Las temperaturas vuelven a subir esta semana en Córdoba tras dar un respiro durante varios días, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). De esta forma, los termómetros experimentarán un ascenso progresivo que comienza hoy mismo con máximas de 31 grados y mínimas de 15, mientras que este lunes Córdoba no llegó a superar los 30 grados. Ligeras nubes ayudarán a regular esa temperatura ascendente que continuará el martes. Para el miércoles, 23 de junio, la Aemet suma un grado a las máximas, que alcanzarán los 32.

El mayor incremento se registrará a partir del jueves, 24 de junio, cuando la máxima alcanzará los 34 grados y la mínima subirá hasta los 17. El pico de la semana se experimentará el viernes, 25 de junio, y el sábado, 26 de junio, días en los que la temperatura máxima llegará a los 35 grados. La mínima aumentará de los 17 a los 18 grados de un día a otro. Así, un clima más acorde al calendario volverá a hacer acto de presencia en Córdoba. Esta evolución hacia arriba de las temperaturas irá acompañada con días soleados, salvo el jueves, cuando ligeras nubes asomarán por los cielos cordobeses para, quizás, rebajar ese incremento de los grados. Por otra parte, el viento adquirirá protagonismo al final de la semana, especialmente el sábado y el domingo, cuando se espera que sople con fuerza en Córdoba.

Las temperaturas vuelven a subir pero no superan los 35 grados.

Las temperaturas vuelven a subir pero no superan los 35 grados. CÓRDOBA

Sin embargo, esta evolución de la meteorología no provocará avisos. De momento, la ciudad permanece alejada de la alerta amarilla que sí se registro hace unas semanas por las altas temperaturas en todo el cinturón central de la provincia, incluida a la capital y a la comarca del Alto Guadalquivir. Ese aviso amarillo, registrado el pasado 9 de junio, se debió a que una buena parte de la provincia alcanzó los 38 grados.

A pesar de este próximo proceso de incremento moderado de las temperaturas en el que Córdoba se verá inmersa desde hoy, no se prevé que esta semana el calor afecte a la provincia como lo hizo las semanas anteriores. Es más, por el contrario, el domingo, 27 de junio, se espera que los termómetros vuelvan a descender. En concreto, la agencia de meteorología prevé máximas de 31 grados, lo que conllevaría una bajada de cuatro respecto al día anterior, y unas mínimas que se mantendrán en los 18 grados. Una temperatura que estará acompañada con viento notable, como el sábado, y cielos despejados. Así, el calor al que acostumbra el junio cordobés no terminará de llegar tampoco esta semana a la provincia ni a la capital. El calor no termina de arrancar y el cambio en la evolución de las temperaturas protagonizará la penúltima semana del mes de junio.