El Consejo del Movimiento Ciudadano ha mostrado su más firme rechazo a que el Ministerio de Defensa no ceda a la ciudad la Farmacia Militar tal y como se viene negociando desde hace décadas. Cuando Lepanto pasó a propiedad municipal, la ciudad entendió que la Farmacia Militar (entonces en funcionamiento) tenía una función estratégica que había que respetar, recuerdan en una nota de prensa, "pero una vez que lo que queda son las paredes -señalan-, el compromiso es que el antiguo cuartel de Lepanto, en su totalidad, cubra las necesidades de equipamiento del distrito de Levante y de la ciudad y ninguno de ellos depende del Gobierno de España".

En este sentido, el CMC se opondrá a cualquier intento del gobierno de España de imponer un uso no acordado vecinalmente y que tampoco se encuentra en el plan de usos consensuado en el Ayuntamiento de Córdoba. Además de buscar un espacio para un centro de mayores, que se viene solicitando desde hace veinte años; junto a la posibilidad de implantar una galería comercial; se une la necesidad de ampliar la Biblioteca Municipal y "el espacio natural para ello es la Farmacia Militar".

Cualquier otro proyecto que pretenda implantar el Ministerio en la ciudad, señalan, "solo sería posible después de cubrir las necesidades históricas que debe cubrir el antiguo cuartel y tras acuerdo con el distrito de Levante". El Consejo del Movimiento Ciudadano, adelanta, trasladará su posición al Ministerio de Defensa, al PSOE y Unidas Podemos que gobiernan en España y solicitará una reunión urgente con la Subdelegación de Gobierno para transmitir su posición de que se respete el plan de usos pactado con el movimiento ciudadano.

Asimismo, se dirigirá al Ayuntamiento de Córdoba "para que no acepte cualquier imposición de uso que se aleje de lo que la ciudad necesita y que debe reforzar nuestro emblema cultural (la Biblioteca Central), o dar respuesta a uno de los barrios con más mayores de la ciudad y que siguen sin contar con un centro público adecuado".

El Consejo del Movimiento Ciudadano, según insiste en un comunicado, "defenderá los intereses colectivos por encima de coyunturas políticas" y espera que el gobierno de España respete la voluntad expresada reiteradamente por unanimidad en el Ayuntamiento de Córdoba y en el Consejo del Movimiento Ciudadano. Esa voluntad "se resume en la frase 'Lepanto para los vecinos y vecinas' que marcó todo una época y que, más de treinta años después aún no está culminado", indican, pues falta recuperar el patio central, varias de sus naves y recuperar el espacio de viviendas militares. Lepanto no puede ser moneda de cambio en otros intereses de la ciudad sobre propiedades del Ministerio de Defensa.