La provincia de Córdoba necesitaría poder incorporar a unos cien facultativos a sus centros de salud (80 médicos de familia y 20 pediatras), más otro centenar de especialistas en hospitales, según el Sindicato Médico y CCOO, para cubrir las jubilaciones, bajas, vacaciones y vacantes que se han ido produciendo en los últimos años. Puestos que en muchos casos, sostienen ambos sindicatos, no se han repuesto sino que se han eliminado, lo que viene obligando con frecuencia a que los doctores asuman su cupo de pacientes y los de compañeros porque la falta de efectivos es ya endémica. El déficit de galenos se agrava en vacaciones como las actuales de verano. Y es uno de los motivos por lo que, como viene ocurriendo desde hace años, cerrarán por la tarde desde hoy y hasta el 17 de septiembre casi el 100% de centros de salud de Córdoba, salvo los puntos de urgencias, porque no hay personal para atender tanta consultas, indican Sindicato Médico y CCOO, no solo porque pueda bajar la demanda asistencial por el calor.

Enfermería

En enfermería, el sindicato Satse estima que en Córdoba hacen falta más de 1.500 enfermeras para hospitales y más de 300 en centros de salud, para equiparar la provincia a la media europea, que está en 8,8 enfermeras por cada 1.000 habitantes o a la española, 5,3, frente a la cordobesa 3,2. Cada curso en la Universidad de Córdoba se gradúan 120 nuevos médicos y 126 enfermeras y la cifra de profesionales que se jubila es casi igual, unos 120 médicos al año y unas 107 enfermeras.

Ante esta situación, Simec, CCOO y Satse critican que con el número de alumnos que acaban la carrera no es suficiente para que quede una bolsa de sustitutos que permita cubrir jubilaciones, vacaciones, bajas laborales y de maternidad o reducciones de jornada. Ante la ausencia de médicos y enfermeras en bolsa de trabajo, que se ha hecho más patente en la pandemia porque los centros han tenido que hacer más contratos, los sindicatos sanitarios y los Colegios de Médicos y de Enfermería, defienden que habría que aumentar las plazas para quienes deseen estudiar Medicina y Enfermería, que suelen ser los dos grados con una nota de acceso más alta en Córdoba, y ofrecer a su vez a los que acaban sus estudios contratos más atractivos para fidelizarlos y que no se marchen a la sanidad privada o a otras regiones como Castilla-La Mancha. «De 21 médicos de familia que acabaron la residencia este año en Córdoba solo tres aceptaron los contratos que le ofreció la sanidad pública andaluza. Si tienes casi 30 años no pueden ofrecerte un contrato de un mes con posible renovación, porque con eso ni te dan una hipoteca ni puedes tener una vida», denuncia José Antonio López, de CCOO. López recalca que incluso la Junta ha pedido a médicos de la capital que hagan este verano guardias en la provincia, de forma voluntaria, por no tener quien las realice. Por su parte, sobre todo en los hospitales comarcales y sus áreas sanitarias faltan enfermeros, así como «anestesistas, intensivistas o hematólogos, que si no fuera por el apoyo del hospital Reina Sofía, no podrían mantener gran parte de sus servicios», expone Inmaculada Romero, secretaria del Simec.

Situación de los médicos y enfermeros en Córdoba.

Situación de los médicos y enfermeros en Córdoba. CÓRDOBA

«Un médico tarda entre 11 y 12 años como mínimo en formarse, pero el 40% de los facultativos cordobeses (1.217 colegiados de entre 55 y 64 años, según los datos del Instituto Nacional de Estadística- INE-) se jubilará a lo largo de los diez próximos años. Existe un gran déficit de profesionales en todos los centros porque no se cumple la tasa de reposición. Cuando acaban el MIR, el Servicio Andaluz de Salud les ofrece contratos precarios, no les premia por trabajar en zonas de difícil cobertura y, atendiendo a la feminización de la medicina, con más médicas que médicos, muchas tienen miedo a decir que están embarazadas o que quieren reducir jornada por la falta de personal», se lamenta Romero.

11% más de plazas en Andalucía

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía asegura que «es consciente que faltan médicos y enfermeros y que, por ello, en 2020 ofertó un 11% más de plazas para la formación de especialistas internos residentes (EIR), lo que supuso un total de 1.505 plazas, atendiendo a lo que la tasa de reposición permite. En el caso de medicina, el objetivo es reforzar, sobre todo, las plazas de medicina de familia, salud pública, medicina del trabajo, medicina interna, medicina intensiva, anestesia, entre otras especialidades». Fuentes de la Consejería de Salud indicaron que el actual Gobierno andaluz ha aumentado las plazas desde que asumió la gestión y achaca el déficit actual a la falta de previsión en el número de plazas de formación que se remonta al menos diez años antes, a pesar de saberse que la plantilla de enfermería y de medicina está envejecida y que un 40% se habrá jubilado a lo largo de la próxima década. 

Salud defiende que está apostando por contratos estables y por bonificar y otorgar mayor puntuación por trabajar en zonas de difícil cobertura. Además, la Junta replica que ha suprimido los contratos de menos de seis meses, que en dos años ha resuelto dos ofertas de empleo públicas y un concurso de traslados y que ha convocado a su vez unas nuevas oposiciones, con 15.541 plazas (12.313 de acceso libre y 3.228 de promoción interna). para tratar de seguir dando estabilidad. 

Por su parte, Satse expone que las crecientes funciones de los enfermeros (enfermera escolar, gestora sociosanitaria o de triaje de pacientes), requieren que existan más plazas para graduados y de formación, así como mejores contratos y retribuciones para evitar la fuga de efectivos fuera de Córdoba.