REPORTAJE

Pleno empleo en la sanidad

La enfermera Azahara Sánchez fue contratada por el hospital San Juan de Dios recién graduada | El médico Rafael Ruiz se quedó en el Reina Sofía al acabar su residencia

Enfermera y futura médica | Azahara Sánchez Reina.

Enfermera y futura médica | Azahara Sánchez Reina. / MANUEL MURILLO

M.J. Raya

M.J. Raya

La pandemia y el auge de la medicina privada en los últimos años en Córdoba han traído el pleno empleo a médicos y enfermeros. La enfermera cordobesa Azahara Sánchez Reina, de 26 años, no estuvo ni un día en paro. Tras graduarse, fue contratada por el hospital San Juan de Dios. Azahara se cambió de letras a ciencias en Bachillerato. No tuvo bastante nota para entrar en Medicina, así que optó por Ambientales, aunque se dio cuenta que no era lo que quería. Se preparó de nuevo la selectividad y tampoco obtuvo nota para Medicina, pero sí para Enfermería. «Nunca pensé que me iba a llenar tanto Enfermería. Estudiando ese grado volví a presentarme a selectividad, pero no entré en Medicina. Así, que cuando estaba en tercero de Enfermería comencé a la vez a hacer un ciclo de grado superior en Documentación y Administración Sanitaria, que me permitiera contar con una mejor media para, tras hacer la selectividad de nuevo, sacar nota para entrar en Medicina», cuenta. 

«Fue una locura cursar el ciclo, acabar Enfermería, realizar las prácticas y trabajar de dependienta. Me gradué bien en Enfermería y me contrataron en San Juan de Dios, donde había hecho las prácticas y donde me dan facilidades para todo. Cuando acabé el grado volví a presentarme a selectividad y, por fin, entré en Medicina. Mi primer año de Medicina ha sido muy duro, pero estoy contenta de haber llegado aquí, después de un camino lleno de curvas», relata Azahara. «En el hospital trabajo en quirófano y me he dado cuenta que me atrae la Cirugía, Traumatología o Anestesia. He querido siempre ser médica por la virtud de ayudar a muchas personas a solucionar su problema de salud. Me siento afortunada de tener este trabajo, porque aunque ahora por la pandemia a compañeros les han ofrecido en la sanidad pública contratos de seis meses, antes eran a lo mejor para un día y fuera de Córdoba, por lo que muchos enfermeros se han ido yendo fuera», añade.

Una gran vocación para mejorar la salud de la población general, sobre todo a través de la investigación, es la que tiene también el doctor Rafael Ruiz Montero, de 29 años. Tras terminar el curso pasado la residencia de Medicina Preventiva y Salud Pública en el hospital Reina Sofía, fue contratado por el hospital para reforzar la labor preventiva debido a la crisis sanitaria actual.

33 Especialista en Salud Pública con contrato 8 Rafael Ruiz Montero.

Especialista en Salud Pública con contrato | Rafael Ruiz Montero. / MANUEL MURILLO

«La pandemia del covid ha reflejado la escasez de especialistas en salud pública y de epidemiólogos. De hecho, en Córdoba hay déficit. En Andalucía existen 20 plazas para formación en esta especialidad cada año, pero ha habido momentos, durante los recortes por la crisis económica, en los que solo se ofertaron 7 u 8 plazas de formación. Por la situación sanitaria actual, en el Reina Sofía se ha pasado de formar a un único residente por año a tres. Además, por primera vez en la nueva OPE consta como mérito para la plaza de epidemiólogo ser especialista en Salud Pública», resalta.

Aunque se siente a gusto trabajando en el Reina Sofía, Rafael entiende que todos los residentes formados en Córdoba no pueden ser contratados por el Reina Sofía, pues son muchos los centros sanitarios que necesitan de estos profesionales tan bien preparados. Este médico considera que trabajar en un hospital o centro de salud más aislado debe ser recompensado con un mejor contrato, además de valorarse siempre los años de formación y rotaciones que acumula cada doctor. Una de esas rotaciones le llevó a este médico a trabajar un tiempo en Madrid con Fernando Simón o a formar parte del grupo de trabajo por el brote de listeria que se produjo en Andalucía el verano pasado.