arana y Jiménez. Ingresó como alumno en la Academia de Infantería de Toledo en agosto de 1895 y un año después fue promovido a segundo teniente con destino en el regimiento Inmemorial del Rey número 1. Después de estar unos años en el batallón disciplinario de Melilla, fue ascendido a capitán en 1905 y destinado al regimiento de Cantabria número 39, con guarnición en Pamplona. En 1910 regresó a Melilla para incorporarse al regimiento África, donde obtuvo tres cruces al mérito militar durante los siguientes siete años.

En 1917 fue ascendido a comandante y destinado en la Península, pero en 1919 regresó a Melilla para incorporarse al regimiento Melilla número 59. Como jefe del segundo batallón de este regimiento, el 4 de junio de 1921 sustituyó al comandante Benítez al frente de la posición de Sidi Dris.

Después de resistir tres días el asedio de los harqueños, el 25 de julio ordenó la evacuación por mar de Sidi Dris, pero la operación fue frustrada y murió ese mismo día.

Estuvo casado en primeras nupcias con María del Socorro Cuesta y en segundas con Consolación Baena Reyes. Sus restos no fueron encontrados tras ser recuperada la posición de Sidi Dris.

El 9 de julio de 1923 le fue concedida, a título póstumo, la Cruz Laureada de San Fernando. Hay una plaza en Melilla y una calle en Córdoba con su nombre.

(*) Gerardo Muñoz Llorente es el autor del libro El desastre de Annual. Los españoles que lucharon en África (Almuzara).